Uno de los buques de carga que cubre la línea entre Sevilla y Canarias
Uno de los buques de carga que cubre la línea entre Sevilla y Canarias - VANESSA GÓMEZ
TRANSPORTE MARÍTIMO

El Puerto de Sevilla gana 20 centímetros de calado para que entren buques con más carga por el Guadalquivir

Los barcos mercantes podrán transportar 300 toneladas más gracias a una adecuación de los muelles

SEVILLAActualizado:

La rentabilidad del transporte marítimo se mide en centrímetros cuando se habla del río Guadalquivir. Una vez aparcado el proyecto de dragado se han buscado fórmulas para mejorar la capacidad de navegabilidad, pequeñas acciones que, ni mucho menos, solucionan el problema que tiene ante sí el sector logístico de la ciudad. En esas andaba la Autoridad Portuaria de Sevilla cuando el pasado mes de marzo anunciaba que no se continuaría con los planes de profundización del canal tras el rechazo del Ministerio de Medio Ambiente. El presidente de la institución, Manuel Gracia, avanzaba de soslayo las medidas que permitirían ganar competitividad y que se han llevado este miércoles ante el consejo de administración.

Gracia ha informado a los miembros de la nueva escala de calados con la que ahora cuenta la llamada Eurovía del Guadalquivir y que ha permitido aumentar el canal unos 20 centímetros, los suficientes para que puedan entrar en el Puerto buques con 300 toneladas más de carga. Con ese pequeño empuje, la profundidad alcanza los 7,20 metros sin que esa modificación afecte a ninguno de los actores con intereses en el Guadalquivir, confirman fuentes de la Autoridad Portuaria.

Según han explicado en un amplio comunicado, el aumento del calado de entrada al Puerto se debe a dos factores. El primero es el aprovechamiento de la amplitud de la onda de marea a lo largo de la ría, que es superior a la que históricamente se estimaba. Así lo apuntaban los distintos estudios científicos que se han realizado sobre el estuario y lo ha corroborado la segunda fase de investigación. El segundo es la adecuación de los muelles de la dársena artificial.

Primera experiencia

Para ello, se ha recuperado su calado histórico que se ha ido perdiendo por la erosión. Ambas circunstancias hicieron posible que el pasado lunes pudiera entrar en el Puerto el primer barco en acogerse a esta nueva escala, el «Sider Maracaibo», que accedió con 7,11 metros de calado llevando unas 7.300 toneladas de fertilizante.

Esta mejora no significa que puedan acceder buques de más envergadura, ni mercantes ni cruceros. Continuarán llegando los que ya operan, pero podrán transportar más carga.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Sevilla, Manuel Gracia, considera que «este avance nos permitirá crear unas mejores condiciones logísticas para la actividad y ser una plataforma intermodal más competitiva para el desarrollo económico del territorio». De hecho, el aumento del calado en 20 centímetros equivale a alrededor de 300 toneladas más transportadas por buque, lo que supone una reducción de los costes logísticos para los operadores que mueven mercancía en el Puerto. Con esta medida «Sevilla y su área metropolitana se convierten en un escenario más atractivo para la inversión privada y para la instalación de empresas», afirmó.

Sin embargo, los empresarios no comparten las optimistas declaraciones del responsable de la institución. Tanto el presidente de la CES, Miguel Rus, como el de la Cámara de Comercio, Francisco Herrero, han considerado que «esta mejora no supone ni siquiera un paso, es apenas un pie en el camino que tenemos por delante». En declaraciones a ABC ambos han lamentado el tiempo perdido y la renuncia sin pelea al proyecto de dragado que consideran «la única garantía de futuro para el Puerto de Sevilla».

«No se avanza con pequeñas actuaciones y ni mucho menos se resuelve el problema del río. Hay que trabajar en otro sentido», ha exigido Rus, que se niega a renunciar al plan de profundización y recordó que «el mercado está demandando buques de más envergadura y si no ponemos las condiciones, el negocio morirá».

La Plataforma Sevilla por su Río tratará este asunto y tiene previsto preparar una batería de reivindicaciones para dar un impulso a la actividad portuaria en la ciudad.

Así se puede por el Guadalquivir

Desde el océano Atlántico y después de un recorrido de 90 kilómetros, aproximadamente cinco horas de navegación, los buques llegan al Puerto de Sevilla a través de la canal de navegación.

La navegación por la canal está marcada por el régimen de mareas, de forma que los buques navegan aprovechando la pleamar. Esto es así porque la onda de marea, que llega hasta la esclusa Puerta del Mar, permite aprovechar al máximo la canal de navegación e incrementar el calado operativo de los mercantes. Es decir, a la profundidad del fondo del cauce de la ría, se le suma la altura de agua que aporta la onda de marea.

Para conocer el régimen de las mareas, anualmente el Instituto Hidrográfico de la Marina publica las tablas de marea con los datos de Chipiona, Bonanza y Sevilla.