JUICIO. El padre de la niña, a la entrada del juzgado. / ROMÁN RÍOS
PUERTO REAL

Un imán pide la liberación de los mauritanos que obligaron a su hija de 15 años a casarse

El imán de la Gran Mezquita de Nuakchot, Ahmedu Uld Lemrabot Uld Habiburrahman, instó ayer a España a liberar a tres mauritanos que mantiene presos acusados de haber vendido a una menor y haberla obligado a mantener relaciones sexuales.

LA VOZ
Actualizado:

En su sermón de la oración del viernes, retransmitido a toda la nación a través de la radio y la televisión públicas, el imán exhortó a «las autoridades judiciales y ejecutivas españolas a demostrar su comprensión» hacia la familia, que ha actuado conforme a la Sharía (Ley Islámica) y las leyes vigentes en Mauritania. Los presos son una pareja de mauritanos instalados en Puerto Real y un primo suyo, con el que casaron a su hija de 14 años durante unas vacaciones en Mauritania en 2005. Dos años más tarde, la menor, con la ayuda de una familia de la ciudad que se encargaba de su crianza, denunció las agresiones sexuales a las que fue sometida por su marido y la complicidad de sus padres, quienes la coaccionaron para que mantuviese relaciones.

Poco después, los padres de la joven y el marido, que se encontraba de paso porque residía en Mauritania, fueron detenidos en la ciudad, y ahora podrían ser condenados a entre 15 y 17 años de cárcel, según la petición de la Fiscalía, en un juicio que comenzará próximamente.

El imán de la Gran Mezquita precisó que este matrimonio «es legal desde el punto de vista de la Sharía y que, además, se celebró en Mauritania» y señaló que estas personas «son simples residentes en España».

Uld Habiburrahman solicitó, asimismo, la intervención de las autoridades mauritanas para la liberación de estos ciudadanos