Iván Moreno, junto a los mecánicos del equipo, durante la jornada de ayer en el circuito de Albacete. :: LA VOZ
LA PRÓRROGA

Iván Moreno y su lucha contra los elementos

Problemas con la puesta a punto, la lluvia, las caídas... demasiados reveses están evitando que el portuense pueda ofrecer su mejor versión

Actualizado:

Parece como si desde hace un par de semanas, todos los astros se hubieran alineado en su contra. Iván Moreno es el mismo chico avezado que sobre una moto ha sido capaz de evolucionar hasta el punto de colocarse entre los mejores en poco más de dos años. Pero el caso es que las circunstancias le están siendo adversas en las últimas semanas y le están impidiendo que pueda ofrecer su mejor versión, que sus esfuerzos y habilidades fructifiquen en resultados.

Si en el Gran Premio de España en Jerez, donde actuó como invitado en Moto2, no tuvo la oportunidad de terminar la carrera por culpa de una caída, a pesar de que había dejado buenas sensaciones en las sesiones de entrenamientos, este fin de semana en Albacete, en la segunda prueba del Campeonato de España de Velocidad, las adversidades han vuelto a ser constantes y le han vuelto a jugar malas pasadas.

Durante todo el fin de semana estuvo muy incómodo con la moto. No terminó de encontrar la puesta a punto adecuada y no se sentía confiado con la respuesta que le daba en pista el tren trasero de su máquina.

Esas inconveniencias lo relegaron a la novena posición de la parrilla de salida, cuando a la cita manchega llegaba como uno de los favoritos después de conseguir el podio en su estreno en el trazado de Montmeló.

Ayer, ya en carrera, había conseguido reponerse cuando la lluvia le jugó una mala pasada. La prueba en Moto2, la primera en salir a escena, había sido declarada en seco pero la lluvia hizo acto de presencia y obligó a pararla cuando se habían disputado pocas vueltas. En esta primera salida Moreno había conseguido remontar desde el undécimo hasta el segundo puesto, con opciones de ser campeón. Pero en la reanudación, tras las pruebas de 125 y Stock Extreme, no pudo hacerse valer de nuevo del factor sorpresa y finalizó en la citada octava posición que lo relega a la cuarta plaza de la general provisional, empatado a puntos con Ricard Cardús. Tras esta prueba, el nuevo líder del CEV es Dani Rivas con 36 puntos, uno más que Kev Coghlan y Jordi Torres.

En 125, el otro piloto del Andalucía Team Cajasol, el portugués Miguel Oliveira, finalizó en una magnífica segunda posición.