Sede de los juzgados de lo Penal en Sevilla
Sede de los juzgados de lo Penal en Sevilla - Raúl Doblado
Conflicto de derechos

El padre juzgado por abrir una carta de su hijo alega que veló por la «seguridad» del menor

La madre, en representación del menor, y la hermana de ésta, autora de la misiva, reclaman dos años de prisión para el varón

SevillaActualizado:

El varón juzgado este miércoles en Sevilla como presunto autor de un delito de revelación de secretos, tras la denuncia de su exmujer y la hermana de ésta, por haber abierto por error una carta dejada en su buzón a nombre de su hijo de diez años y que se llama igual que él, ha defendido su acción con el fin de velar por la «seguridad» de su niño.

El Juzgado de lo Penal número 15 de Sevilla ha celebrado este miércoles la vista oral contra este varón, que se enfrenta a una petición de dos años de cárcel, una multa de doce meses con cuota diaria de seis euros (2.160 euros) y el pago de seis mil euros, tres mil para el hijo, representado por su madre, y otros tres mil para su tía, autora de la carta.

Este matrimonio, que tenía dos hijos, decidió romper su relación. Después, la mujer denunció al hombre por malos tratos a su persona y a su hijo. Ella, en dos ocasiones, solicitó al juzgado correspondiente que se le impusiera al varón la medida cautelar de orden de alejamiento. Las dos veces le fue denegada esta solicitud.

Los hechos que ahora se juzgan se remontan a hace siete años, cuando el niño contaba con diez, y días antes de que tuviera que declarar en un juzgado por los presuntos malos tratos denunciados por su madre contra su padre. El varón, separado ya, vivía en la misma calle que ésta en la capital andaluza. Por un error del cartero, recibió en su buzón una carta para su hijo. Procedía de su tía y ahora denunciante.

En la misiva se llegaba a describir al padre como un «ogro», según señalaron a este periódico fuentes del caso, y se buscaba «inducir» al menor a declarar contra su progenitor.

La vista oral se celebró en 2015 y el acusado salió absuelto de todos los cargos. Por contra, la denunciante tuvo que hacer frente a una cuarta parte de las costas por «temeridad y exceso» en las acusaciones. La Audiencia Provincial, posteriormente, confirmó este fallo del Juzgado de lo Penal número cuatro de Sevilla. En este juicio la defensa del hombre aportó esta carta.

La Fiscalía pide su libre absolución

Hoy, cuatro años después, el Juzgado de lo Penal número 15 ha juzgado al varón como presunto autor de un delito de revelación de secretos por abrir la carta. El Ministerio Fiscal, en la vista oral, no ha acusado al varón, para el que pide la libre absolución.

Durante el juicio, que ha quedado visto para sentencia tras las declaraciones del varón, su exmujer y su excuñada, el padre ha defendido su actuación al abrir la carta por error. La leyó y nunca se la entregó a su hijo de diez años, pues consideró que «no era apropiada» para el menor. Así, «velaba» por su seguridad.

La Fiscalía, según fuentes del caso, ha pedido su libre absolución porque no concurren los requisitos del delito por el que se le acusa. De su parte, la acusación particular ha considerado que el procesado «no estaba autorizado» para abrir una misiva de su hijo pero que la madre «sí». La custodia del niño y su hermana es de la madre, pero la patria potestad sobre ambos es compartida con el padre.

Fuentes del caso han explicado a este periódico existe jurisprudencia del Tribunal Supremo que apuntan al derecho de los padres a acceder a las redes sociales de los hijos en caso de advertir de la existencia de algún riesgo o peligro.

Por ello, han abogado por poner en una balanza los derechos a la intimidad del menor y el interés superior de su protección, porque quizás pueda estar en riesgo. «El padre ejerció la patria potestad, como así lo dice el Código Civil, para velar por el hijo menor de edad», han añadido.