Roberto Leal en la presentación de Operación Triunfo
Roberto Leal en la presentación de Operación Triunfo - ABC
ENTREVISTA

Roberto Leal: «Es un error que los andaluces que trabajamos en la tele cambiemos el acento»

El presentador sevillano asegura que con Operación Triunfo le ha «tocado la lotería»

SEVILLAActualizado:

Quedan sólo unas horas para saber quién será el ganador o ganadora del resurgimiento de Operación Triunfo como fenómeno de masas y éxito de audiencia. Aunque para muchos, espectadores y profesionales de la televisión, el gran triunfador ha sido su presentador, Roberto Leal.

Tras un arranque sujeto a un «palito», como le dijo Rosa López, este joven sevillano se ha convertido en la revelación de la temporada. Conoce como pocos los entresijos de OT, aunque asegura que no sabe lo que va a pasar esta noche. «Si la pregunta es quién va a ganar yo no lo sé, mucha gente apunta desde hace tiempo que va a ganar Amaia, pero al final es algo que está en manos del público. Puede pasar cualquier cosa».

Roberto ni se moja ni se decanta. Se mantiene neutral, «pero también te digo que si hoy gana Amaia, a nadie le extrañaría, porque es una concursante que todo lo ha cantado de diez» explica a ABC de Sevilla. Lo que sí asegura es que va a ser «un fin de fiesta impresionante».

En este renacer de OT, los tiempos y calendario estaban marcados desde el inicio. A diferencia de otros programas, encumbrados de manera repentina por la audiencia, esta nueva edición del talent musical no se va a estirar.

«A mi me gustaría que la gala estuviera la altura de cómo ha sido el programa hasta hoy, y que cuando esta noche acabe Operación Triunfo nos quedemos todos con ganas de más, sin alargar las cosas por alargarlas. Creo que vamos a acabar el programa en el momento que tiene acabar, en alto y con mucha emoción de por medio».

Un reto profesional y físico

Roberto Leal junto a Rosa López en una gala de OT
Roberto Leal junto a Rosa López en una gala de OT - ABC

Hace ya un lustro que Roberto Leal se despedía entre lágrimas de la que había sido su casa durante años, Antena3, donde había ejercido de copresentador de Espejo Público con Susana Griso. Le llegó la hora y la oportunidad de asumir un nuevo reto en la casa que lo convirtió en uno de los rostros más populares de la pequeña pantalla. Iba a presentar España Directo en TVE.

Sin embargo, a principios de otoño del pasado año le tocó la lotería como él dice. Fue el elegido para conducir el formato estrella de Televisión Española que rompió los audímetros a principios de este siglo. Volvía OT. Y lo tendría que hacer sin abandonar su repaso diario con la actualidad en el magazine de La1.

«En lo físico estoy un poco cansado porque está siendo un trasiego bastante importante, de Madrid a Barcelona y vuelta a Madrid; y a Sevilla algunos fines de semana para ver a la familia. Así llevo tres meses». Y es que España Directo se realiza desde los estudios de la capital y OT desde la ciudad condal. Por ello, muchas veces le acompañan a Barcelona su mujer e hija durante las galas.

A pesar del esfuerzo, reconoce que «en lo profesional está marcando el momento más importante dentro de mi carrera hasta ahora. He tenido muchas etapas buenas, pero esto está siendo diferente porque he encontrado un poco la horma de mi zapato».

A día de hoy, sabe que tomó la decisión acertada, aunque en televisión nunca se sabe, porque «había ganas y expectativas de que esto pudiera funcionar, la prueba fue el Reencuentro que se hizo en Televisión Española. Se veía venir que la gente tenía ganas de OT. Pero la nostalgia también es muy traicionera. Porque el público puede pensar que ya no es una novedad».

Roberto Leal junto a Amaia y Alfred de OT
Roberto Leal junto a Amaia y Alfred de OT- EFE

No obstante, los datos de audiencia fueron mejorando semana a semana. Esa es la mágia de la tele y «eso es lo que nos ha tocado Hay algo que no controlamos y se ha convertido en un grandísimo éxito que nos ha sorprendido incluso a los que trabajamos en el programa, por mucho que soñáramos con algo así».

Un presentador con acento

El problema de formar parte de un éxito de masas, es que las críticas también pueden llegar en masa. Pero en su caso, fue un tuit el que desató la avalancha. «Vocaliza por favor» decía una usuaria de Twitter. Su respuesta, de guante blanco, corrió como la polvora encumbrándolo aún más. La última crítica, y respuesta, llegó el pasado fin de semana.

