GUÍA DE VIAJE

Vuelos baratos desde Sevilla a Berlín: qué ver en la ciudad alemana en tres días

Los vuelos baratos desde Sevilla a Berlín, operados por Ryanair, son una de las conexiones más novedosas en el aeropuerto de San Pablo

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Berlín es una de las capitales más visitadas en Europa y es uno de esos destinos que hay que ver por lo menos una vez en la vida. Ahora los sevillanos están de enhorabuena porque dentro de las nuevas conexiones aéreas con las que cuenta el aeropuerto San Pablo se encuentra la ciudad alemana.

Berlín es una de las capitales más cosmopolitas y multicultural de Europa y es un centro cultural y artístico de primer nivel que no deja a nadie indiferente. Da gusto pasear por su amplias avenidas y plazas y vivir su ambiente a todas las horas del día.

Se trata también de una urbe llena de historia. Tras la Segunda Guerra Mundial, la ciudad quedó dividida, entre el sector occidental (EEUU, Francia y Gran Bretaña) y el oriental (soviético). Estuvo separada por un muro de 45 kilómetros durante casi tres décadas. En la actualidad, todavía quedan restos de la muralla y suele ser uno de los puntos más visitados de la capital.

Además, guarda un oscuro pasado que los alemanes se avergüenzan pero que no esconden: la época nazi. Adolf Hitler entró en el gobierno en 1933 y abolió la democracia imponiendo un régimen racista y autoritario. Aproximadamente seis millones de judíos fueron asesinados durante su mandato. Hoy en día, también se pueden visitar algunos campos de concentración donde se produjeron estos fatales genocidios.

Como podéis comprobar, hay mucho que ver y hacer, pero en un fin de semana te puedes hacer una idea global de Berlín y sus alrededores.

Día 1

El primero de los tres días, probablemente, no lo tengas completo. Mientras que aterrizas y dejas los «bártulos» en el hotel habrás perdido parte de la mañana. Pero esto no tiene por qué entorpercer al plan que te vamos a proponer a continuación.

Un buen punto de partida puede ser la Puerta de Brandenburgo, se encuentra en pleno centro de la ciudad en la Plaza de París. Muchos de los acontecimientos históricos se sucedieron aquí y en la actualidad es un símbolo de paz y de la nueva Alemania unida.

Muy cerca se encuentra el Reichstag o Parlamento Alemán. En lo alto, hay una cúpula transparente que se puede visitar y se puede ver el interior de la sede parlamentaria. Y quién sabe..., quizás te encuentres con Angela Merkel en todo su esplendor.

Desde allí puedes dirigirte al monumento dedicado al Holocausto, a los judios fallecidos. Todo el que se detiene entre los distintos bloques de hormigón lo hace en silencio y con mucho respeto.

Si os fijáis vamos siguiendo un recorrido histórico-político. Con la visita a Berliner Unterwelten regresamos al siglo XX. Con el declive alemán en la Segunda Guerra Mundial, Hitler ordenó la construcción de numerosos búnkeres en las principales ciudades, sobre todo, en Alemania. Estos subsuelos se pueden visitar a través de tours organizados desde las 10:00 horas.

Y para finalizar el día, puedes visitar la catedral de Berlín y subir a la cúpula para tener unas de las mejores vistas de la ciudad y observar, entre otros, la torre de la televisión, el punto más alto de la capital. La catedral se encuentra muy cerca de Alexander Platz, una de las plazas más importantes y concurridas de la capital.

Día 2

La segunda jornada es la más completa de las tres. Se recomienda levantarse temprano para aprovechar la luz y asegurar el acceso a los museos, monumentos y excursiones de interés.

Para comenzar puedes hacerlo en la Isla de los Museos. Es una zona que está rodeada por el río Spree y compuesta por cinco museos.

De los cinco, los más importantes son el museo de Pérgamo y el museo Nuevo Berlín.

En el que caso de que vayas a recorrer los cinco, puedes hacerte con un bono de 18 euros (estudiantes 9€).

- Museo de Pérgamo. Lo peculiar de este museo es que primero se trajeron las obras de arte de distintas parte del mundo y luego se construyó el edificio, que en sí ya es una maravilla. Es el más importante de todos, por sus enormes y valiosas construcciones.

Está abierto todos los días de 10:00 a 18:00. Los jueves hasta las 20:00 horas. La tarifa de entrada para adultos es de 12 euros y para estudiantes 6 euros.

