Juan González-Barba, en la embajada de España en Turquía
Juan González-Barba, en la embajada de España en Turquía - ABC

El embajador de España en Turquía, sobre la muerte de Khashoggi: «A veces la realidad supera a la ficción»

El diplomático Juan González-Barba acaba de publicar una novela negra ambientada en Sevilla, su ciudad natal

SevillaActualizado:

Juan González-Barba (Sevilla, 1966) acaba de ser nombrado embajador de España en Turquía y Georgia. Ahora espera también el placet para serlo en Azerbaiyán. Ingresó en la carrera diplomática en 1991 y desde entonces ha trabajado en las embajadas de Sudáfrica, Sudán, Grecia y Bruselas. Además, ha sido representante en el grupo internacional de apoyo a Siria entre 2016 y 2017, y es analista para cuestiones de ese conflicto, así como temas de yihadismo. Además de diplomático es escritor. En su primera novela usó su experienciaen las embajadaspara escribir «El corresponsal en Oriente Medio». Ahora acaba de publicar su segunda novela, de género negro, ambientada en su ciudad natal, en cuya trama aparece un yihadista: «Y la luna tocó el mar bajo Sevilla».

Desde septiembre de 2018 es embajador de España en Turquía y Georgia. ¿Cómo se vive en Ankara?

Llevo poco más de un mes pero puedo decir que Ankara es una ciudad que tiene el tamaño de que Madrid, es cómoda y se llega rápido a los sitios. Tiene un clima que puede recordar al de León. Yo he vivido mucho tiempo en Castilla y Ankara tiene algo de familiar. La gente es amable en general. A los españoles nos quieren mucho en Turquía y tenemos muy buena imagen, aunque no sólo en este país. En África y Oriente Medio, ser español es un plus.

Turquía quiere entrar en la UE. ¿Lo veremos en un medio o largo plazo?

Turquía tiene que cumplir requisitos y la Comisión Europea supervisar y fiscalizar el proceso de adhesión. La posición del Gobierno de España es que Turquía, si cumple los requisitos, es un candidato igual de válido que otro.

Ángela Merkel no quiere a Turquía como miembro de la UE.

Bueno, no lo ha dicho de esa manera, como sí lo han hecho dirigentes de otros países pequeños de Europa. Al final, Los dirigentes y las circunstancias cambian y éste es un proceso a largo plazo, no de hoy para mañana. Hay que pensar que Turquía tiene 80 millones de habitantes y, si ingresa en la UE, sería el país más habitado de la UE, ya que además tiene una tasa de natalidad más elevada que la de los alemanes.

Ha llegado a Turquía como embajador de España en un momento delicado, coincidiendo con el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi. Imagino que la delegación diplomática en Turquía estará consternada.

Sí, pero no sólo la comunidad diplomática, también la comunidad internacional. Más allá de que el asesinato haya sucedido en una sede diplomática, la cuestión es cómo ha sucedido y que él era corresponsal de un gran periódico americano, por lo que ha tenido una gran repercusión.

¿Con diplomacia se puede resolver un asunto de este calibre?

De este y otros calibres. Si no se revuelven los asuntos con diplomacia y negociaciones, sólo caben dos opciones en el ámbito internacional: acciones judiciales y no todo puede resolverse recurriendo al juez; o actuaciones violentas. La última de las opciones es la peor y la que tenemos que evitar.

Un asesinato en una delegación diplomática. ¿Daría juego para una novela negra como la que has escrito?

Hay veces que la realidad supera a la ficción. Si esa realidad ha sucedido, más bien tendría que ser objeto de un libro o de una investigación periodística.

Y nosotros necesitamos vender nuestras corbetas a Arabia Saudí. ¿A veces es difícil compaginar la política, la diplomacia y los negocios?

Hay que buscar un equilibrio entre los valores y los intereses. Ese equilibrio no es fácil de buscar porque hay una parte de la población que quiere hacer más hincapié en los valores y otra en los intereses. Corresponde a cada gobierno y en cada circunstancia buscar ese equilibrio que no va a contentar a todos porque no se puede hacer una política exterior basada sólo en valores ni sólo en intereses.

Están llegando a diario cientos de migrantes a nuestras costas, muchos de ellos menores de edad, procedentes de Siria, Marruecos, Libia... ¿Qué debe hacer España y Andalucía?

Lo que hay que preguntarse es qué puede hacer Europa porque la respuesta sólo puede ser europea. Es un reto que nos concierne a todos los europeos. Ahora el foco está en España pero estuvo antes en Italia y Grecia. En términos teóricos, hay consenso acerca de la necesidad de combatir las organizaciones de traficantes de personas; la necesidad de la integración de los migrantes legalmente asentados en un país y el fomento del desarrollo de los países de origen, en su dimensión económica, social, igualdad de género, formación de los cuadros policiales y judiciales... Es una estrategia en la que toda la comunidad internacional se juega mucho en ello.

Juan González-Barba nació en Sevilla, donde estudió Derecho antes de acceder a la carrera diplomática
Juan González-Barba nació en Sevilla, donde estudió Derecho antes de acceder a la carrera diplomática - ABC

Una caravana de migrantes con 7.000 personas va hacia Estados Unidos. Los fenómenos migratorios se están convirtiendo en el gran dolor de cabeza de muchas naciones desarrolladas.

Eso es consustancial a la historia de la humanidad. Ahora es más visible porque hay medios de transporte que antes no existían pero al mismo tiempo hay una comunidad internacional representada en Naciones Unidas, que tiene entre sus objetivos la correcta gestión de los flujos migratorios...

Pues Italia ha roto la baraja y dice que no admite más inmigrantes. ¿Cómo puede eso afectar al futuro de la UE?

Es que ese es uno de los problemas que hay porque al ser un problema europeo exige una solidaridad europea.

Europa negoció con Turquía abrir campamentos para acoger a más de 3,5 millones de migrantes sirios, a los que da asistencia, educación... ¿Los campamentos de migrantes son una solución al problema?

No es una solución total pero todos hemos salido ganando con ese acuerdo entre la Unión Europea y Turquía. Esos refugiados se han quedado en Turquía pero esperemos que en breve haya una solución política y regresen a sus casas si se normaliza la situación en Siria.

Una mirada a Europa permite ver que hay guetos y barrios segregados de migrantes.

Aunque hay barrios con mayor concentración de migrantes en España, en nuestro país la integración de los migrantes ha sido más exitosa porque no se han producido guetos.

Ha investigado y escrito mucho sobre el yihadismo y la aparición de Daesh. ¿Los andaluces debemos estar preocupados teniendo en cuenta que en su día Al Qaeda reclamaba Al Andalus?

Los andaluces debemos estar igual de preocupados que el resto de europeos y musulmanes. No podemos olvidar que el mayor número de víctimas de Daesh está entre los propios musulmanes. La cantidad de personas a las que ha matado Daesh en Siria o Irak es infinitamente superior a las que ha asesinado en territorio europeo. Lo peor que se puede hacer es pensar que esto es un problema ajeno, que viene de la radicalización del Islam, porque no es correcto. En las grandes religiones abrahámicas, que parten de libros sagrados, todo es cuestión de interpretación. Si vemos algunos pasajes de la Biblia, ¡con qué violencia se las gastaban! Tenemos que estar preocupados, pero debe ser una preocupacion compartida con todos y es importante no responsabilizar a alguien en exclusiva de lo que está pasando.