Beltrán Calvo, junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas
Beltrán Calvo, junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas - J. M. SERRANO
EMPRESAS

«En el Parque Cartuja caben 50.000 trabajadores y lo veremos algún día»

El presidente del Círculo de Empresarios del PTC pide al Ayuntamiento de Sevilla que ponga más atención en el barrio tecnológico

SEVILLAActualizado:

El veinticinco aniversario de la Expo 92 pasó sin que el Parque Tecnológico Cartuja llegara a enterarse. La inversión de un millón de euros que comprometió el Ayuntamiento con motivo de la efemérides poco se ha notado en el aspecto general del recinto, que mantiene deterioros en el acerado, acumulación de maleza en las zonas abandonadas y un mobiliario urbano que pide a gritos una renovación. El Círculo de Empresarios instalados en el llamado «barrio tecnológico», celebra este 2018 el mismo aniversario y espera que «tal vez ahora se mejore el aspecto», con la inauguración del nuevo hotel de la Torre Sevilla y el avance del centro comercial que completará la oferta en la zona sur, junto al CaixaForum.

Ese ha sido uno de los aspectos que se ha abordado hoy durante la asamblea anual del colectivo empresarial, que ha elegido el edificio de oficinas y networking Inn Office para la celebración. Junto a su junta directiva ha participado el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, quien ha reconocido el valor que aporta el enclave científico y tecnológico, «al que nos gustaría destinar más recursos públicos», ha recalcado del regidor.

Esta vez ha sido prudente a la hora de comprometer cualquier tipo de inversión en el parque y ha trasladado a los asistentes su apuesta por «hacer de este lugar uno de los elementos de referencia de la marca ciudad y de la marca Sevilla». Espadas ha considerado que «el recinto solito, gracias a la apuesta de sus empresarios, de las administraciones y de los sevillanos, se ha ganado su derecho a que así sea».

El alcalde, que ha participado previamente en un debate sobre la situación de la I+D+i en Sevilla con investigadores y responsables de empresas tecnológicas, ha destacado que «en este parque se refleja muy bien hasta qué punto llega el desconocimiento de la sociedad» sobre este patrimonio del conocimiento y ha ofrecido algunos datos como la creación de 32 patentes en un solo año que moviliza a más de 700 investigadores en la capital, entre la Universidad Hispalense y la Pablo de Olavide.

Espadas llega al edificio Inn Oficce, junto a Carmen Castreño y Beltrán Calvo
Espadas llega al edificio Inn Oficce, junto a Carmen Castreño y Beltrán Calvo - J. M. SERRANO

«El parque está imparable, la zona de Puerto Triana va a ser un auténtico pulmón de desarrollo», ha continuado, refiriéndose poco después al nuevo auditorio de la SGAE (Cartuja Center), que ofrece un nuevo servicio que «dará más dinamismo al parque» que lo abre a la ciudad. «El camino es el que estamos desarrollando juntos», ha concluido el regidor.

Pero lejos de las carencias, el presidente del Círculo de Empresarios de la Cartuja, Beltrán Calvo, ha querido ser optimista y ha pedido «más promoción para atraer a un mayor número de empresas de tipo tecnológico, que aporten riqueza y conocimiento» al enclave. En declaraciones a los periodistas ha asegurado que «por el recinto pasan a diario 30.000 personas entre los trabajadores de las empresas tecnológicas y de servicios, las administraciones públicas y los centros formativos, pero podría duplicar su capacidad. Si miras los edificios vacíos y los solares, aquí caben 50.000 empleados y los veremos algún día».

El mayor deseo de Calvo, que está al frente de la compañía Isotrol, es que «el parque Cartuja se convierta en un referente internacional, porque reúne todas las condiciones para ello». Igualmente ha considerado que el 25 aniversario de la Expo «ha sido muy positivo, porque ha vuelto a poner a la Isla en el foco» y ha recordado actos como el que se celebró en el Real Alcázar con los reyes eméritos, el expresidente Felipe González, la presidenta de la Junta, Susana Díaz; y el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. «Después de eso se han hecho algunas cosas más de las que habitualmente se hacen en el recinto», aunque ha reconocido que «tampoco han sido muchas».