Antonio Castro es el máximo responsable del hospital Virgen Macarena desde 2017
Antonio Castro es el máximo responsable del hospital Virgen Macarena desde 2017 - Raúl Doblado

Antonio Castro, director del hospital Virgen Macarena: «Es prioritario quitar las habitaciones con tres camas»

Antonio Castro, director gerente de este centro sanitario, reconoce que hay 5.000 personas en lista de espera para operarse

SevillaActualizado:

Desde 2017, el médico de Familia Antonio Castro (Sevilla, 1973), es director gerente del Hospital Virgen Macarena, un centro sanitario con un presupuesto de 300 millones de euros anuales, casi 900 camas y 5.000 trabajadores, de los que 1.000 son médicos y 2.500, enfermeros. Castro trabajó algunos años como médico hasta que descubrió que lo suyo es la gestión. De hecho, desde 2002 ha trabajado como gestor en los hospitales Puerta del Mar de Cádiz, así como en el Virgen del Rocío, Virgen Macarena y Valme, en Sevilla. Castro destaca que este hospital, centro de referencia para cirugía cardiaca y torácica; implantes cocleares bilaterales; esclerosis múltiples o tumores oculares, tiene ante sí varios retos, entre ellos: eliminar las habitaciones de tres camas, reducir sus listas de espera quirúrgica (actualmente en unas 5.000 personas) y adaptar el centro al envejecimiento de la población.

Tras recuperar el horario de 35 horas semanales y con las nuevas contrataciones, ¿tiene déficit de personal el Hospital Virgen Macarena?

Está adaptada a la demanda y crece con el Plan de Alta Frecuentación, en diciembre.

¿Por qué se siguen cerrando camas en verano o Navidad si después se colapsan las urgencias?

Más allá de algún día puntual, eso ha cambiado mucho. El Hospital Virgen Macarena no tiene a pacientes en los pasillos. Eso lo recuerdo de cuando yo era chico. Aquí se cambiaron los circuitos.

Nos vendieron en Sevilla la fusión del Hospital Virgen del Rocío y Macarena como la panacea y después se enterró el proyecto.

(Risas) La fusión tal y como estaba planteada no estaba bien orientada. Las fusiones dependen del uso que se les dé. La colaboración es necesaria, imprescindible hoy en día, cuando todos trabajamos en red. La fusión es buena si vamos a homogeneizar, pero una fusión por absorción no lo quiere nadie porque se asocia con las fusiones de bancos y empresas.

¿La sanidad pública andaluza es la joya da la corona, como dice Susana Díaz, presidente de la Junta?

Sí (risas). Ya se hacen bromas con esa frase. Es la joya de la Corona porque no hay una persona en Andalucía que necesite una atención sanitaria que no la tenga, aunque tenga la enfermedad más rara, más complicada o la más simple. Eso es la grandeza de este sistema sanitario, que tenemos gracias a los impuestos que pagamos todos porque la comunidad destina una parte importante de sus ingresos para mantener este servicio público.

El director gerente del Macarena cree que hay que adaptar todos los hospitales porque la mayoría de pacientes son hoy añosos y con múltiples patologías
El director gerente del Macarena cree que hay que adaptar todos los hospitales porque la mayoría de pacientes son hoy añosos y con múltiples patologías - Raúl Doblado

Sin embargo, Spiriman movilizó en Granada hasta 100.000 personas ¿No cree que esas personas tenían razón para movilizarse?

No digo que no tengan razón. En salud siempre ha posibilidad de mejorar. Hay que mirar el contexto en el que se movilizaron esas personas: una ciudad saliendo de una crisis económica en la que la gente lo ha pasado muy mal y, encima, hay un caldo de cultivo, peor o mejor entendido, porque se iba a crear uno de los mayores complejos hospitalarios de Europa, superando en tamaño al Virgen del Rocío. Es cierto que hay un descontento generalizado, una necesidad de recursos que hizo que se paralizaran inversiones públicas... Fue un caldo de cultivo, aparte de un descontento que caló, pero no lo extrapolaría al resto de Andalucía.

Pero Spirimiman ha movilizado también a muchos ciudadanos «cabreados» con los recortes sanitarios en Huelva o Sevilla. ¿No demuestra eso insatisfacción?

Puede haber insatisfacción en general pero los indicadores después te dicen otra cosa. De hecho, la encuesta de satisfacción del Hospital Virgen Macarena está en un 8,6.

En Europa hay una media de 514 camas por cada 100.000 habitantes. ¿Cuál es la ratio de camas del Virgen Macarena teniendo en cuenta que atiende a 480.000 habitantes?

—Unas 185 camas por cada 100.000 habitantes. Pero el tema no es eso, sino tener camas cuando falten.

Cuando era presidente, Manuel Chaves anunió que quitaría las habitaciones de hospitales con tres camas. Manuel Romero, otrora director gerente de los hospitales Virgen del Rocío y Virgen Macarena, anunció que lo haría en 2016. ¿Quedan algunas aún?

