Isla Mágica volvió a celebrar ayer la fiesta de Halloween
Isla Mágica volvió a celebrar ayer la fiesta de Halloween - Raúl Doblado
Tradición

La fiesta de Halloween cada vez se encuentra más arraigada en el calendario lúdico de Sevilla

Muchos dependientes de tiendas, monitores de gimnasio o camareros de bares utilizaron alguna máscara o maquillaje para celebrar esta tradición anglosajona

SevillaActualizado:

Papá, feliz día de Halloween». Joaquín, de tres años, despertó así ayer a su padre en un domicilio sevillano poco familiarizado con la liturgia anglosajona de esta celebración. Pese a la distancia emocional que muchas familias sevillanas siguen guardando con una fiesta que se percibe como un barbarismo, lo cierto es que Halloween se ha consolidado como una cita inexcusable en el calendario lúdico local, especialmente entre la prole más joven.

La gran mayoría de los colegios y guarderías que no celebraron ayer la festividad con disfraces, y la moda se extendió entre todo tipo de establecimientos: no fueron pocos los dependientes de tiendas, monitores de gimnasio, camareros de bares o personal de oficina que utilizaron alguna máscara o maquillaje para cumplir con el rito.

En la calle Halloween volvió a celebrarse con la intensidad de otros años, aunque el tiempo, con lluvias hasta media tarde y un intenso frío, no acompañó a la celebración. Desde primera hora de la tarde se podían ver grupos de niños por la ciudad llamando a las puertas de sus barrios para plantear la duda entre truco o trato.

Una opción para los más pequeños fue desplazarse hasta Isla Mágica, que en los últimos años se ha convertido en un lugar de referencia en esta celebración. Hasta el próximo lunes, el parque temático cambia su dinámica de actividades para adecuarla a esta celebración, e incluye espectáculos para todas las edades. Juegos, actuaciones y pasacalles se suceden durante toda la jornada con el terror como hilo conductor.

El Acuariotambién se llena de monstruos hasta el próximo domingo para celebrar Halloween, con diversas actividades enfocadas a los más pequeños. Los visitantes podrán jugar a encontrar varias calabazas escondidas en los tanques del acuario, y entre los participantes que las encuentren se sortearan entradas.

Una opción para los más pequeños fue Isla Mágica, que se ha convertido ya en un lugar de referencia

Numerosos establecimientos ofrecían también actividades relacionadas con la celebración. Hard Rock Café, por ejemplo, mantiene durante todo el puente su desayuno Halloween, en el que los niños pueden disfrazarse para participar en los juegos, bailes, pintacaras y demás sorpresas.

Por otro lado, el sábado tendrá lugar en el Parque del Alamillo la cuarta edición de Halloween Monster Run Sevilla, una carrera popular para todas las edades a través de cinco kilómetros de recorrido terrorífico. Los participantes en esta carrera se irán encontrando con monstruos, fantasmas y otras sorpresas aterradoras a lo largo de un recorrido que deberán correr prácticamente a oscuras.

«Guerra» de pasteles

Por otra parte, los pasteleros andaluces reivindican la tradición de los dulces típicos por el Día de Todos los Santos, como son los buñuelos y los huesos de santo, por «ser sanos y estar ricos», frente al ‘boom’ de Halloween, una «moda» con «mucho azúcar».

Así lo señaló en declaraciones a Europa Press el presidente de la Federación Andaluza de Pasteleros, Francisco Vilches, quien también lamenta la llegada de otras costumbres a Andalucía como los panellets, un surtido de mazapanes más típico por la zona del Levante español.

Un padre lleva de la mano a su hijo disfrazado para Halloween
Un padre lleva de la mano a su hijo disfrazado para Halloween - Raúl Doblado

«Lo típico en Andalucía son los buñuelos con distintos rellenos, texturas y masas, los huesos de santo rellenos de crema de batata, boniatos o membrillo», resaltó Vilches, quien destacó que «aquí la tradición no se pierde».

Así, advirtió de que los fondant llegados de Estados Unidos, las galletas de Halloween y cupcakes son «una moda» sobre todo para «un perfil más joven», pero «la gente de 40 años para arriba mantiene las tradiciones». Además, llamó la atención sobre la cantidad de azúcar y las pocas vitaminas que este tipo de pastelería contiene. «Nosotros fabricamos alimentos de una manera divertida», garantiza.

Polémicas aparte, lo cierto es que, guste o no, la festividad de Halloween tiene ya su sitio reservado en el calendario lúdico local, por mucho que a más de uno la idea le cause terror.