Fotógrafos y periodistas concentrados a la puerta de la casa del yihadista detenido - ABC | Vídeo: ATLAS

Zouhair El Bouhdidi: «Ese chico no es un radical, le habla a las mujeres y fuma»

El joven detenido por planear atentar en la Semana Santa de Sevilla es uno de los hijos del imán de la mezquita del barrio

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Zouhair El Bouhdidi, el joven de 23 años que había planeado presuntamente atentar en plena Semana Santa y que ha sido detenido en Marruecos en el marco de una operación antiterrorista, vive en el número 88 de la calle Ortega y Gasset en la barriada de La Plata de Sevilla. En la casa convive junto a sus padres y sus tres hermanos, dos chicos y una niña, según han confirmado fuentes policiales y los vecinos de la finca colindante. Esta familia, también de origen árabe, no escondían su asombro al enterarse de la detención de su vecino. «Ese chico no es un radical, si le habla a las mujeres y hasta fuma shisha».

Si bien, no es la primera vez que las Fuerzas de Seguridad detienen a yihadistas que aparentan una vida alejada del radicalismo para no levantar sospechas. Esa estrategia tiene un nombre: «taqiyya» y consiste en el engaño deliberado para conseguir un objetivo. Los servicios de información han detectado en anteriores ocasiones material propagandístico yihadista en el que se llama a los combatientes a que recurran a esta técnica para camuflarse mejor.

La Policía Nacional ha llevado a cabo varios registros en viviendas de la capital durante este miércoles tras meses siguiéndole los pasos a este joven vecino del barrio La Plata. En la residencia de El Bouhdidi ha permanecido varias horas la comisión judicial. Dentro estaba parte de la familia del sospechoso. Fuentes consultadas por ABC confirman que no se descartan que haya más implicados en los planes del detenido, según trasladan a ABC fuentes de toda solvencia.

Zouhair El Bouhdidi estaba matriculado en el segundo curso de Estudios Árabes, anterior Filología Árabe, en la Universidad de Sevilla. Precisamente, desde hace unos días los agentes de las fuerzas de seguridad del Estado se encontraban en la Hispalense buscando a este sospechoso y recabando información. Previamente había estudiado la Secundaria en el IES Luca de Tena. Su familia llevaba años afincada en la capital hispalense.

Asiduo a la mezquita

La madre trabaja en una empresa de servicios de ayuda a domicilio y viajó hace unos días con su hija menor a Marruecos para visitar a la abuela, que se encuentra muy enferma e ingresada en un hospital. Al parecer, Zouhair habría viajado también. Si bien, en el entorno sólo había trascendido el viaje por motivos de salud de la anciana. Por su parte, uno de los dos hermanos varones del detenido trabaja en Mercasevilla. El padre, de otro lado, está muy vinculado a la mezquita «Albaraka», que se ubica en la misma calle Ortega y Gasset. En estos momentos ejerce de imán. A Zouhair se le veía a menudo con su padre en la citada mezquita, donde acudía a rezar.

Los agentes del Servicio de Información del Cuerpo Nacional de Policía junto a miembros de la Policía Científica de Sevilla fueron los encargados de registrar la casa del presunto yihadista, de la que sacaron cajas con documentación y equipos informáticos. Al barrio llegaron de paisano, en vehículos camuflados para no alertar al vecindario. La vivienda se encuentra en una calle estrecha y en una zona humilde, donde hay bastante presencia musulmana en el vecindario.

Su madre ha salido a la puerta y ha defendido a su hijo, negando que su hijo sea un terrorista. Dice que la Policía sólo ha encontrado libros en árabe de los estudios que cursa en la universidad

Sin embargo, cuando Interior emitió la nota de prensa confirmando la detención del joven, sobre las tres de la tarde, la tranquilidad con la que trabajaban los funcionarios policiales estalló por los aires. Sobre las cinco de la tarde, el barrio era tomado por un enjambre de cámaras, fotógrafos y redactores que obligaron a los agentes a ponerse pasamontañas y el peto que los identifica como agentes.

La operación está dirigida por el Juzgado Central de Instrucción Número 4 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional y han colaborado los servicios de información españoles y marroquíes. La madre de Zouhair ha salido al concluir el registro y ha atendido a los medios unos minutos. Ha defendido a su hijo y ha negado que esté vinculado al terrorismo yihadista.