Lourdes Montes y Fran Rivera, el pasado jueves en Sicab
Lourdes Montes y Fran Rivera, el pasado jueves en Sicab - J. J. ÚBEDA

Fran Rivera: «Para mí cualquier actividad de la vida es más difícil que el toro»

Tras el adiós a los ruedos del pasado 2 de septiembre, el torero sevillano se ha entregado a su faceta de empresario

RAQUEL FRANCO
BADAJOZActualizado:

Desde su finca «Dehesa el Trébol» (Llerena, Badajoz) y tras haber compartido el diestro el día con un grupo de texanos que han querido conocer la «experiencia el Trébol», Rivera recibe a ABC para explicar los negocios y actividades en los que se encuentra inmerso tras su retirada.

Tras su retirada, se ha centrado en su actividad como ganadero y ha organizado visitas a su finca Dehesa el Trébol. ¿Qué uso tiene actualmente esta finca?

La finca es ganadera y está en pleno funcionamiento. Antes yo pasaba más tiempo aquí, 5 o 6 meses al año, ahora, por las niñas, menos. Si paso un día aquí estoy pendiente del ganado (hay ganado manso, bravo y cochinos), voy con el mayoral a echarle de comer a los animales, en época de cubrir veo qué semental le echamos etc... Voy a todos lados a caballo, montar a caballo es lo que más me gusta del mundo, es la maravilla de las maravillas.

¿Por qué se llama el Trébol?

Porque el hierro que heredamos mi hermano y yo de mi padre, comprando yo luego su parte, es un trébol de 4 hojas con una P en medio de Paquirri. Cuando compré la finca no me gustaba el nombre y se lo cambié al Trébol.

Francisco Rivera Ordóñez charla con los visitantes a su finca
Francisco Rivera Ordóñez charla con los visitantes a su finca - ABC

¿Cómo surge «Experiencia el Trébol», las visitas a la finca?

En una conversación con un amigo aquí en el campo hablando del toro, me dijo: «qué pena Fran, tú con esto tendrías que hacer algo y contar en la finca todas estas cosas que tú sabes». Así que trajo a los empleados de su empresa y empezamos. Yo lo que intento transmitir es la vida del torero, de cómo vive un torero, porque esto es desconocido totalmente. Por ejemplo, la gente se cree que el toro sigue a lo rojo, embiste a lo rojo… Yo explico lo que no se ha contado o no se ha querido contar.

Usted charla con los asistentes en el campo, bajo encinas y sentados en rocas, sobre preparación física, toreo de salón y el miedo. ¿Qué destacaría de cada uno de estos aspectos?

La diferencia de estar bien preparado físicamente es salvar la vida o no o poder desarrollar el toreo que llevas dentro o no. Hasta el mismo peso del traje te exige estar preparado. Y del miedo… el miedo es bueno. Afina los sentidos, te mantiene en situación de alerta máxima y te hace reaccionar.

Pero a Ud. le da miedo dormir con la luz apagada…

Sí. Hay muchos miedos. Pero sólo en los miedos relevantes debes invertir tiempo para vencerlos. Yo lo de la luz lo soluciono con un pilotito. Me daba miedo el agua y bucear y me he sacado títulos de buceo. El miedo hay que analizarlo, vivirlo y rodearlo. El pánico sí es ingestionable.

En cuanto a su participación en el programa Espejo Público, primero de colaborador y ahora de reportero, ¿Cómo se inicia en esta labor de periodismo?

Yo ni soy ni voy de periodista. Me llamaron para ir de colaborador y me pareció una experiencia porque yo siempre he estado delante de la cámara pero no detrás y es un mundo. Susana Griso es una gran profesional y Espejo Público es un programa de categoría con mucha gente buena y hay que estar al lado de gente buena para aprender.

¿Prefiere ser reportero o tertuliano?

Mucho más reportero. Estoy descubriendo que lo de preguntar y callarte es una maravilla, y el otro que se busque la vida… Yo creo que para preguntar y escuchar no hace falta ser periodista.

Cayetano y usted explotan la finca de Ronda, el Recreo de San Cayetano, donde está enterrado Orson Wells, como finca rural, ¿Qué tal va este negocio?

Seguimos pero queremos darle un cambio, actualmente se alquila pero queremos cambiar eso y que se visite porque es muy bonita de enseñar, es el legado de mi familia.

