san fernando

Navantia pone a flote el 'Relámpago', tercer BAM que construye en La Isla

«España es el tercer país del mundo en capacidad de exportación de buques de guerra», ha explicado el presidente de Navantia

Actualizado:

Aurelio Martínez, presidente de Navantia, ha asistido en los astilleros de en San Fernando a la botadura del "Relámpago", el tercero de cuatro buques BAM encargados por Defensa en una primera fase. Le han acompañado el jefe del Estado Mayor de la Armada, Manuel Rebollo,y su esposa, Rosa Mosquera, ha actuado como madrina del buque.

Sobre el encargo de otros cuatro BAM por parte de Defensa, el presidente de Navantia ha señalado que "merece la pena" destacar el "esfuerzo" que supone este encargo "en este contexto" de crisis económica y ha destacado que el sector naval tiene "una enorme capacidad de arrastre" en la generación de empleo

Navantia lleva "por buen camino" un contrato estable para las pequeñas reparaciones de los buques de la VI Flota de Estados Unidos, que ya hizo un encargo este verano en los astilleros gaditanos por el que la empresa española recibió una carta de felicitación, ha explicao.

Para el presidente de Navantia, la construcción de barcos civiles, a excepción de aquellos que sean "muy sofisticados", no es un sector "muy competitivo" para estos astilleros porque es complicado competir con países como Vietnam "donde los salarios son de 200 dólares al mes" y el acero es "más barato".

Este no es el terreno de juego para España, un país que es el tercero del mundo en "capacidad de exportación de buques de guerra" y que con Navantia está "en la división de honor" de este sector.

"Significa que no lo hacemos tan mal", ha destacado el presidente de Navantia para resaltar que los astilleros son la tercera empresa nacional en volumen de inversión en I+D (108 millones de euros el año pasado) y que el submarino S-80 que se construye en Cartagena es "el proyecto de investigación tecnológica más importante" de los que se llevan a cabo actualmente en España.

Lo que sí sería "una salida razonable" es la construcción de plataformas eólicas marinas previstas en zonas como las costas de Galicia o Cádiz .