«Sólo cuando empecé a trabajar en informativos sí que me pidieron que limase un poco el acento, y lo entiendo porque es verdad que todavía había hecho muy poca tele. Es cierto que hablaba con un acento un poco más cerrado por mi pueblo, Alcalá de Guadaíra. Pero yo jamas he renegado del acento y creo que es un error que los andaluces que trabajamos en televisión cambiemos el acento porque se nos nota. Es como si me amputaran un brazo o me faltara algo, una parte de mi. Es como renunciar a mis raíces».

Un beso que hizo historia

Si en algo coinciden seguidores y detractores de la nueva Operación Triunfo es la visibilidad que se le ha dado a un colectivo como el LGTB, mostrando la diversidad de los jovenes sin tapujos, con naturalidad. Porque como insiste Leal «los chavales lo que han demostrado es que hay una diversidad total dentro de la academia y un respeto hacia el ser humano».

Dentro de la Academia, las cámaras estás activas las 24 horas a través de Youtube. Por ello, insiste, todo lo que sale es la realidad, sin guionizar y sin tapujos.

De ahí que rompa una lanza a favor de mostrar las relaciones tal y como son, sin caer en el morbo o sensacionalismo. «Me alegro muchísimo que esto haya salido de manera natural. De hecho, el beso que se dieron Marina y Bastian en OT y que haya sido titular en muchas cabeceras de periódicos y muchas plataformas digitales y tal, también me sorprende. Eso debería dejar de ser un titular».

A Roberto le gusta cantar

Para aquellos que quieran conocer la faceta más desconocida de Roberto Leal, deberían escuchar Formol base, el grupo con el que cantaba en su Alcalá natal y con el que hizo sus primeros pinitos en el mundo de la canción. Aún existe alguna maqueta.

Pero sin duda alguna, la gran pasión musical de Robe, como lo llaman sus amigos, es el Carnaval de Cádiz. Por eso, si le preguntan qué preferiría ganar, si OT o en el Gran Teatro Falla de Cádiz, él no duda.

«Ganar en el Falla, sobre todo porque yo no me presentaría a un concurso como OT porque yo canto regular. A mi me gusta cantar. Llevo muchos años ligado al Carnaval. Me hubiera hecho muchísima ilusión y es algo que nunca voy a conseguir, porque me parece algo muy complicado y hay que tenerle mucho respeto a eso. Si me dieran a elegir, no ganar la final, sino solamente el hecho de poder entrar a verla en el Falla, que es más complicado casi que ganarla.

Un viaje a Madrid sólo de ida

«Me fui a Madrid con un viejo Ford Escort y recuerdo el viaje como una película de Berlanga. Yo me iba de Alcalá de Guadaíra, dirección Madrid con 24 años, y me faltaba mirar atrás llorando mientras se perdía el pueblo e iba cogiendo la carretera de Córdoba dirección Madrid», recuerda con nostalgia aquel día.

Hasta ese momento, sólo había ido a la capital de España de visita, a pasar el fin de seman. «Pero de pronto era me voy y no sé cuando voy a volver. Luego volví a Sevilla cuando me hice reportero de España Directo, pero hace ya doce años que me fui de España Directo para Antena3. Lo recuerdo como algo que marcó mi vida».

Una vez allí, volvió a reencontrarse con los que fueron sus compañeros en la Facultad de Periodismo de Sevilla, sus amigos. Volvieron a verse, porque él puso de su parte. Los amigos, dice éste, «están para echarse una mano».

«Gracias a Dios, he tenido la suerte de estar en los mejores programas y en productoras donde cuando han necesitado gente, me han consultado. Yo siempre que puedo y siempre que esté en mi mano, voy soltando curriculum, dando recomendaciones de personas en las que confío y que creo que les puedes dar esa oportunidad».

Los amigos de siempre

Porque cuando se apagan los focos, Roberto Leal es un «tradicional», prefiere una tarde con la familia o los amigos, a una fiesta o sarao con celebrities. De hecho, se reune regularmente con la «pandilla de la facultad» durante un fin de semana, ahora compañados de parejas e hijos.

«Mantenemos la amistad y de hecho todos los años nos reunimos todos, aunque este año no he podido acudir porque ese fin de semana estaba con los ensayos de OTantes del estreno. Se estrenaba el programa al día siguiente. Me dio mucha pena faltar, por eso estamos preparando otra para el verano, porque no podemos pasar tanto tiempo sin vernos».

Mientras tanto, siguirá recorriendo la geografía española con España Directo. A día de hoy, no tiene nuevos retos en la agenda, al menos, profesional. Eso sí, «Dios quiera que haya nueva edición de Operación Triunfo y que vuelva a estar al frente».

«De momento mi próximo reto es correr el maraton de Sevilla. Y digo reto porque he corrido ya cinco maratones, aunque he entrenado muy poco con motivo de OT. Me propuse ayudar a mi hermana que va a correr su primer maratón, y al final va a ser ella la que va a tirar de mi. Acabaré en un carrillo de mano».