sobre el terreno, en tiflis

Expertos de la UE evaluarán la situación humanitaria

Decenas de miles de civiles necesitan asistencia y protección en la zona pero la gran inseguridad ha hecho hasta ahora muy difícil el acceso de la ayuda humanitaria

REDACCIÓN/AGENCIAS |
PARÍSActualizado:

La situación en Georgia no mejora a pesar de que ya han firmado el plan de paz los representantes de todas las partes. Lo más preocupante es la situación de la población civil por lo que la Unión Europea (UE) ha enviado un equipo de cuatro expertos a Tiflis para evaluar sobre el terreno las necesidades humanitarias. Así lo ha comunicado el Ministerio del Interior de Francia, país que ejerce la presidencia semestral europea y que ha ejercido de mediador del conflicto.

El equipo, compuesto por expertos de cuatro nacionalidades diferentes, ha salido de Bruselas y tiene previsto permanecer en la capital georgiana diez días. Su misión consistirá en hacer una evaluación de la situación humanitaria con el objetivo de "enviar medios complementarios para aportar ayuda esencial a los más vulnerables", según la nota del ministerio francés.

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Jakob Kellenberger, también llegará mañana a Georgia y Rusia para evaluar el impacto humanitario del conflicto que estalló hace dos semanas entre tropas de esos dos países y de la región separatista de Osetia del Sur.

El responsable de la organización humanitaria hará su primera parada en Tiflis, donde se reunirá con el presidente de Georgia, Mikheil Saakashvili. Su visita proseguirá el martes en Moscú, donde se reunirá con miembros del Gobierno ruso, entre ellos el ministro de Asuntos Exteriores, Sergueï Lavrov. Posteriormente, Kellenberger irá a Vladikavkaz, capital de Osetia del Norte (Rusia), así como a Tshinkavali, capital del la zona separatista de Osetia del Sur.

Durante esta misión, Kellenberger subrayará la importancia de proteger a todas las víctimas del conflicto, en particular a los civiles, "conforme las normas humanitarias". El CICR considera que decenas de miles de civiles necesitan asistencia y protección por el conflicto en Osetia del Sur, pero la gran inseguridad ha hecho hasta ahora muy difícil el acceso de la ayuda humanitaria.