Sociedad

Hacer abdominales ayuda a tonificar, pero no adelgaza

Es aconsejable combinar dieta y ejercicio, pero los expertos aseguran que la grasa no se reduce de forma localizada

Actualizado:

Cuando la barriga sobresale un poco, la primera reacción es hacer abdominales. Error. Este tipo de ejercicio sirve para tonificar y endurecer, pero no adelgaza. Es un hecho constatado. Como apunta el asesor deportivo y director de www.estarenforma.net, Andreu López, «no se puede eliminar la grasa de una forma localizada». Lo que sí es cierto es que cuando se practica ejercicio, el cuerpo quema grasa de la zona donde más se acumula. «El cuerpo tiene diferentes almacenes de grasa: en los brazos, en el abdomen, en las caderas... Y cuando empezamos a quemarla, acude al almacén donde haya más, siendo la primera que metaboliza», puntualiza.

Basta con sencillos gestos para empezar a ver resultados. Para empezar, el endocrinólogo Martín López de la Torre recomienda caminar treinta minutos al día. «La actividad física ayuda a perder con más intensidad la grasa abdominal, pero no debe ser excesiva porque puede llegar a aburrir», explica.

Ante todo, moverse

No hay que olvidar que la idea es aumentar el gasto calórico. Cualquier tipo de ejercicio vendría bien. Al fin y al cabo, lo que interesa es «moverse», destaca el especialista en Endocrinología y Nutrición y director médico del Hotel Medical Spa Incosol de Marbella, José Luis Guijarro.

En el caso de la actividad cardiovascular (correr, andar, nadar, montar en bicicleta), lo recomendable es dedicar al menos 40 minutos. La explicación está en que es a partir de los primeros 20 minutos cuando la grasa empieza a quemarse. Ahora bien, la combustión sólo se produce mientras se realiza. Por su parte, la tonificación, con pesas, activa el metabolismo, haciendo que funcione incluso fuera del gimnasio.

«La abdominal es un grupo músculo-esquelético como lo puedan ser el pectoral, el dorsal o el cuádriceps, y como tal debe ser tratado. De la misma forma que en un entrenamiento no hacemos quinientas repeticiones de pectoral, no tiene sentido tampoco hacer quinientas abdominales», asegura López, para quien la clave para reducir grasa abdominal está en tres pilares fundamentales: tonificación-cardio-alimentación.

No en vano, hay quien regularmente practica deporte, pero no consigue deshacerse del indeseado michelín. En estos casos, la dieta es crucial. «La genética juega un punto muy importante, pero lo que en última instancia nos permitirá 'limpiarnos' de la grasa sobrante es la alimentación», advierte el entrenador personal.

Otra cosa es buscar el músculo. A juicio de Andreu López, «con el entrenamiento podremos hacer que el músculo se haga más o menos grande, pero definirlo dependerá de la cantidad de grasa que lo recubra». En este sentido, por muchos abdominales que se hagan, no se marcarán. Lógicamente, a mayor cantidad de grasa, menos se verá el músculo.

Buen complemento

Para ello, muchos recurren a la electroestimulación cual fórmula milagrosa. En realidad, sólo funciona como complemento. Según el director de la web especializada www.estarenforma.net, «es un plus al ejercicio, como las plataformas vibratorias, que están tan de moda ahora».

Ya no hay, por tanto, excusas. La solución está en «mejorar el uso del tiempo», como sostiene el doctor José Luis Guijarro. En su opinión, la práctica de ejercicio no sólo contribuye a perder peso, sino a reducir el nivel de estrés, culpable también de los excesos de peso. Es suficiente animarse cinco o seis días a la semana. Con ello se obtienen beneficios. La ciencia lo ratifica. El director médico de Incosol subraya que la actividad física pone en marcha las beta-endorfinas, hormonas responsables de las sensaciones de tranquilidad, relajación y felicidad.