Ocupas en una vivienda de la calle Santa Ana
Ocupas en una vivienda de la calle Santa Ana - ABC

El PP denuncia que en Sevilla hay 86 inmuebles con «okupas»

Culpa al alcalde del retroceso en seguridad por estar más centrado en la propaganda

SEVILLAActualizado:

El Partido Popular ha detectado 86 inmuebles ocupados de forma irregular en Sevilla, localizados concretamente en barrios como la Macarena, San Jerónimo, Casco Antiguo, Nervión, Cerro, Su Eminencia, Triana, Bellavista y San Pablo.

Así lo denunció ayer en rueda de prensa el concejal Jaime Ruiz, quien no pasó por alto los problemas que esas ocupaciones conllevan ni la «acción de aluniceros y robos en comercios de distintos barrios», sobre todo en Los Bermejales, «a los que el gobierno no ha sabido hacer frente», además de la «inseguridad generada en Pino Montano, Bami y Bellavista por robos en las personas».

El edil popular culpó al alcalde, el socialista Juan Espadas, de la existencia de un «retroceso» en materia de seguridad al considerar que está «más preocupado por la propaganda». En dicha rueda de prensa analizó el mandato de los socialistas para concluir que existe un «profundo retroceso en estos años en los que ha brillado más la propaganda que la ejecución de políticas eficientes por parte de Espadas».

Siete puntos débiles

Los populares han elaborado un estudio en el que apuntan a la existencia de «siete puntos de máxima fragilidad en los que el gobierno del PSOE ha fracasado de manera estrepitosa». Entre ellos, mencionó una «ineficaz» relación de puestos de trabajo (RPT), ya que Espadas «prometió realizar una pero no se ha ejecutado».

«La propuesta estrella de la policía de barrio» no se ha podido realizar por falta de efectivos. Tampoco se ha podido materializar la promesa hecha en 2016 de «colocar a un intendente al frente de cada zona», indicó. Ruiz incidió en que «tras el anuncio en junio de 2017 de la implantación de Policía de Barrio en los distritos Torreblanca. Sevilla Este, Alcosa y Cerro-Amate, la realidad la plasmó Comisiones Obreras cuando manifestaba que existía apenas 20 agentes operativos para trabajar en la calle».

De hecho, otra cuestión que destacó es la «falta de policías locales en las calles» y añadió que «Espadas acabará el mandato sin haber incorporado ni un solo policía local nuevo a la plantilla frente a los 102 que se sumaron con el gobierno de Juan Ignacio Zoido». Así las cosas, el Partido Popular alerta de la «lentitud de los procesos de selección que no contemplan la incorporación de nuevos agentes hasta 2021».

Ruiz agregó a todas esas quejas la «escasa acción» contra el botellón, con «problemas» en todos los distritos, y la «inacción» contra las gorrillas, con «76 calles usadas sin control y en especial, la zona del Parlamento Andalucía» lamentando que Espadas haya «desmantelado la unidad policial que estaba destinada a identificar y sancionar a los gorrillas».

Según Jaime Ruiz, hasta la llegada del PSOE al gobierno, el Ayuntamiento tenía 12 efectivos de paisano y coches camuflados en los distritos Sur, Triana y Macarena, que aunque no existían en la plantilla con este cometido, controlaban a los gorrillas y evitaron su proliferación sobre todo en estos barrios, pero el nuevo alcalde desarticuló esta unidad y «desapareció el control mediante el desuso de la base de datos creada en el anterior gobierno para conocer en qué zonas actuaban, las principales incidencias y forma de actuación, así como otros datos que se estimaban de interés».