- Museo Antiguo. Abarca obras y esculturas de la antigüedad griega y romana.

Está abierto todos los días menos los lunes, de 10:00 a 18:00 horas. Los jueves hasta las 20:00 horas. La tarifa de entrada para adultos es de 10 euros y para estudiantes 5 euros.

- Museo Nuevo de Berlín. En él se exhiben objetos de la prehistoria, historia, obras del antiguo egipcio, entre otros. Es uno de los más visitados de Berlín.

Está abierto todos los días de 10:00 a 18:00. Los jueves hasta las 20:00 horas. La tarifa de entrada para adultos es de 12 euros y para estudiantes 6 euros.

- Museo de la Antigua Galería Nacional de Berlín. Esta galería muestra obras de arte del siglo XIX.

Está abierto todos los días menos los lunes, de 10:00 a 18:00 horas. Los jueves hasta las 20:00 horas. La tarifa de entrada para adultos es de 10 euros y para estudiantes 5 euros.

- Museo Bode. En este museo encuentras colecciones pictóricas y de esculturas. También cuenta con un gabinete numismático que es considerado como uno de los más importantes del mundo. En la muestra se pueden ver cuatro mil monedas y medallas (desde el siglo VI a.C. hasta la llegada del euro).

Está abierto todos los días menos los lunes, de 10:00 a 18:00 horas. Los jueves hasta las 20:00 horas. La tarifa de entrada para adultos es de 12 euros y para estudiantes 6 euros.

Después de las visitas muséisticas puedes dirigirte al barrio Judío para almorzar. Es una zona donde encuentras comida barata y también internacional. Ve observando a tu alrededor, las aceras de este barrio están salpicadas por pequeños memoriales.

La ciudad acoge cada año uno de los festivales de cine más prestigiosos del mundo que suele celebrarse en febrero. Por la zona puedes visitar Tacheles, el centro cultural alternativo más famoso de Berlín.

Y por la calle Friedrichstrabe, la calle más famosa de compras, puedes llegar hasta Gendarmenmarkt, una plaza pintoresca con dos iglesias gemelas barrocas.

Aún te queda pasear por la avenida Unter Den Linden, para ver la Nueva Guardia, un precioso edificio que acoge la famosa escultura de una madre con su hijo fallecido entre los brazos.

También puedes ir a la calle comercial Kurfürstendamm para ver una iglesia memorial, Kaiser Wilhelm.

Para terminar la jornada y si todavía tienes energía puedes visitar un bonito palacio, el Charlotengburg. Era la antigua residencia de verano de los reyes y no se encuentra muy lejos del centro. Hay que coger el metro Richard Wagner Platz. También puedes pasear por el parque Tiergarten antes de que caiga la noche. Dicen que su perímetro es más grande que Mónaco.

Muro de Berlín

El muro de Berlín tiene un epígrafe aparte porque despierta bastante expectación entre los visitantes. Hay hasta tres puntos que se pueden visitar y debes incluir, al menos uno, en tu segunda jornada.

- El primero de ellos es el East Side Gallery, una zona donde hay 1.300 metros de graffiti de grandes artistas. Algunos de los murales son muy conocidos y están en la retina de la mayoría.

- Otro de los puntos es el Gedenkstatte Berliner Maver. Es un memorial y centro de documentación del muro de Berlín para aquellos que quieran saber un poco más sobre lo que sucedió en nuestra historia reciente.

- Y por último, el Checkpoint Charlie. Es el paso fronterizo más famoso de Berlín, cuando la ciudad estaba divida en dos. Allí se hace una especie de «teatrillo» y te puedes hacer fotos con los guardias.

Día 3

Para el tercer y último día, puedes conocer los alrededores de Berlín. Nuestra propuesta es que visites algún campo de concentración de la época de Hitler. No es agradable, pero te ayuda a comprender mejor lo que sucedió y sentir de algún modo lo que padecieron los judíos.

El campo de concentración más cercano es el de Sachsenhausen y se encuentra en esta dirección: strasse der Nationen 22 en Oranienburg.

Para llegar hasta allí hay que coger un tren y luego un autobús.:

- Tren: tomar el S1 hasta Oranienburg desde Berlin-Friedrichstraße. Dura unos 45 minutos y hay trenes cada veinte minutos. El ticket cuesta tres euros y hay que comprarlo con zonas ABC.

