Imagen captada por el helicóptero de Vigilancia Aduanera en la que se ven a los narcos transbordando la droga
Imagen captada por el helicóptero de Vigilancia Aduanera en la que se ven a los narcos transbordando la droga - ABC
Narcotráfico

Una alianza de clanes de narcos para introducir cargamentos de hachís por el río Guadalquivir

La Guardia Civil detiene a integrantes de tres familias de Sevilla, Isla Mayor y Chipiona que se aliaron para explotar esa ruta fluvial de la droga

SevillaActualizado:

La Guardia Civil daba este viernes por concluida, a falta de alguna detención residual, la operación que puso patas arribas, una vez más, la localidad sevilla de Isla Mayor el pasado mes de febrero; una población situada en plena ruta del hachís que entra desde África a Europa por el río Guadalquivir. Tras la redada sólo trascendieron algunos datos de un operativo que resultó ser de más calado. Los agentes no iban sólo detrás de un clan local, conocido como los Maríos. La investigación afectaba a dos grupos familiares más, con base en Sevilla y Chipiona. En total 32 detenidos y una tonelada de hachís requisada.

La Guardia Civil, de la mano de la Agencia Tributaria, han remontado el río Guadalquivir con sus pesquisas y han arrestado a los integrantes de tres clanes que colaboraban en la introducción de grandes alijos de hachís. Por un lado, la familia de Chipiona ofrecía guarderías a los narcos para esconder la mercancía que llega desde África. En la localidad gaditana, los traficantes suelen recurrir a las zonas de cultivo y a los invernaderos para esconder los fardos de hachís.

La logística era competencia de los Maríos, un conocido clan de Isla Mayor que ya fue desmantelado hace 14 años por el mismo delito. Sin embargo, como suele ocurrir con los traficantes, la mayoría regresa al negocio tras pasar por la cárcel. Este clan se encargaba de poner las embarcaciones (planeadoras) que cruzan a toda velocidad el Estrecho. Además disponen de naves y un embarcadero en el municipio ribereño desde donde botaban las naves y las ocultaban a su regreso.

La infraestructura que tiene esta organización es importante. Los agentes se han incautado de cinco embarcaciones neumáticas y hasta un camión tráiler que utilizaban para los traslados de las embarcaciones.

A pesar de la inversión en recursos policiales, en una investigación que ha durado casi medio año, de los 32 detenidos sólo seis han sido enviados a prisión preventiva

La tercera organización investigada tiene su base en la barriada de Palmete. Se les conoce como los Granaínos porque sus orígenes están en esa provincia andaluza. Sus miembros acumulan antecedentes por delitos contra la salud pública. En 2010 uno de sus integrantes fue detenido por la presunta implicación en el homicidio de un traficante argelino en Algeciras. Según fuentes de la Guardia Civil, este grupo es quien pone el dinero y adquiere la droga a los proveedores marroquíes. Los otros dos grupos operarían como subcontratas de los Granaínos.

La operación, bautizada con el nombre de Metales, arrancó con la incautación de una tonelada de hachís el pasado mes de enero en el río Guadalquivir. Los agentes interceptaban uno de los envíos de esta sociedad de clanes de la droga y ponía en marcha la primera de las tres fases que han ejecutado.

A pesar de los recursos policiales invertidos en una investigación que ha durado medio año, de las 32 personas detenidas sólo han acabado en prisión preventiva seis de ellas. En Isla Mayor los vecinos se preguntaban al día siguiente de la redada cómo la mayoría de los apresados en una redada que tomó literalmente por unas horas la localidad, volvía a pasear por sus calles como si no hubiera pasado nada.