Rechazo vecinal a un depósito de la grúa en Jardines de Hércules
Rechazo vecinal a un depósito de la grúa en Jardines de Hércules - M.J. López Olmedo

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, dice ahora que «no impondrá» un depósito de la grúa en Bellavista

Asegura que el área de Movilidad había hecho sólo «un análisis» y antes de iniciar el expediente «se sentó con los vecinos»

SevillaActualizado:

El alcalde de Sevilla, el socialista Juan Espadas, ha mantenido este jueves reuniones con los vecinos de los Jardines de Hércules, en Bellavista, para explicarles que «no habrá imposiciones» en el traslado hasta un solar de la zona del actual depósito de vehículos del Parque de Los Príncipes y ha planteado la posibilidad de desarrollar en el barrio otras dotaciones y equipamientos necesarios.

Espadas ha indicado que ha mantenido un encuentro tanto con la anterior directiva de la asociación de vecinos que estuvo trabajando con el gobierno local para ver qué tipo de proyecto podría instalarse relacionado con la grúa y otras dotaciones para el barrio y que dimitió por «presiones», así como con quienes estaban recogiendo firmas en contra.

Espadas ha explicado que «he escuchado, como es mi obligación, argumentos a favor y en contra de ambos grupos vecinales y pueden estar tranquilos de que este gobierno no impondrá nunca ninguna decisión que no sea mayoritariamente respaldada por los vecinos", sentencia.

Según ha recordado, el área de Movilidad había hecho «un análisis» sobre estos terrenos de los Jardines de Hércules y, antes de iniciar los expedientes, se sentó con los vecinos para ver qué tipo de proyectos se abordaría.

«Pocos días después -ha señalado-, desgraciadamente, el PP fue allí a saco a dinamitar cualquier tipo de proyecto ahí. Esto ha provocado la dimisión en bloque de la mayor parte de la junta directiva de la asociación y ahora no hay representación elegida de una nueva junta», explica.

En este sentido, afirma que tanto a los de la gestora, «que venían a plantear la negativa al proyecto», como a los otros vecinos, «que querían seguir trabajando con el Ayuntamiento en el proyecto por si era atractivo para el barrio», les ha planteado que analizará la situación si están «interesados en ver esto como una oportunidad para el barrio».

Espadas ha apuntado que se podría, junto a la grúa, analizar otro tipo de iniciativa dotacional para el barrio, pero, si no es así, «abandonaremos el proyecto». Ha precisado que para ese análisis se dará «un par de meses o tres», teniendo en cuenta que no sería el único barrio interesado.

«No quiero que se politice ni que sea una batalla entre grupos políticos -ha reiterado-. Nosotros seguimos optando por hablar, aunque el PP lleva una moción al pleno para intentar derribarlo. Es una irresponsabilidad presentar el proyecto como algo nocivo para la salud y no voy a formar parte de ello». Según ha aclarado, o bien se traslada a un barrio que necesite otras dotaciones, haciendo una inversión de mayor calado, o se lleva a una zona industrial, con menor coste.

Sin embargo, ha dejado claro que «sólo es un aparcamiento de vehículos» y que el proyecto «no es lo que hay hoy en el Parque de los Príncipes». «Se trata de un aparcamiento vigilado 24 horas por la Policía Local donde entran como máximo unos 50 coches diarios. No es ni una chatarrería, ni un cementerio de coches abandonados», ha insistido.

En su opinión, «el PP estuvo cuatro años gobernando y no sólo no movió un dedo para sacar la grúa, sino que intenta boicotear cuando hay una propuesta de sacarlo». «Nosotros trabajamos de otra forma porque vemos una oportunidad de desarrollar otros ». Si el barrio no lo ve así, iremos a otras opciones», ha concluido.

Unas 3.500 firmas en contra

La junta gestora de la asociación de vecinos Jardines de Hércules ha hecho entrega al alcalde de las 3.500 firmas recogidas en contra del traslado así como de las adhesiones de los grupos municipales -PP, Izquierda Unida, Participa y Ciudadanos, el grupo municipal del PSOE votó a favor de la propuesta vecinal de paralización del proyecto en la junta municipal del distrito Bellavista La Palmera-, y de otras entidades como son el hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz, el colegio Saint Mary’s School, la asociación Huertos de la Salud-Bellavista y la asociación Andes de Heliópolis, entre otros.

La gestora ha agradecido a Juan Espadas «la atención prestada a los vecinos de Bellavista» y confía en abrir «vías de diálogo con el Ayuntamiento para resolver las necesidades del barrio».

Críticas del PP

El candidato y portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Sevilla, Beltrán Pérez, ha acusado al alcalde socialista, Juan Espadas de actuar con «irresponsabilidad» en la gestión que el gobierno de la ciudad ha hecho en la el traslado del depósito de la grúa, «por imposición», en Jardines de Hércules.

El portavoz popular ha afirmado que «nos parece una tremenda irresponsabilidad que el alcalde del PSOE quiera culpar a los vecinos de los Jardines de Hércules o al Partido Popular del fracaso de su intento de instalar allí el depósito de la grúa sin consenso, sin hablar con los vecinos y en contra del sentir popular del barrio».

«El alcalde ha mentido a los sevillanos -ha recalcado-. Espadas dijo que el traslado a Jardines de Hércules se basaba en un estudio realizado sobre catorce emplazamientos. Llevamos desde el 14 de julio del pasado año pidiendo información al respecto y se nos niega. El informe, sencillamente, no existe. Han mentido».

Según ha denunciado, «en la junta municipal del distrito Palmera-Bellavista el propio presidente terminó confesando que lo de trasladar el depósito de la grúa a Jardines de Hércules había sido una decisión política”, denuncia Pérez.

El Partido Popular lamenta que el alcalde del PSOE acuse a esta formación de «dinamitar» el proyecto cuando ha sido una asamblea de más de 500 vecinos los que se han manifestado en contra de cualquier imposición.

«Además -ha añadido-, nos parece que Espadas chantajea a los vecinos prometiendo equipamientos a cambio de colocar allí el depósito». «¿Es que acaso, la única manera que el PSOE ve de invertir en el barrio es a costa de imponer un traslado que nadie quiere?”, se pregunta Betrán Pérez.