infraestructuras

Griñán admite que las inversiones de la Junta en Cádiz se ralentizarán

El presidente andaluz asegura que no habrá recortes sociales, aunque se esperan ajustes en otras inversiones como hospitales :: Francis Jiménez

JAVIER RODRÍGUEZ
EL PUERTO.Actualizado:

Ralentizar es una cosa y recortar, otra bien distinta. El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, explicó ayer durante la inauguración del complejo natural de Los Toruños, en El Puerto, la diferencia entre ambos conceptos y subrayó que su gobierno no recortará ninguna prestación, «en todo caso podrá haber ralentización en la creación de nuevos servicios». La Junta, al igual que el Gobierno de la Nación, repasa ahora las actuaciones que se verán afectadas por el tijeretazo para reducir el déficit público.

El presidente Griñán no adelantó qué inversiones de la Junta se verán afectadas por la ralentización de los programas hasta comprobar cómo evolucionarán los ingresos. En este sentido, señaló que en julio subirá el IVA y el año que viene está previsto el incremento de algunos impuestos. Griñán confía en que no se paralicen demasiadas actuaciones. Pese a todo, declaró que habrá que ajustar los presupuestos de inversión en materias como la construcción de nuevos hospitales, así como centros de salud, centros sanitarios de alta resolución o comedores escolares.

La Junta mantiene en la provincia varias actuaciones de calado. Una de ellas es el tranvía entre Chiclana y Cádiz. Fuentes de la Consejería de Obras Públicas adelantaron a este periódico que esta inversión se mantiene y no habrá problemas en su culminación. Tampoco, la estación de autobuses de la plaza de Sevilla. Sin embargo, otra cosa es el desdoble de la carretera de la Sierra entre Arcos y Antequera.

En este punto, el presidente de la Junta comentó que la provincia de Cádiz tiene dos infraestructuras prioritarias que dependen del Ministerio de Fomento: el segundo puente y la llegada de la alta velocidad. Griñán, como ya hiciera el consejero Luis Pizarro, confirmó ayer que la Junta ha transmitido al ministro José Blanco la preocupación que existe por ambas inversiones y confirmó que «no se van a paralizar».

Sin embargo, el alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso (IU), calificó ayer de chantaje la postura de Dragados con el segundo puente y sospecha que la empresa quiere negociar una modificación al alza del coste de la obra.