La Avenida del Cid, entre la Universidad y el Prado, es una de las más transitadas de Sevilla - Raúl Doblado
Urbanismo

El Ayuntamiento de Sevilla tramita un aparcamiento «robotizado» bajo la Glorieta del Cid

El proyecto tendrá tres plantas, con 394 plazas para turismos, y cuenta con una inversión de 15,3 millones de euros de la empresa Dibein

SevillaActualizado:

Será un aparcamiento como los que hay en Manhattan, con los coches estacionados en vertical gracias a un robot que los eleva y los distribuye como un tetris. La empresa Dibein, especializada en este tipo de parkings, ha presentado ya el proyecto al Ayuntamiento, que ha incoado el expediente de tramitación para ejecutarlo en los próximos meses dentro del plan municipal de aparcamientos que promueve el gobierno de Juan Espadas. En este caso, la zona elegida por los promotores es la antigua Pasarela, bajo la Glorieta del Cid, ya que esa infraestructura daría servicio a la Universidad y a los juzgados del Prado.

El aparcamiento más cercano a esa zona saturada es actualmente el de la Avenida de Roma y el de la Puerta de Jerez, pero los coches se siguen hacinando en la explanada que hay junto a la Universidad y en las calles que la rodean, por lo que el estudio realizado por el Ayuntamiento indica que ese lugar de la ciudad necesita descongestionar los estacionamientos.

Ubicación del aparcamiento bajo la Glorieta del Cid
Ubicación del aparcamiento bajo la Glorieta del Cid - ABC

La empresa Dibein ha implantado ya su sistema semiautomático de aparcamiento, denominado «Lift Slide Park», en muchas ciudades de Europa a través de acuerdos con socios de cada destino y se implantó fundamentalmente en la Costa del Sol cuando se fundó hace 12 años, donde ha ejecutado su modelo de montacoches y plataformas giratorias en garajes privados, fundamentalmente en casas de coleccionistas de coches de lujo. Pero también tiene aparcamientos públicos en Mallorca, Zaragoza y Pamplona.

La propuesta que ha realizado en Sevilla para la Avenida del Cid tiene una inversión de 15,3 millones de euros para tres plantas. En ellas habrá espacio, gracias a este sistema robotizado, para 394 plazas para turismos. Seis de ellas, además, tendrán cargadores para vehículos eléctricos, aunque este número será ampliable en función de la demanda. También habrá espacio para 40 motos.

Distribución de las distintas plantas del aparcamiento
Distribución de las distintas plantas del aparcamiento - ABC

La primera planta, que será en su mayor parte de estacionamiento convencional, tendrá también cinco cabinas robotizadas, mientras que la segunda -con 174 plazas- y la tercera -con 173- son completamente robotizadas. El usuario tiene que dejar el coche en una de las cabinas de arriba, que funciona como un ascensor, y a partir de ahí el sistema se encarga de bajarlo y aparcarlo en una batería que hacina tres coches en altura. Luego, para retirarlo, se solicita a través de una aplicación tecnólogica y el robot devuelve el vehículo a la cabina en la que se depositó.

El 80 por ciento de las plazas será para aparcamiento de rotación, mientras que el 20 por ciento restante se cubrirá con abonos destinados a vecinos de la zona. La empresa ya ha solicitado el informe de compatibilidad urbanística a la Gerencia de Urbanismo y, si este dictamen es favorable, se otorgará la licencia de obra para empezar a ejecutar la infraestructura.

Los vehículos se apilan en las distintas plataformas de manera automática
Los vehículos se apilan en las distintas plataformas de manera automática - ABC

Esta iniciativa se encuadra en el plan impulsado por el Ayuntamiento para ampliar la oferta pública de estacionamiento en el Centro, donde los problemas se han multiplicado en los últimos años. El área de Movilidad que dirige el concejal Juan Carlos Cabrera ya ha tramitado dos parkings más, aunque todos en el perímetro del caso histórico por exigencia del Plan General de Ordenación Urbana.

Otros dos nuevos parkings

El primero de los parkings está previsto en la calle Torneo, donde hay un proyecto de rehabilitación del acerado para convertirlo en un bulevar bajo el cual habrá un aparcamiento que llegue hasta la zona de la Barqueta y dé cobertura a los barrios de la Alameda y San Vicente, actualmente en situación límite por falta de plazas.

El segundo de los proyectos se ejecutará en el subsuelo de la calle Marqués de Paradas con 358 plazas. La promotora es la empresa Dornier, que ya gestiona aparcamientos rotatorios y de zona azul en muchas ciudades españolas a través de su firma Empark y que ha presentado un proyecto que pretende dotar de más plazas a la zona del Museo. En ambos casos, ya están en marcha los estudios de ingeniería y está prevista una inversión total de 14 millones, cinco en Marqués de Paradas y nueve en Torneo.

La superficie prevista para el de Marqués de Paradas es de 3.100 metros cuadrados, pero con cuatro plantas, mientras que el de la Barqueta sólo tendría una planta en el Paseo Juan Carlos I, a la altura de la Glorieta Duquesa de Alba, y tendrá 211 plazas.

Gracias a estos proyectos, el perímetro del Centro de Sevilla ganará más de mil aparcamientos en los próximos dos años y, además, el de la Glorieta del Cid estará adaptado para vehículos eléctricos. Dibein ha presentado los avales y está dispuesta a cumplir los plazos, por lo que ahora todo depende de la Gerencia de Urbanismo, donde los tiempos suelen ser lentos y, paradójicamente, chocan con la idea de construir en Sevilla uno de los aparcamientos más modernos de España.