Paco Gallardo posa ante la imagen de la Inmaculada en la Plaza del Triunfo de Sevilla, su rincón preferido
Paco Gallardo posa ante la imagen de la Inmaculada en la Plaza del Triunfo de Sevilla, su rincón preferido - J. M. Serrano
El Rincón de...

Paco Gallardo: «El “Álbum Blanco” de los Beatles señala el comienzo del fin del grupo»

Este fin de semana, en Radio Tomares y Radio Mairena del Alcor se ha rendido culto a los cincuenta años del nacimiento de este éxito musical

SevillaActualizado:

En su caso, no han sido días, sino años. Toda una vida dedicada a su pasión. Operador de sonido y DJ musical, Paco Gallardo, comenzó en Radio Juventud de Moron-LVG, para, posteriormente pasar por Radio 16, Canal Sur y las municipales de Tomares y Mairena del Alcor, donde colaboró.

Fue director de Onda 10 y hoy se declara un ferviente seguidor de Radio3. Es muy sevillista, muy semanasantero y le apasiona la música de la banda de las Cigarreras y la de palio. Fue «speaker» del Caja de baloncesto durante 14 años.

Y me insiste en que la redifusión de la maratón de los Beatles se hará los días 12 y 13 de enero. Su rincón preferido de la ciudad es la Plaza del Triunfo, un epicentro patrimonial para otro álbum blanco…

Enhorabuena. No hay forma de olvidarlos, ¿no?

Imposible. Han sido veinticuatro horas de aquella manera. Muy bonitas y trabajadas. Con gusto pero trabajadas.

Y ustedes lo han recordado con una vieja fórmula de la radio musical sevillana de las FM. El maratón. En el más puro estilo LVG.

En la misma línea de los años setenta. En la que LVG fue pionera en estas maratones. Que, por cierto, también en aquellos años ya se le dedicaron a los Beatles.

Usted se forjó en aquellos radios. ¿Participó en algunas maratones musicales que firmaron Luis Baquero, Paco Sánchez, Rosa María Pinto…?

No. Cuando yo llegué a la radio era la segunda fase de LVG. Y ya se dejaron de hacer maratones dedicados a grupos o artistas. Pero el sello de la casa te lo llevabas impreso en la manera de concebir la radio.

Una de las cosas que mejor recuerdo de aquellas maratones es la participación directa de la gente. Cosa que, imagino, ahora ya no es posible.

Claramente. La participación del oyente era fundamental. Había concursos, regalos, la gente llamaba por teléfono, participaban en directo. Ahora las emisoras municipales dependen del ordenador los fines de semana.

Ya el medio no es el mensaje; lo es la técnica. Pese a eso les salió a ustedes una maratón la mar de molona.

Muy elaborada. Por su opuesto. Y desde aquí quiero agradecerles a Paco Enrique Ruiz y a José María Romero, coordinadores de la maratón, el magnífico trabajo realizado.

Además del repasar el «Álbum Blanco», rescataron ustedes versiones, temas menos conocidos y grabaciones individuales de los Beatles. ¿Cuál le fue más difícil de localizar?

Quizás las versiones más difíciles han sido las de Ringo. Porque era el más escondido del grupo.

En el «Álbum Blanco» hay una canción dedicada al Gurú Majarachi que era un prenda bueno…

(Risas) Un caradura que lo único que quería era ganar dinero. En el «Álbum Blanco» le dedican una canción titulada «Sexy sadie», tema hecho por Lennon y Paul. Y en absoluto es crítico con el Gurú. Venían con la cabeza comida. Sobre todo, George.

Con lo que el Gurú le sacó a los Beatles se podría hacer la segunda línea de metro, ¿verdad?

(Risas)

¿Es cierto que se enamoró de la hermana de Mia Farrow?

Más que enamoramiento lo que quería es lo que quería. Se comenta que cuando la chica lo veía, echaba a correr. Era un sátiro con mucho rollo encima.

Usted mantiene que el «Álbum Blanco» fue el comienzo del fin del grupo. ¿Por qué?

Marca el inicio de la decadencia del grupo. Las mujeres entran en escena, Yoko y Linda, acceden a los estudios de grabaciones y comenzaron a agudizarse las rencillas. El ambiente estaba siempre muy cargado.

¿Es cierto que Lennon se cabreó con Paul porque metió en el disco Obladi, oblada?

No llegó a cabreo. Se molestó porque la canción, en realidad, es muy hortera. Y Paul no contó con la opinión de Lennon para incluirlo en el disco.

Era una canción divertida, quizás frívola, pero John cada vez se ponía más estrecho y aburrido. Hay quien responsabiliza del cambio a la japonesa…

Tanto Yoko como Linda se reparten las responsabilidades de las rencillas entre ellos.

Lo van a tachar de machista…

Me da exactamente igual. Las cosas son como fueron.

La que tampoco dejaba de malmeter era Linda…

Ambas metían cizañas. Era una pelea de hembras alfas con sus correspondientes machos alfa.

Cuando los Beatles tocaron en Madrid, los Pekenikes fueron sus teloneros. En un pasillo, Ignacio Martín se cruzó con ellos antes de salir a tocar. Y le dijeron una guasa…

Paul le dijo a George: mira, un niño con barbas. Ignacio Martín, que era el bajista de los Pekenikes, utilizaba barba y bigotes y era muy bajito. Se lo tomó a guasa.

¿Qué lugar reivindicaría para George Harrison en la mística de los Beatles?

El lugar de George no es menos meritorio que el de Lennon y McCartney.