Despedida de soltero en Sevilla, el pasado verano
Despedida de soltero en Sevilla, el pasado verano - M.J.LÓPEZ OLMEDO
TURISMO

El PP plantea una ofensiva contra las despedidas de soltero en Sevilla

Acusa a Juan Espadas de fomentar un modelo turístico low cost y pide que se endurezcan las ordenanzas contra las conductas de excesos

SEVILLAActualizado:

El grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Sevilla ha exigido al alcalde, Juan Espadas, que tome medidas contra la proliferación de las despedidas de soltero. A su juicio, este tipo de celebraciones «distorsionan el ambiente y la vida normal de la ciudad y molestan a los propios vecinos y al resto de los visitantes».

El portavoz popular, Beltrán Pérez, ha señalado durante una rueda de prensa que «a esta ciudad tiene que venir gente con todas las posibilidades económicas, pero no podemos convertirnos en un destino preferente low cost». «Las despedidas de soltero las puede celebrar quien quiera y donde quiera, pero no puede ser la referencia de Sevilla» y dice apreciar «desequilibrios» el lo que sucede actualmente, por la proliferación de este tipo de fiestas y de la oferta de viviendas turísticas. También exige que se endurezcan las ordenanzas para mantener el control en la vía pública y que se apliquen las normas que ya existen para evitar los excesos.

Para ilustrar la denuncia, Pérez ha mostrado a los periodistas un vídeo en el que aparecen jóvenes de un equipo deportivo durante una fiesta con actitud incívica en la vía pública. Ese tipo de episodios evidencian, a su parecer, que «a Espadas se le ha ido el modelo turístico de las manos, primero porque no tiene uno definido para la ciudad» y segundo, porque «lleva todo el mandato con el organismo de gestión de este sector en proceso de disolución sin que emerja y eso le conduce al laberinto de la indefinición, la inestabilidad y la incapacidad para trazar estrategias duraderas».

El portavoz del PP ha mostrado recortes de varios medios de comunicación en los que se anuncia la conversión del Consorcio de Turismo en otro ente, un proceso que aún no se ha completado. «Desde que se tomó la decisión de disolverlo no hay un órgano administrativo y la ausencia del mismo es una consecuencia más y el origen de este desequilibrio», ha considerado Beltrán, tras lamentar que «el gobierno local lleve tres años obsesionado con vender éxitos cuantitativos, desatendiendo a las posibilidades cualitativas de Sevilla».

Igualmente ha alertado de los riesgos de la turismofobia con la aparición de colectivos que puedan alentar a este tipo de conductas. «Sevilla tiene que ser una ciudad amiga del turismo y en la que los vecinos atendamos y ayudemos a los visitantes», pero eso se consigue «con un modelo de calidad, equilibrado y respetuoso con el alma y los residentes». Sin embargo, ha asegurado que lejos de eso, los que viven en las zonas turísticas como el Casco Histórico o Triana «están hastiados de los excesos de un modelo desequilibrado de la época Espadas».

Beltrán ha anunciado la intención de su partido de crear un consejo de ciudad para redactar un plan turístico de calidad en la ciudad. «Trabajaremos en la constitución de un consejo de turismo en el que tendrán presencia los vecinos y se velará por el cuidado de la esencia y del alma de Sevilla.