MÁS FÚTBOL

Ridículo del Industrial, que tuvo que jugar con juveniles

El Pozoblanco logra una cómoda victoria y los aficionados del equipo del catavino critican y piden la dimisión del presidente Delgado

JEREZ.Actualizado:

Primer aviso de muerte para el Jerez Industrial, que ayer encadenó la décima derrota consecutiva ante el Pozoblanco al caerle una manita sin los futbolistas ingleses y con toda la plantilla juvenil. Y es que los augurios no eran nada buenos en la previa del duelo.

'Delgado dimisión y Delgado vete ya'. Así fue recibido el presidente del Jerez Industrial minutos antes de que el equipo disputara el partido de Liga ante el Pozoblanco.

Un encuentro atípico, ya que los pronósticos se cumplieron, los jugadores ingleses no aparecieron y los que saltaron al césped de La Juventud fueron los juveniles, dirigidos desde el banquillo por Javi Palos.

El sentir de todos era el mismo y las miradas de culpabilidad apuntaban al máximo responsable del equipo, que el viernes fue incapaz de garantizar la seguridad de los futbolistas ingleses para que ayer jugasen el partido y el club no sufriese las consecuencias que ahora le caerán encima.

Un mal día

Y con todo, los chavales del filial se vestían de corto para dar la cara y empezaba el partido. El Pozoblanco saltó al campo con la relajación típica de saber que los puntos los tenía asegurados y para los cordobeses el duelo resultó un entrenamiento más. La cara opuesta la mostraron los locales. Su juventud, ganas y fuerza hicieron que durante algo más de media hora aguantaran el juego y las internadas de los visitantes, pero una vez finalizado el impulso de los primeros minutos, los goles comenzaron a llegar.

El primero de Iván en propia puerta tras un buen balón que puso desde la derecha Alfonso Gutiérrez al corazón del área pequeña y que el jugador del Industrial no pudo evitar enviar al fondo de la red en el minuto 39.

El público animaba a los chavales por el esfuerzo realizado, aunque un minuto y medio después llegaba el segundo para el Pozoblanco. Gol de bella factura de García que con temple la puso en toda la escuadra desde la frontal.

La segunda parte fue un paseo militar y en solo seis minutos el Pozoblanco goleaba por cuatro a cero. El tercero llegó a los 30 segundos de la reanudación por mediación de Llergo que había entrada tras el descanso. Llegar y besar el santo.

En el 51' era Aguayo el que mandaba el balón al fondo de la red de cabeza tras una buena falta ejecutada desde el costado derecho. Hugo Díaz incrementaba el resultado con el quinto tanto en el 88'.

Un triste desenlace no ya por el resultado, sino por el daño que se le ha hecho a una entidad de más de sesenta años y porque las consecuencias de la alineación indebida provocarán que se le quiten tres puntos al equipo. Y lo peor podría llegar la semana próxima, ya que si no regresan los ingleses, supondrá la segunda alineación indebida del equipo y la expulsión de la categoría. Parece que el principio del fin del Industrial se empezó a escribir ayer.