La chica que ha denunciado el acoso entró a trabajar en el hotel por un periodo de tres meses
La chica que ha denunciado el acoso entró a trabajar en el hotel por un periodo de tres meses - Fotolia
Sucesos

El dueño de un hotel del Aljarafe, a juicio por abalanzarse sobre una camarera y besarla

Un juzgado envía a juicio por acoso sexual al directivo que ofreció subirle el sueldo 600 euros a la joven mientras la abrazaba y besaba en la cara y en la oreja

Actualizado:

El dueño del hotel se abalanzó sobre una empleada, la besó en la cara y en la oreja y quiso ofrecerle dinero a cambio de sus favores. Ha ocurrido en un hotel de un municipio cercano a Sevilla y el empresario y el director del hotel irán a juicio por acoso sexual.

Un juzgado de instrucción de Sevilla ha dictado un auto de apertura de juicio oral contra el propietario del establecimiento J.L.B.C y contra el director del mismo, J.L.B.C como cooperador necesario por un supuesto delito de acoso sexual. En su escrito, al que ha tenido acceso ABC, el juzgado, que ha terminado la instrucción del procedimiento pide al fiscal que presente escrito de calificaciones solictando las penas que considere necesarias.

Según el relato del magistrado, los hechos se produjeron entre agosto y septiembre de 2016 cuando la joven, A.V.N., que había entrado a trabajar en el hotel con un contrato de tres meses como empleada de recepción y camarera de apartamento, vino sufriendo «una situación de acoso por parte del propietario del hotel».

Le dijo que tenía mucho dinero

En este sentido, el empresario, tras decirle que disponía de «mucho dinero» le pidió que dejase a su pareja para que entablase una relación sentimental con él, «dándole un abrazo cariñoso el día 30 de agosto de 2016».

Días después, el 11 de septiembre, el hombre insistió en sus propósitos diciéndole que «había soñado con ella, que la quería y que quería casarse con ella». Le dijo que le iba a subir el sueldo en unos 600 euros mensuales por sus méritos. Y luego empezó a tocarle la cara y el brazo en tono cariñoso. «Y a pedirle que le sonriera a la vez que le sacaba 150 euros y los ponía encima de la mesa».

Sin embargo la joven rechazó esa cantidad que le ofrecía y dijo que se iba. Pese a ello J.L.B.C. insistió en que la quería mucho «abalanzándose sobre ella y abrazándola fuertemente con besos en la cara y en la oreja a la vez que solicitaba que lo besara». Como pudo la joven se marchó del lugar mostrándose bastante nerviosa ante una compañera de trabajo y teniendo que acudir al día siguiente aun centro médico al presentar una crisis de ansiedad.

Le ha provocado ansiedad

Tras presentar un parte de baja al día siguiente y denunciar los hechos ante la Guardia Civil, se entrevistó con el director del hotel que le dijo que si seguía adelante con la denuncia, sería despedida y si la retiraba al día siguiente volvería a trabajar. Como se negó, recibió al día siguiente un correo electrónico en el que se le notificaba su despido. Desde entonces, la joven viene sufriendo «una sintomatología de carácter ansioso depresivo y manifiesta trastornos de sueño y apetito, temor, inseguridad y sentimientos de culpa e inferioridad que han disminuido su funcionalidad ocupacional y social».

El letrado que ha defendido a esta trabajadora, Francisco de Borja Ortas Luceño, de la firma «Bidón Abogados», ha recordado que la mujer ha necesitado tratamiento en el área de salud mental.