Alfonso Mir, en una comparecencia en el Parlamento de Andalucía hace varios años
Alfonso Mir, en una comparecencia en el Parlamento de Andalucía hace varios años - Rocío Ruz
Política municipal

El PSOE coloca al veterano Alfonso Mir en el consejo de la empresa municipal de limpieza de Sevilla

Ex gerente de Lipasam y funcionario jubilado, no tiene sueldo en la compañía, pero sus indicaciones han generado roces con la dirección que designó Espadas

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El PSOE ha colocado en el consejo de administración de la empresa municipal de limpieza de Sevilla, Lipasam, al veterano Alfonso Mir, que fue concejal, teniente de alcalde en el Ayuntamiento hispalense y también gerente precisamente de esta compañía local. Mir, funcionario municipal ya jubilado, ha entrado en la empresa como consejero sin cobrar sueldo alguno, según aseguran desde el gobierno local del socialista Juan Espadas. Su puesto es de mera asesoría, pero «sin poder alguno», apuntan, aunque en el seno de la compañía la situación se ha enrarecido por la presencia del antiguo gerente en el organigrama.

Fuentes de Lipasam, de hecho, señalan que está creciendo una importante tensión en la cúpula de la empresa a causa de la llegada del que fuera edil socialista -al que se le ha colocado un despacho en las oficinas de la entidad en el parque de los Príncipes- y una especie de bicefalia con la actual gerente, Virginia Pividal, al producirse algunos cruces de instrucciones o directrices por parte de uno y otra. Pividal es una persona de la máxima confianza del alcalde, que la hizo responsable de la empresa nada más llegar al poder, mientras que Mir, en cambio, acaba de llegar a la compañía este verano y, a tenor de opiniones contrastadas, es en cierto modo una imposición del partido y, más concretamente, de la corriente sanchista, la de los partidarios del actual presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. Esta facción socialista, enfrentada a la dirección del PSOE-A de Susana Díaz, está representada en Sevilla principalmente por el antiguo equipo del que fuera alcalde de la capital Alfredo Sánchez Monteseirín. Mir siempre ha formado parte de esa corriente interna que lideraban Monteseirín y el ahora cargo en el PSOE federal junto a Pedro Sánchez Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

La llegada del experimentado socialista a Lipasam responde, según esas fuentes, a una imposición al equipo de Espadas por parte del sanchismo, como ha pasado con la lista electoral de hace varios meses y la propia confección del Ejecutivo local -donde entraron varios miembros de esa corriente interna como Francisco Javier Páez o Carmen Fuentes-. En ese equipo también se han producido imposiciones del otro «bando» socialista de estas latitudes, el de los susanistas, como la propia número dos de la lista, Sonia Gaya, o Juan Antonio Barrionuevo. En la segunda fila de ese diseño del nuevo equipo de gobierno sevillano ha entrado el viejo socialista Alfonso Mir.

Fuentes de la empresa apuntan que la llegada de Mir es una imposición del sector «sanchista» del PSOE a Espadas

Mir regresó a la compañía este verano sin el más mínimo ruido y sin que se hiciera público su nombramiento como consejero. De hecho, en la propia página web de Lipasam, en el apartado donde se detallan los componentes del consejo de administración aún no aparece el fogueado socialista de la Agrupación Sur. En dicho consejo, que preside la socialista Carmen Castreño y se encuentra como segundo el concejal Antonio Muñoz, hay representantes de otros partidos, de los sindicatos y de varias entidades cívicas, además de la propia directora gerente, Pividal.

Desde el gobierno municipal se insistía en que el puesto de Mir está descargado de cualquier responsabilidad y que no se ha producido conflicto alguno de poder en el seno de la compañía, pero miembros cualificados de la misma han apuntado lo contrario: que se están produciendo roces por decisiones o indicaciones de Mir desde su nuevo puesto de consejero que no tienen el respaldo de la dirección. Cabe recordar que el socialista fue ya gerente de la empresa de limpieza y recogida de basuras durante el segundo mandato de Monteseirín (de 2003 a 2007), gozando desde entonces de mucho respaldo por parte de los trabajadores y del comité de empresa. Tanto es así que en las reuniones mantenidas con los actuales responsables municipales, los representantes de los empleados han usado el ejemplo de los turnos de trabajo implantados en su día pro Mir como el ideal para mejorar el sistema de limpieza de la ciudad, hoy en entredicho.

Mir fue en su día el centro de fuertes críticas políticas como consecuencia de una caseta de la Feria de Abril que comenzó siendo de un colectivo específico de trabajadores municipales del que él formaba parte en su momento y que con el paso de los años acabó figurando exclusivamente a su nombre. Esta situación originó un encendido debate entre el PSOE y el PP. Es un histórico socialista de Sevilla y lleva vinculado al Ayuntamiento desde el año 1973. Funcionario adscrito a Edificios Municipales, fue presidente del comité de empresa -en tiempos de huelgas en la recogida de basuras, precisamente-, luego gerente de Lipasam cuatro años y después concejal con el PSOE en el último mandato de Monteseirín (2007-2011), cuando tuvo la delegación de Convivencia y Seguridad y, además, responsabilidad en Mercasevilla cuando saltó el escándalo de sus cuentas y los ERE irregulares que terminaron en los tribunales. La juez Mercedes Alaya decidió finalmente no enjuiciarlo ni a él ni al que era alcalde, Monteseirín, aunque estuvieron durante meses en el punto de mira. Mir también fue absuelto de un caso de sobresueldos a cargos políticos en la propia Lipasam.