Se ha publicado que está en venta, ¿Es así?

No, no se vende. Pero vamos, que aquí a la venta está todo, lo único es que tendríamos que ponernos de acuerdo en el precio, pero esa casa… nos costaría. Es la casa de mi bisabuelo, donde nació mi abuelo, donde nos hemos criado, es nuestro legado y además es una casa con un encanto especial y tiene mucha historia. Creemos que es una casa muy bonita para conocerse por eso queremos que en vez de que se alquile que se visite. Nosotros ya vamos muy poco y la cosas están para utilizarlas.

También eres el empresario que gestiona la Plaza de Ronda, ¿qué significa para usted esta plaza? ¿Prefiere Ronda o la Maestranza?

No tiene nada que ver. Ronda es mi casa, la Goyesca es única, es el premio, el sueño, es la corrida que todos queremos torear al menos una vez en la vida. Sevilla es la catedral y Madrid la importancia.

En cuanto al mercado del Barranco en Sevilla, abierto en 2014, ¿qué balance podría hacer y qué perspectiva de futuro ve?

El balance es muy bueno, estamos muy contentos porque hemos conseguido un equilibrio bastante bueno en calidad/precio. El sitio del mercado es único, al lado del puente de Triana, en la ladera del río… no existe un sitio igual en Sevilla. Hay una inmensa afluencia y cada día se utiliza para más eventos y tiene una proyección importante.

Va a lanzar un proyecto de hamburguesas de carne de angus, ¿En qué consiste? ¿Lo pone en marcha solo o ya tiene socios?

Es un proyecto y está a punto de caramelo. Tengo tres socios. Dentro de nada podréis encontrar hamburguesas de angus «Don Angus».

También le ha tentado la vinicultura...

Soy socio de una bodega, el vino se llama Acontia.

De todas estas actividades que hace ahora, ¿Con cuál disfruta más?

De lo que más disfruto es de estar con mi familia y mis amigos, el resto…, yo he sido un currante toda la vida y no me preocupa trabajar. Con el programa de Experiencia del Trébol disfruto mucho porque enseño lo que es mío, mi vida.

¿Hay algo en la vida más difícil que el toro?

Para mí cualquier cosa es más difícil que el toro.

Ampliar la familia

Francisco Rivera y Lourdes Montes contrajeron matrimonio religioso en julio de 2014, diez meses después de su enlace civil. En agosto de 2015 nació su primera hija, Carmen, y el propio diestro confirma a ABC que están buscando ya su segundo hijo. «Ya depende de Dios», afirma.

Todo esto en cuanto a su vida profesional de ahora pero por su parte Lourdes, pasa de abogada a diseñadora y ahora ¿Ha dejado la moda nupcial por los vestidos de flamenca?

Sigue haciendo trajes de novia pero está muy volcada en los trajes de flamenca. Eso es lo que ha visto en su casa porque su abuela cosía trajes de flamenca y ahí ella se encuentra muy cómoda. Ahora ha creado la marca Miabril con Rocío Terry y está muy ilusionada. Es una mujer maravillosa que lleva todo con mucha pasión y mucha fuerza, se ocupa de la niña, de mí, de la casa…

¿Piensan ampliar la familia?

Sí, estamos en ello, ya depende de Dios.

¿Ha resuelto ya la polémica con Eugenia por las fotos de Tana?

De este tema no voy a comentar nada.

¿Tiene más miedo ahora de no enfrentarse a un toro nunca más en su vida que cuando tenía uno delante? ¿lo echa de menos?

Ahora mismo lo llevo bien porque acaba de terminar la temporada y estamos en época de vacaciones pero el año que viene cuando empiecen a salir los carteles y yo esté en el campo entrenando lo voy a echar de menos. Me voy a plantear (no a corto plazo) ir a festivalitos que eso me ayudará a quitarme el gusanillo. Pero evidentemente el toro… esa sensación, no se te olvida nunca, lo voy a echar de menos siempre. No es sólo adrenalina, es responsabilidad, es enfrentarte a tus sueños y a tus miedos. Los miedos los conviertes en algo positivo y sobre todo la unión entre el toro y uno mismo… eso no se puede explicar.

¿A su hija Carmen le gustan los toros? ¿Dejaría que fuera torera?

Le encantan. Yo dejaría que luchara por sus sueños pero no creo que quiera ser torera.