El difunto padre Ayarra tocando el órgano de la Catedral en una imagen de archuivo
El difunto padre Ayarra tocando el órgano de la Catedral en una imagen de archuivo - JUAN JOSÉ ÚBEDA
RESTAURACIÓN

Nueva vida para el antiguo teclado del órgano de la Catedral de Sevilla

Fundación Alqvimia celebra este viernes su proceso de digitalización con un espectáculo audiovisual en el Tecnológico ADA ITS

La Giralda de Sevilla, torre vigía de la ciudad

SEVILLAActualizado:

Este viernes, a partir de las 22 horas, podrá verse un sorprendente espectáculo de imagen y música en directo, compuesto por José María Gómez Márquez. La entrada es libre y se proyectará sobre el edificio del Tecnológico ADA ITS, bajo el auspicio de la Fundación Alqvimia Musicae y con la colaboración de Fundación Cajasol.

Se celebra así el inicio del proceso de digitalización del antiguo teclado del órgano de la Catedral de Sevilla, que una vez concluido se ubicará en la Real Fábrica de Artillería de Sevilla, el nuevo espacio cultural y escénico habilitado por el Ayuntamiento de Sevilla.

Este instrumento será restaurado en las instalaciones del Tecnológico ADA ITS. Cualquiera podría preguntarse qué puede hacer el teclado de un instrumento tan especial de la tercera catedral más importante de la cristiandad cuando lo jubilan y despojan de todo su sistema de fuelles, tubos y de toda su magnificencia.

El teclado es el contacto con la corporalidad del organista. Desde sus dedos, brazos y pies, y mediante complejos accionamientos, el torrente de aire irá llenando una profusión de pequeños, medianos y grandes tubos, convirtiendo el pensamiento humano más elevado en una música vibrante y grandiosa, capaz de llenar y hacer vibrar toda una catedral.

Los cuatro teclados de esta joya musical, con múltiples registros, lo hacen un instrumento especialmente valioso como interfaz. Y ahí reside la clave de esta singular restauración. Y donde entra el Tecnológico ADA ITS, pues en las instalaciones del Instituto se va a adaptar este teclado al Sistema Hauptwerk, mediante el cual será capaz de emular cualquier órgano existente, renacentista o barroco.

«Y este hecho es lo que lo va a hacer realmente excepcional, dando a este teclado una nueva y trascendente vida, pues a partir de su proceso de digitalización será fácilmente accesible para estudiantes y concertistas de órgano que necesiten ensayar ejecutar piezas en un teclado de estas características, emulando a los órganos más importantes y singulares del mundo», asegura el organista y organero Abraham Martínez, autor de la restauración musical del órgano de Santa Inés.

La digitalización del teclado se llevará a cabo por expertos que contarán con el voluntariado y ayuda de alumnos del Grado Medio de Electrónica y Telecomunicaciones. Con este proyecto, la Fundación Alqvimia Musicae contribuye a poner el foco en la Formación Profesional, conectándola con el mundo de la cultura musical.

Este órgano tendrá como sede principal la Real Fábrica de Artillería de Sevilla pero podrá ser transportado para realizar conciertos en otros lugares.