Tenemos habitaciones con tres, dos y una cama, pero su uso va en función de las necesidades asistencias y de la época de año. Antes del verano teníamos 136 habitaciones con tres camas y, tras las obras acometidas, hemos pasado a tener 97. Tenemos 83 habitaciones individuales y el resto son de dos camas.

¿Cuándo prevé eliminar las habitaciones de tres camas?

Quitarlas es una prioridad pero no quiero dar una fecha porque eso necesita una obra importante y muchas veces no depende de uno, sino de las circunstancias, de que haya crédito suficiente... Las obras que estamos haciendo en verano están orientadas a quitar habitaciones de tres camas.

Listas de espera

En 2017 había 4.852 personas esperando una media de 68 días una operación en el Hospital Virgen Macarena.

Ahora estamos entre 4.800 y 5.000, pero también hay que decir que cada año tenemos más de 700.000 consultas, 38.000 intervenciones quirúrgicas, 40.000 ingresos, casi 200.000 urgencias... ¡Claro que hay gente que, por circunstancia su proceso, se ha torcido! No lo voy a negar. Es verdad que hay que mejorar, que hay que dar una respuesta más cercana, pero también es verdad que tenemos una población que accede fácilmente a cualquier tipo de intervención, se le hace muchos estudios diagnósticos...

¿A cuánto asciende vuestra lista de espera para pruebas diagnósticas?

Nosotros intentamos dar respuesta en 30 días si es la primera vez. Las otras citas van asociadas a su revisión de consulta.

Pero las listas de espera quirúrgicas se habrían reducido con el Hospital Militar, cerrado desde 2004.

O no. La provincia de Sevilla tiene cinco hospitales -Osuna, San Juan de Dios en Bormujos, Valme, Virgen del Rocío y Macarena- para una población de 1,6 millones de personas. ¿Hace falta otro hospital? Eso son decisiones que van asociadas al modelo que tú quieras porque si estamos intentando que la gente venga lo menos posible al hospital y que sólo ingrese cuando tenga un proceso agudo, vamos a un modelo diferente.

El decreto de cumplimientos de plazos es controvertido porque hay quien denuncia la existencia de triquiñuelas para saltárselo. Por ejemplo, si no hay cardiólogos suficientes, se derivan a internistas y así se cumple el tiempo reglamentario.

Eso no pasa en el Hospital Virgen Macarena.

¿Qué le parece que el SAS cite a un paciente a las 2 de la madrugada para una ecografía abdominal?

(risas) Permítame que no le conteste porque no ha pasado en mi área sanitaria y sólo sé lo que he leído en Prensa.

Reforma del hospital

El Hospital Virgen Macarena data de 1974. Los pacientes envejecen... y los hospitales también.

Yo no voy a decir que no pero todos los años dedicamos a mantenimiento y actualización del hospital entre 3 y 4 millones de euros. Hemos hecho una UCI pediátrica nueva y quirófanos inteligentes para retransmisiones de intervenciones a distancia, somos centro de referencia en Andalucía. Además, este hospital va a experimentar cambios con obras de mantenimiento, reforma y adaptación.

Parece que la niña bonita del SAS es el Virgen del Rocío y que el hospital Macarena es el «segundón».

Esa es la imagen que se tiene y que tenemos que cambiar porque este hospital tiene personalidad propia y no depende de otro. Además, siempre hay esa dualidad Sevilla-Betis, Hospital Virgen del Rocío-Hospital Virgen Macarena. El Virgen del Rocío es más grande y luce más pero nosotros tenemos la cartera de servicios completa y somos el tercer hospital de Andalucía, estamos al nivel del Reina Sofía de Córdoba, del Virgen de las Nieves de Granada o del Regional de Málaga. Lo importante es que los hospitales de la ciudad seamos complementarios. Nuestra población adscrita es de casi 500.000 personas pero somos de referencia para cirugía cardiaca y torácica de todo Huelva y el Hospital de Valme; en implantes cocleares bilaterales y tumores oculares de niños y adultos, en esclerosis múltiple...

¿Qué ha sido del plan de ampliación del hospital usando parte del edificio de la Facultad de Medicina?

Había un programa muy antiguo pero se abandonó. Es difícil que este hospital crezca porque está limitado físicamente. Hemos llegado con la Universidad de Sevilla a un acuerdo para la cesión de los aularios con el fin de hacer el hospital de día de Oncología.

«Sintechos» en la sala de espera de Urgencias

El Hospital ha quedado cerca de zonas con bolsas de pobreza y en las Urgencias se cuelan a dormir los «sintecho». Este invierno uno de los indigentes violó a una «sintecho».

Ese incidente fue muy desagradable. El problema de los «sintecho» no lo vamos a obviar porque además la Prensa está dando cuenta de las quejas en el Pumarejo, la Macarena... Los centros hospitalarios están abiertos las 24 horas al día, los 365 días al año, y cualquier puede entrar a que lo atiendan. Los «sintecho» vienen y aprovechan eso para pasar la noche en la sala de espera. Cuando se les pregunta, dicen que están esperando a que les atiendan. Hemos reforzado una comisión de seguimiento con el Cecop y el Ayuntamiento para identificarlos, intentar que no provoquen altercados y ofrecerles reubiación en servicios municipales.