Francisco Chaparro fue un hombre querido y admirado por su vida y su obra
Francisco Chaparro fue un hombre querido y admirado por su vida y su obra - Juan Flores

Muere a causa de un infarto el ceramista Francisco Chaparro

Entre otras obras reconstruyó las vidrieras de la Catedral de Sevilla

Actualizado:

El ceramista Francisco Chaparroha fallecido esta mañana a los 78 años de edad, repentinamente, a consecuencia de un infarto.

El artista se encontraba en buen estado de salud y prueba de ello es que iba hacia una playa de Huelva en un coche conducido por él en compañía de su mujer. Ya en camino empezó a encontrarse mal y como pudo, poco a poco, se apartó de la carretera. Cuando consiguió parar el coche en un lugar que no conllevara peligro para el resto de la circulación, falleció, en presencia de su esposa.

Francisco Chaparro nació en Villaverde del Río en 1940. A los 10 años vino a estudiar a los Escolapios de Sevilla. Luego entró en la orden capuchina donde estuvo 16.

Se fue de misionero como capuchino a varios países. Tras dejar el sacerdocio se casó por lo civil porque la Iglesia no le dio la dispensa. Así, él y otros afectados crearon la asociación de curas casados de la que fue presidente.

Fruto de ese matrimonio tuvo a su hijo Óscar, que vive en Madrid y que ayer viajó a Sevilla impresionado y abatido por la triste noticia.

Pero si su vida personal fue apasionante, la profesional no le va a la zaga. Entre otras obras reconstruyó las vidrieras de la Catedral de Sevilla y de sus manos salió toda la cerámica del templo de Los Gitanos por encargo de la Duquesa de Alba.

No hace mucho el Círculo Mercantil de la calle Sierpes acogió una exposición a beneficio de la parroquia del Barrio de los Pajaritos con 60 piezas de cerámica de Francisco Chaparro.

Hasta el patriarca de Moscú tiene un cuadro de cerámica de Francisco Chaparro, un artista que ha revestido la mayoría de los vestíbulos de los edificios de la zona de León XIII y Pagés del Corro, y que ha expuesto sus obras en Nueva York y Miami.

«Fue una bendición poder vivir en El Salvador y Guatemala, no como un turista, sino con la gente del campo. Empecé a hacer artesanía en El Salvador porque me dio inspiración algunos talleres de gente que reproducían cerámica indígena y cuando vine a Sevilla en 1970 pude entrar en la fábrica de Mensaque, y ahí descubrí la cerámica. Cuando vi las primeras cosas y lo que engrandecía la cerámica a una pintura, me dije a mí mismo: me dedico a esto», dijo en una entrevista concedida a ABC.

Mañana a las 10,15 horas se rezará un responso en el tanatorio de la SE-30 y a las 11,15 sus restos mortales serán incinerados en el cementerio de San Fernando.