muelle de Cádiz

Cádiz se acerca al sueño de la Plaza del Mar

La Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz ya tiene claro que retirará la verja hasta 25 metros del cantil del muelle

Actualizado:

La ciudad e Cádiz mira con deseo el suelo portuario desde siempre. Poco espacio para los vecinos y mucha explanada diáfana a ojos del paseante. La construcción de la soñada Plaza del Mar, como la llamó el PSOE años atrás, y que ha sido uno de los mayores caballos de batalla del Ayuntamiento dirigido por Teófila Martínez, está más cerca que nunca. De hecho, la discusión acerca del uso del suelo se ha dado por concluida. Ya no se plantea si los metros de suelo portuario deberán tener sólo uso para el tráfico de mercancías y personas. El debate se ha transformado en diálogo y atiende sólo a las forma de hacerlo realidad. El anterior presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC), Rafael Barra, consentía a regañadientes y porque había consenso social para dar luz verde al proyecto. Pero el actual responsable, José Luis Blanco, ya lo da por hecho. «Tenemos pensado retranquear la valla del muelle hasta 25 metros del cantil, porque con esta distancia es suficiente para el tránsito de cruceristas», argumentó Blanco. Esta afirmación del presidente del puerto de Cádiz es posible ahora, una vez que se despejó de contenedores el Muelle Ciudad, con la ampliación de la terminal de contenedores gestionada por Acciona. Pero apunta que, «incluso cuando no haya cruceros, se podría retirar la verja totalmente, haciéndola con efecto baraja, con el fin de que cuando no haya buques de recreo quede un espacio abierto para los gaditanos». Y a renglón seguido puntualizó que aún falta mucho por avanzar en este asunto y que un equipo técnico del puerto de Cádiz visitará las dársenas de Málaga, Barcelona y Alicante, donde han dado soluciones innovadoras para integrar el espacio portuario en la ciudad. El modelo seguido en estos puertos se ha basado en concesiones comerciales y de ocio a empresas privadas.

Quedan atrás las dudas sobre la cesión del uso de suelo portuario para transformar este espacio que fue de intensa actividad industrial en una zona de ocio y comercio. En 2008 la Autoridad Portuaria aún se escudaba en la imposibilidad de ceder estos usos y ni se planteaba ceder la titularidad del suelo, imprescindible para el tráfico de contenedores y camiones.

Ya en aquel año, y por primera vez, la APBC admitió públicamente que era posible el derribo de la verja de Canalejas abriéndose este espacio para el uso urbano del muelle Ciudad. Todo estaba supeditado a la finalización de la terminal de contenedores, explotada por Acciona desde 2011. Entonces, hace cinco años, la Autoridad Portuaria aseguraba que estos usos deberían ser compatibles con la normativa de seguridad portuaria. Pero ya ofrecía mantener una valla más cercana al borde del muelle y posiblemente de tipo móvil. La cesión de suelo portuario sin contrapartidas es siempre excepcional, hasta tal punto que el retranqueo que se hizo entonces de la verja tardó nada menos que 15 años en materializarse.

La propuesta del PSOE local incluía el soterramiento del tráfico por Canalejas, algo ya superado por los nuevos aparcamientos de la zona, mientras que el Ayuntamiento siempre apostó por abrir el muelle para zonas verdes, de paseo y equipamientos culturales. Rafael Barra incluso llegó a hablar de una especie de ‘balcón al mar’, con la construcción de un mirador que partiendo desde fuera del muelle terminara encima de una hipotética valla más cercana al cantil.

Estos planes serían la culminación del diseño del puerto pensado años atrás, en un plan estratégico elaborado con el fin de atender las necesidades de la comunidad portuaria y de las propias ciudades implicadas. No hay que olvidar que las dársenas de Cádiz, Puerto Real y El Puerto de Santa María son complementarias y que el planteamiento inicial tuvo y tiene en cuenta a todas ellas. Pero para que esto sea una realidad a medio plazo es preciso que se finalice la obra de la terminal de contenedores en el dique de Levante. Es sabido que la cofinanciación europea está en cuestión, pendiente de la visita que realicen el próximo 23 de enero ‘los hombres de negro’ de la Unión Europea, en la que la Bahía se juega la llegada de 12 millones para la conclusión de dichas obras(seis, directamente de fondos Feder y otros tantos de un préstamo del Banco Europeo de Inversiones, que están supeditados a los primeros recursos de la CE).

