Los autobuses turísticos estacionan en la calle La Rábida, junto a San Telmo
Los autobuses turísticos estacionan en la calle La Rábida, junto a San Telmo - GMAPS

Los conductores de Tussam denuncian las paradas turísticas

Se quejan de que las compañías privadas ocupan su carril en varias zonas

SevillaActualizado:

La sección del Sindicato Independiente de Trabajadores del Transporte (SITT) en Tussam ha denunciado ante la dirección de la empresa municipal que los vehículos de las líneas que circulan por la calle Rábida afrontan «muchas dificultades», a cuenta del estacionamiento de autobuses turísticos en dicha vía que generan una «doble fila».

En un escrito fechado el pasado 15 de enero, este sindicato que ostenta la presidencia del comité de empresa de Tussam advierte de que en la calle Rábida, que conecta el paseo de las Delicias con la calle Palos de la Frontera y el Rectorado de la Universidad, «aparcan bastantes autobuses turísticos, creándose una doble fila y reduciendo la calzada a un solo carril».

Tal extremo provoca que los autobuses de Tussam afronten «muchas dificultades en la circulación» por esta calle e incluso «retrasos» en las líneas que discurren por dicha vía. En paralelo, el sindicato alerta de que algunos tramos de carriles bus del Paseo de Cristóbal Colón o de la Puerta de Osario son usados para operaciones de carga y descarga de pasajeros de autobuses turísticos, «originando problemas para la circulación», por lo que reclama «soluciones a este problema».

Esta queja llega después de que el pasado verano, la sección de la Agrupación Sindical de Conductores (ASC) en Tussam avisase de que en las paradas del entorno del Parlamento de Andalucía, con escalas de los autobuses de las líneas C2, C4, 13 y 2, se realizaban «paradas de regulación de autobuses turísticos, ocupando así» el espacio reservado a los vehículos del transporte público.

La ordenanza promovida por el Ayuntamiento para regular el funcionamiento de los autobuses turísticos incluye entre otros aspectos la regulación específica de las paradas de estos vehículos, de manera que en la calle La Rábida tienen derecho a estacionar porque es el lugar estipulado para este tipo de servicio.

No obstante, el sindicato mayoritario de Tussam lleva meses reclamando una revisión de estos permisos porque consideran estos estacionamientos turísticos incompatibles con su actividad. La última denuncia, de hecho, se produjo hace sólo unos días, cuando los conductores avisaron a la dirección de la empresa de que persiste la «constante ocupación» de la parada de descarga de viajeros del aeropuerto como consecuencia de los turismos incorrectamente estacionados, reclamando gestiones «urgentes» para solucionar esta situación.

Esta misma reclamación ya la hizo en marzo del año pasado la Agrupación Sindical de Conductores, que alertó a la compañía del «estacionamiento indiscriminado de los vehículos particulares» en la parada de autobuses del aeropuerto de San Pablo, lo que se traduce en problemas para que los vehículos de transporte colectivo puedan «dejar a los usuarios con el mínimo de garantías de seguridad», ya que eso impide «la correcta maniobra del autobús creando un grave perjuicio a los usuarios, sobre todo a los de movilidad reducida».