La Infanta Elena, junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas
La Infanta Elena, junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas - Raúl Doblado
Sicab 2018

La Infanta Elena inaugura el Sicab de los reencuentros

La gran cita del caballo de pura raza abre sus puertas con un rotundo éxito de público

SevillaActualizado:

El Salón Internacional del Caballo (Sicab) se ha convertido en una gran cita de reencuentro. Criadores de uno y otro lado del Atlántico coincidieron ayer en la primera jornada de la feria del equino de pura raza, que contó con más público de lo habitual. La asistencia confirmada de la Infanta Elena, gran aficionada y madrina durante años de este evento, atrajo la atención de muchos curiosos, que se acercaron hasta los pabellones de Fibes para verla en persona y saludarla. Sólo unos pocos tuvieron la oportunidad cuando hizo presencia en el Palacio de Congresos de Sevilla unos minutos antes del inicio del espectáculo ecuestre.

Sin declaraciones ante los medios, Doña Elena paseó por el vestíbulo principal para acceder directamente a la pista central, donde la esperaba el resto de las autoridades. Junto a ella posaron para la foto de familia el alcalde de Sevilla, Juan Espadas; los consejeros de Turismo y Agricultura, Javier Fernández y Rodrigo Sánchez Haro, la vicepresidenta de la Diputación, Agripina Cabello y el presidente de la Asociación Nacional de Criadores (Ancce), José Juan Morales, que organiza por primera vez el salón del caballo como máximo responsable.

La confirmación de la Infanta fue una sorpresa para Morales, quien no ha podido encontrar mejor puesta de largo para su mandato. Elena de Borbón no asistía a la cita sevillana desde hace ocho años, pero esta vez no quiso perdérsela, rememorando así los mejores momentos de Sicab y dejando patente el respaldo de la Casa Real al evento, cuyo presidente de honor es el Rey Don Felipe.

Pero antes de que los rostros conocidos comenzaran a llegar a Fibes, la afluencia de público ya era amplia. Desde temprano empezaron a acceder a las instalaciones los aficionados para pasear entre las improvisadas caballerizas y ver a los primeros ejemplares. Como cada año, las yeguas están en el interior y los machos se quedan fuera, donde se han instalado zonas para practicar la doma.

Lo que más llama la atención durante esta edición, además del cambio de aspecto de los expositores, es la gran cantidad de extranjeros que se pasean por las distintas áreas del salón. Desde el pasado fin de semana han llegado argentinos, costarricenses, estadounidenses y hasta suizos. «El caballo diluye las fronteras», dijo a ABC Carlos Bohórquez, ganadero y miembro de la junta directiva de Ancce. El empresario reconoció que tanto el ambiente como la presencia de medios le recuerdan a «ediciones de otros tiempos», cuando la crisis aún no había hecho estragos. Aseguró que «el caballo de pura raza genera mucho más que el negocio que mueven las ventas, tiene una gran actividad a su alrededor que crea puestos de trabajo, líneas de investigación y hasta una cultura propia». En general, un gran valor que «del que hay que estar orgulloso».

El número de los volteadores franceses
El número de los volteadores franceses - Raúl Doblado

Bohórquez insistió en ese carácter familiar que también tiene Sicab. En su caso, la cita ha servido para volver a ver a ganaderos mexicanos que han viajado para participar en las pruebas y en la Copa Ancce. «Un empresario ha traído veinte ejemplares, eso es un gran compromiso y una gran inversión», consideró. También recalcó que «cuando viene tanto criador extranjero es que hay negocio y cada vez tenemos más presencia de fuera». Sin embargo, se mostró reacio a hablar de cifras, pues «cada uno suele contar lo que le interesa».

Lo que sí tiene cuantificado la organización es lo que deja en la ciudad cada otoño y lo cifra en unos 38 millones de euros. Desde luego, la cita, que se celebra de forma ininterrumpida desde 1991, es de sobra conocida, lleva aparejada una gran promoción y llena hoteles y establecimientos hosteleros.

Este año ha logrado reunir a un total de 343 ganaderías nacionales e internacionales que han aportado 1.077 caballos de pura raza. También son numerosos los expositores de las marcas comerciales, especialmente de ropa, que ven crecer las ventas durante estos días. Hasta el domingo mantendrán instalados estos comercios efímeros, en los que hay referencias tan populares como la firma sevillana Álvaro Moreno.

Pero el auténtico plato fuerte de la jornada inaugural es el estreno del espectáculo ecuestre, que tuvo como protagonistas a los ejemplares de la Gendarmería Marroquí. Los caballos salieron acompañados por el escuadrón de la Policía Nacional, que abrió el acto con los himnos de España y Andalucía. El montaje, dirigido como cada año por el ganadero Antonio Moya, quien rindió un homenaje a los viejos usos que en el pasado se dieron al caballo para las labores de siega y labranza.

A continuación llegó la Yeguada Militar, con cuatro cobras de seis ejemplares cada una que formaron ante el palco de autoridades. El hierro del Bocado cumbre 125 años y sigue más vivo que nunca. Le siguió la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre, que también está de aniversario. Cumple 45 años y participará cada día en el albero de Sicab, ofreciendo un número diferente. Otro de los números más esperados fue el de Santi Serra, conocido en todo el mundo por el uso de la Doma en Libertad, así como los volteadores franceses, uno de los mejores grupos del país vecino en su disciplina. La tanda siguiente arrancó con el número de enganches con coches de caballos de competición y de tradición, seguido de Rafael Arco, multicampeón de España de Doma Vaquera y un número de Posta Húngara con el que cerró esta primera jornada