Una vez que la carga esté ubicada en dicho muelle, el tráfico de cruceristas quedará totalmente separado del de mercancías y se habrá superado una de las debilidades que se observaron en el citado plan estratégico portuario. Y, lo que es más inmediato y visible para la ciudad, quedarán libres los 18.000 metros cuadrados que ahora siguen ocupados en los muelles Reina Sofía y Alfonso XII por centenares de contenedores de carga. «Tendremos ahí una nueva zona de oportunidad para Cádiz», sentenció Blanco, completando el proyecto que dejó inacabado Barra cuando se jubiló el año pasado. Ésta era su mayor espinita, «no ver con mis propios ojos este espacio liberado para la ciudad», comentaba haciendo referencia a los 18.000 metros cuadrados cercanos al polémico Puerto América.

El presidente de la Autoridad Portuaria adelantó en las últimas declaraciones a lo medios que la comunidad empresarial vinculada al puerto no le había «trasladado formalmente ninguna queja respecto a la eliminación de la valla del muelle, aunque siempre habrá algunas reticencias».

Lo cierto es que el Muelle Ciudad tiene ya poca actividad empresarial, más allá de la recogida de las compañías de transporte de los cruceristas, algo que también ha quedado superado con la entrada en funcionamiento de la terminal de pasajeros en la Estación Marítima de Cádiz. En cualquier caso, puede levantar suspicacias en quienes piensen que este paso ya no tiene vuelta atrás, que el suelo portuario que se ceda ahora no tendrá retorno en el caso de que se cambiase de modelo.

Visión municipal

El Ayuntamiento de Cádiz ha sido uno de los actores principales en esta lucha por la cesión del suelo para la ciudad. Fuentes municipales apuntaron que les consta que la Autoridad Portuaria está avanzando en la incorporación de este suelo a la ciudad porque hay un trabajo técnico que se está desarrollando conjuntamente entre ambas administraciones pero entienden que «Blanco debe tener lo últimos detalles, especialmente, del futuro diseño de la verja». El Ayuntamiento de Cádiz incluyó la incorporación del espacio portuario en su PGOU como suelo de oportunidad y siempre ha vinculado la incorporación del Muelle Ciudad con la del Paseo Pascual Pery.

En el diseño futuro de la ciudad de Cádiz y de su puerto juega un importante papel la arquitecta Teresa Bonilla, que ya trabajo en las posibles soluciones para la eliminación de la verja del muelle Ciudad. Tanto la alcaldesa de Cádiz como el presidente de la APBC han confiado en ella para solventar los escollos que frenan el crecimiento de de la capital. Bonilla es la autora del segundo PGOU de Cádiz y colaboradora del actual y tiene el encargo de diseñar los usos para el espacio portuario. La intención es trabajar de forma coordinada para diseñar los nuevos usos para Puerto América, Ciudad del Mar y la fórmula que se adopte para una mayor integración del muelle Ciudad con la trama urbana.

En el planeamiento urbano, en vigor desde hace un año, especifica que el diseño municipal se basa en una clara apuesta por el ocio con la apertura de un hotel y de equipamientos relacionados con el mundo del mar, todo ello acompañado con comercios y locales conectados con los cruceros turísticos, que tendría allí su principal muelle. El PGOU diseña también un gran aparcamiento subterráneo aprovechando el desnivel de suelo existente entre el paseo de la Punta de San Felipe y el muelle Reina Sofía.

El Ayuntamiento ya dio los primeros pasos para hacer más transitable el acceso al puerto desde el corazón de la capital con la reorganización de los pasos de peatones a mediados de este año que han conseguido que el tránsito de personas sea más fluido.