- Bus: tomar el 804 frente a la estación y en dirección Malz. La parada es Gedenkstätte. Está esta opción y también la de ir a pie unos veinte minutos.

La entrada es gratuita y se puede alquilar una audio-guía por tres euros.

Está abierto todos los días. Del 15 de marzo al 14 de octubre el horario es de 08:30 – 18:00. Y del 15 de octubre al 14 de marzo, es de 08:30 – 16:30.

Ya de vuelta al ciudad y si tienes tiempo antes de coger el avión de regreso, en los alrededores hay muchos lagos, que se usan de forma recreativa para nadar o tomar el sol en verano: Tegeler See, Krumme Lanke.

También hay especie de «playa», pero en el interior de la ciudad. Se llama Yaam y es una zona de arena donde se puede practicar voley, tenis de mesa, entre otros mucho deportes.

Aeropuerto de Berlín

En la actualidad operan dos aeropuertos en la capital alemana (Tegel y Schönefeld) y está en construcción un tercero. Sevilla está conectada con Berlín a través de Schönefeld.

Llegar al centro de la ciudad desde cualquiera de los aeropuertos es bastante sencillo. El aeropuerto Schönefeld está conectado a la red de trenes suburbanos S-Bahn.

Schönefeld está ubicado en la zona C por lo que deberás adquirir un billete que sea ABC para llegar hasta al centro (líneas S45-S9).

Para los que lleguen al aeropuerto de Tegel, no existe red de metro (U-Bahn) ni de trenes cerca. Pero sí, cuatro líneas de autobuses.

Dónde comer en Berlín

En general, comer en Berlín es bastante barato a diferencia de otras capitales europeas. No tiene una variada gastronomía como la mediterránea, pero sí que es abundante.

Los españoles solemos almorzar y cenar tarde, y en Alemania sucede justo lo contrario. Esto hay que tenerlo presente porque os podéis encontrar los restaurantes cerrados, sobre todo, por la noche. Suelen comer a eso de las 13 horas y cenar a las 18 horas.

Si hablamos de comida en Berlín se nos viene a la cabeza las salchichas. Y la fama es acertada. Las hay de todos los colores y sabores. En todo el país se puede encontrar cerca de 1.500 tipos de salchichas diferentes. Incluso te puedes encontrar el currywurst (salchicha troceada con salsa de curry, acompañada de patatas fritas) en puestos callejeros o en los «ich bin ein berliner», hombres que llevan colgando una parrilla sobre sus hombros. Además hay hasta un museo dedicadas a ellas: Deutsches Currywurst Museum por si te quedas con ganas de más.

Otros platos típicos que puedes encontrar son: los codillos de cerco (Eisbein), las abóndigas fritas (Boulette), las costillas de cerdo ahumada (Kasseler) o los escalopes de pollo (Schnitzel). De postre puedes probar los bollos rellenos de mermeladas de ciruela o fresa (Berliner), los pasteles de manzana o los de queso y los deliciosos chocolates.

No te puedes ir de Alemania sin probar la cerveza. Aquí os dejamos algunos tipos para que vuestra elección no sea una tortura.

En este otro enlace os dejamos los mejores restaurantes, según el comparador Tripadvisor. Aún así, en casi todas las zonas de la ciudad se puede comer bien, bueno y barato, sobre todo, en el Barrio de San Nicolás (Nikolaiviertel), en Alexanderplatz o en la calle Simon Dache Strasse.

Hoteles en Berlín

En ocasiones es caro alojarse en el centro de las capitales europeas, pero no es el caso de Berlín. Hay tantas opciones que te puedes quedar sin tener que mirar el bolsillo. Un consejo, los hostels, albergues y B&B están bastante bien y pueden salir por unos cincuenta euros la noche.

«Mitte», que significa «medio» en alemán, es el corazón de la ciudad. Aquí nació la ciudad en el siglo XII y, por lo tanto, es el distrito que aloja a la mayoría de los monumentos más famosos de Berlín. También fue el epicentro político y neurálgico de la parte comunista cuando la ciudad estaba dividida.

Asimismo, te puedes decantar por las ambientadas Potsdamer Platz o Unter den Linden. Aquí os dejamos las recomendaciones de Tripadvisor que de seguro serán de gran ayuda.