Entrada a Mercasevilla en Sevilla Este, donde sólo podrá estar hasta 2020
Entrada a Mercasevilla en Sevilla Este, donde sólo podrá estar hasta 2020 - ABC

El Ayuntamiento planea adquirir el cien por cien de Mercasevilla

Espadas convoca un pleno extraordinario para el viernes con el objetivo de sumar apoyos y consumar su plan para evitar la liquidación. Una de las opciones es prescindir de Mercasa

ALBERTO GARCÍA REYES
SEVILLAActualizado:

La idea de trasladar Mercasevilla a terrenos del Puerto se sigue perfilando en el Ayuntamiento, de donde partió la iniciativa que ahora apoyan la sociedad estatal Mercasa, propietaria del 48 por ciento de las acciones, y los mayoristas del mercado.

Por esta razón, el alcalde, Juan Espadas, ha convocado para el próximo viernes un pleno extraordinario en el que se plantearán todas las medidas que quiere promover el gobierno de la ciudad para salvar la lonja, que se encuentra actualmente en quiebra tras la sentencia que le condena a pagar 22,5 millones de euros a la empresa Sando por incumplimiento de contrato, una losa que arrastra la compañía como consecuencia de la escandalosa gestión de la etapa de Monteseirín y Torrijos.

La intención, como ya adelantó este periódico, es acordar una fórmula para pagar la deuda y revitalizar el mercado central con nuevos equipamientos, algo que se podría lograr de dos maneras: pagando cada socio su parte correspondiente del concurso de acreedores y renovando las actuales instalaciones o trasladando la lonja a otro suelo y reinvirtiendo lo que se ingrese por la venta de los que ocupa en estos momentos.

Esta segunda opción es la que más fuerza tiene en estos momentos, pero con la variable del Puerto y no de la de Majarabique, que era el destino previsto cuando en 2006 se subastaron los terrenos de Sevilla Este en algo más de cien millones de euros.

Sin embargo, la relación entre los dos propietarios principales, el Ayuntamiento y Mercasa, es ahora mismo bastante tensa y no existe acuerdo, por lo que el alcalde ha decidido convocar un pleno extraordinario y buscar una solución consensuada con los demás partidos municipales, ya que la situación es límite y el problema tiene que estar resuelto antes de que caduque la actual concesión de los suelos en 2020.

Ahí es donde precisamente están las diferencias. Los terrenos son de titularidad municipal y fueron cedidos por el Ayuntamiento a Mercasevilla por un plazo de 50 años. Ahora Mercasa pretende que se vendan y que esos ingresos se queden en el mercado para las obras de reubicación en el Puerto, de manera que así se saldaría la deuda actual y se modernizarían las instalaciones. Pero el Ayuntamiento discrepa porque entiende que con esta fórmula Mercasa no aportaría nada.

No obstante, el presidente de la sociedad estatal, David Martínez, ha enviado una carta al alcalde en la que expone sus condiciones para solucionar el problema de manera definitiva. Y en esa misiva se indica que Mercasa está dispuesta a pagar su parte de la deuda, 10,3 millones de euros asumiendo la quita del 10 por ciento y una espera de tres años de la deuda concursal, siempre que el Ayuntamiento cumpla varias exigencias.

La primera de ella es la compra del paquete de acciones que tienen los mayoristas de frutas, un 0,1 por ciento del capital, para que la sociedad sea cien por cien pública. Para ello, el presidente plantea la posibilidad de llegar a un acuerdo con los operadores o, si esto no es posible, expropiarlas. «Mercasa tiene experiencia en otros mercas donde esta acción se ha implantado con éxito», recoge la carta, donde se explica que «actualmente, en 17 de los 23 mercas que integran la red, el capital es cien por cien público». Además, un análisis jurídico realizado por la firma Ontier habría avalado esta posiblidad en el caso de Mercasevilla.

El segundo requisito planteado es que el Ayuntamiento continúe con la prestación del servicio en las mismas condiciones técnicas y económicas en que se viene desarrollando, salvo en la modalidad de gestión, de modo que pase a efectuarse en régimen de gestión directa y, por tanto, con duración indefinida.

Igualmente, Mercasa indica que en caso de optar antes de los próximos dos años por una relocalización e inversión «en un merca del siglo XXI en Sevilla, las plusvalías de los terrenos permanecerán en la sociedad no revirtiéndose al Ayuntamiento, siendo este el mejor compromiso de los socios con Mercasevilla que, de esta forma, no se verá descapitalizada».

Por contra, «en caso de optar por mantener la actual ubicación e instalaciones» habría que promover «la recalificación urbanística de los terrenos actuales» porque en estos momentos, al tener la calificación de residencial, no se pueden hacer inversiones para la modernización de las instalaciones, sino sólo obras de mantenimiento.

Por último, Mercasa insta al mantenimiento de su actual participación en Mercasevilla, sin más aportaciones ni diluciones. Es decir, mantendría su 48,5 por ciento del capital. Pero aquí es donde el gobierno socialista mantiene importantes diferencias con la sociedad del Estado.

En la Plaza Nueva piensan que si Mercasevilla se queda donde está y Mercasa paga su parte de la deuda habrá acuerdo. Pero si la mejor solución es trasladarse al Puerto, donde ya están perfilados los terrenos, la venta de los actuales suelos de la lonja sufragaría toda la losa, de manera que Mercasa no aportaría nada. Por lo tanto, la única salida para que esta opción se llevara a cabo de forma justa, entienden en el Ayuntamiento, sería que el Estado pagara su parte de la deuda con sus acciones. Es decir, que la propiedad de Mercasevilla pasase a ser exclusivamente municipal.

Plusvalías

Esta posiblidad está sobre la mesa y pasaría por adquirir el paquete accionarial de Mercasa con las plusvalías obtenidas por la venta de los terrenos, que son del Ayuntamiento. Por eso, el gobierno no aprueba que desde Madrid se le imponga que este dinero revierta sólo en la lonja y no engrose las cuentas del Consistorio, ya que se entiende que el coste del traslado y construcción de las nuevas instalaciones es bastante inferior a los ingresos que se obtendrían por los suelos y eso permitiría evitar la liquidación del mercado, modernizarlo y, además, solucionar otros problemas económicos del Ayuntamiento.

Los términos del acuerdo plenario que ofrecerá el gobierno municipal el próximo viernes todavía no están culminados, pero la situación es ésta y, sea cual sea el texto definitivo, el objetivo es acordar una solución unánime para la lonja.

La opción del traslado al Puerto tiene muchos apoyos, tanto dentro del propio Ayuntamiento como fuera. La Autoridad Portuaria, los mayoristas, Mercasa y los agentes económicos de la ciudad apuestan por esta alternativa, que fue planteada por Juan Espadas hace meses en el consejo de administración de Mercasevilla y que beneficia tanto a la lonja como al Puerto, ya que la primera se aprovecharía de las infraestructuras ferroviarias y fluviales y el segundo acogería otra actividad industrial de primera magnitud. El viernes se decidirá todo.