El blasón municipal aprobado en pleno el pasado 27 de diciembre cuenta con las figuras de San Isidoro y San Leandro de pie y los dos hermanos con barba. La filacteria se mantiene (que no aparece en la imagen): «Muy noble, muy leal, muy heroica, invicta y mariana» - ABC
REPORTAJE

¿Quiénes son las tres figuras que aparecen en el escudo de Sevilla?

Expertos hablan de la presencia «incuestionable» de San Isidoro, San Leandro y San Fernando en el blasón de la ciudad, a pesar de las recientes críticas de algunos partidos políticos

SevillaActualizado:

«¿Quiénes somos nosotros para cambiar el escudo de Sevilla que tiene ocho siglos de vida y que se ha sido respetado por los sevillanos todo este tiempo? Seamos sensatos, por favor, no seamos ignorantes de nuestra historia y cultura, ni necios despreciando nuestras tradiciones arraigadas. Ocho siglos están por encima de ideologías, de políticas, de formas de gobiernos, de creencias religiosas, de modas pasajeras y de dictaduras momentáneas», así arrancó el alegado que expuso José Sánchez Herrero, el catedrático emérito de Historia Medieval de la Universidad de Sevilla, en la comisión de expertos sobre la heráldica sevillana celebrada en julio del pasado año.

Desde entonces hasta que el escudo de Sevilla se aprobara de forma oficial en diciembre de 2017 han tenido que pasar ocho siglos. Todo este tiempo sólo estaba inscrita la bandera de la ciudad en el registro. Por este motivo, en 2013 se constituyó, durante el gobierno de Juan Ignacio Zoido, una comisión técnica para el desarrollo y elaboración de una propuesta que tuviera en cuenta la ciencia heráldica y los antecedentes históricos de la capital hispalense. Sin embargo, no fue retomada hasta julio del pasado año, y con algunas controversias de ciertos partidos políticos.

El rey San Fernando y los arzobispos San Isidoro y San Leandro siempre han sido las tres figuras que han representado en el escudo la historia de la ciudad desde la Reconquista. De los tres, el personaje más importante es San Isidoro, según el catedrático emérito, «porque es el hombre más culto de la historia de Sevilla y lo tenemos olvidado».

Dos arzobispos y un rey

San Isidoro recoge todo el saber de su tiempo en la primera enciclopedia de la historia con su famosa obra «Las Etimologías» (627–630). El intelectual, pensador, erudito y sabio se prodigó en estudios y publicaciones de todo tipo: gramáticas, semiológicas, jurídicas, históricas, monásticas, entre otras. El también arzobispo de Sevilla y doctor de Iglesia supo reunir todo el conocimiento de la Antigüedad en la Edad Media, algo reconocido en la historia de la humanidad.

Le sigue en importancia, San Leandro, su hermano. El obispo era veinte años mayor que Isidoro y lo educó como si fuera su «padre» al quedar huérfanos. Leandro era reconocido porque fue la persona que consiguió que se convirtieran al cristianismo católico las tribus visigodas que invadieron España y que su rey Recaredo I se transformara en «fervoroso» creyente (está documentado que España es católica desde el año 250, sobre todo, en el sur).

La tercera figura en cuestión es Fernando III, el rey que reconquistó Sevilla en 1248. Hijo de Alfonso IX, rey de León, y de Berenguela I, reina de Castilla, fue quien unificó ambos reinos, y, durante 24 años de guerra incesante, recorrió el Valle del Guadalquivir obligando a retroceder a los reinos musulmanes. Por tanto, se asiste desde entonces a una fundación nueva con un entramado urbano, un sistema político y una organización social completamente distinta de las del pasado.

Aprobado por unanimidad

Todos estos argumentos, detallados y acreditados, sirvieron para que la comisión de expertos aprobara por unanimidad la presencia «incuestionable e innegable» de las tres figuras en la heráldica de la ciudad, pesar de las críticas de Izquierda Unida, Podemos y los sindicatos de UGT y CCOO, y el 27 de diciembre se aprobara en el pleno de forma definitiva.

los alumnos del aula de la experiencia de la Hispalense que estudia la figura de San Isidoro
los alumnos del aula de la experiencia de la Hispalense que estudia la figura de San Isidoro - ABC

Sin duda, las apelaciones de Sánchez Herrero y «Scriptorium Isidori Hispalensis», el grupo de trabajo del Aula de la Experiencia de la Universidad de Sevilla que dirige, fueron determinantes para que el blasón municipal se mantuviera como estaba. «Se han perfilados algunas cuestiones», confiesa el catedrático, pero «no se ha conseguido alterar nuestra idiosincrasia». Heráldica e historia caminan juntas. Destronar a Fernando III o reemplazar a los arzobispos del escudo es despojar al blasón del verdadero origen de Sevilla.