Virginia Pérez con Patricia del Pozo y Macarena O´Neil
Virginia Pérez con Patricia del Pozo y Macarena O´Neil - ABC
Educación

Más caracolas y menos comedores escolares: el «ritmo inversor» de la Educación en Sevilla

El PP denuncia que la Junta castiga a la provincia con 10.000 niños en lista de espera para un comedor y 40 pueblos sin centros bilingües

SevillaActualizado:

La presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez, ha advertido hoy de que la Junta de Andalucía promueve en la provincia un sistema educativo público de «dos velocidades», en el que 40 municipios carecen de centros con bilingüismo, muchos centros carecen de servicios como las aulas matinales o las actividades extraescolares y los comedores escolares no cubren la demanda de tal servicio.

Virginia Pérez ha lamentado la «autocomplacencia» de la Administración educativa respecto al curso escolar 2018/2019, que arranca el lunes para el alumnado de los ciclos de Educación Infantil, Primaria y Especial, y el día 17 para la Educación Secundaria y el resto.

Las clases arrancarán así estos días para 441.225 alumnos de la provincia, 5.369 alumnos más que el curso anterior, y una plantilla pública de 22.819 maestros y profesores, 916 más que el curso anterior, si bien entre los centros públicos y concertados que conforman la oferta educativa de la Junta suman 29.253 docentes en 1.638 centros. Pérez ha advertido de que el incremento de 916 maestros y profesores en el cuerpo público de docentes de la provincia no supone «ni un profesor» por cada uno de los 929 centros educativos públicos de Sevilla, toda vez que muchos de tales centros carecerían de profesores de apoyo o de atención a la diversidad.

Del mismo modo, ha alertado de que unos 40 municipios de la provincia carecen de centro alguno con unidades de bilingüismo y las actividades extraescolares sólo llegan a 335 centros del total. «Hay alumnos que no cuentan con bilingüismo ni actividades extraescolares», ha criticado opinando que la Junta promueve una «educación de dos velocidades» en la provincia, «discriminando» a alumnos que no gozan de recursos con los que sí cuentan otros estudiantes.

En ese sentido, ha avisado de una «bajada del ritmo» de incorporación de recursos al sistema público educativo, pues en el curso 2017/18 fueron 17 los nuevos centros adheridos al programa de bilingüismo y para este nuevo curso son «sólo diez» los centros que se suman a dicho programa, mientras el número de centros que cuentan con actividades extraescolares es este curso "exactamente el mismo" que en la campaña 2017/18 y sólo se incorporan ocho centros al plan de aulas matinales, frente a los seis incorporados el curso anterior.

Respecto a los comedores escolares, Virginia Pérez ha tachado de «insuficiente» la implantación de este servicio en siete centros más de la provincia, sumando unos 400 del total. Y es que según recuerda la dirigente popular, en el curso anterior este servicio fue implantado en nueve centros más y, en cualquier caso, en la campaña 2017/2018 «9.968 alumnos quedaron en la lista de espera» para acceder a las plazas de los comedores escolares.

Así, ha insistido en la idea de que el sistema público educativo de la provincia está sujeto a «dos velocidades», con la consiguiente "discriminación" en el caso de los alumnos que no cuentan con toda la gama de recursos y servicios.

Las infraestructuras

En el caso de las infraestructuras, ha criticado que los centros educativos del sistema público de la provincia cuenten aún con 56 aulas prefabricadas o «caracolas», recordando que en 2009 Sevilla sumaba «103» de estos módulos y tantos años después su número apenas se ha reducido a la mitad.

Además, Virginia Pérez ha rechazado los mensajes de la Administración andaluza respecto a la «retirada» de estos módulos, pues el curso 2017/2018 arrancaba con 52 instalaciones de este tipo, entonces se anunciaba la retirada de 34 de las mismas y el nuevo curso comienza con 56 aulas prefabricadas reconocidas por la Administración educativa.

Al respecto, ha advertido de que entre 2013 y 2017, la provincia de Sevilla acumula un déficit de «58,4 millones de euros» en materia de inversión en infraestructuras educativa, detallando que sólo para el año 2017, Sevilla contaba con más de 40 millones de euros presupuestados por la Junta por este aspecto, pero 20 de tales millones habrían quedado «sin ejecutar»