Artículos

El Contubernio de Viana

Actualizado:

Celebramos estos días el 50 aniversario del llamado Contubernio de Múnich, reunión del Movimiento Europeo en 1962 con la participación de 118 políticos españoles de todas las tendencias políticas opositoras al régimen franquista, tanto del interior como del exilio: monárquicos, liberales, democristianos, socialdemócratas, socialistas, nacionalistas vascos y catalanes y dos comunistas. Esa reunión fue posible por el liderazgo y la autoridad moral de Salvador de Madariaga, quien afirmó entonces que «hoy ha terminado la Guerra Civil española». Resulta que el viernes 1 de junio se han entregado en Córdoba, en el palacio de Viana, los premios Salvador de Madariaga, organizados por la Asociación de Periodistas Europeos, auspiciados por la representación en España del Parlamento y de la Comisión europeos.

Y en la ceremonia de entrega se produjo una especie de reencarnación del espíritu de la transición o mejor dicho una especie de Contubernio de Viana entre el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán. Excelente intervención del responsable de la diplomacia española, reviviendo su cuna centrista, apostando por la necesidad de un amplio consenso nacional para salir de la crisis recordando el precedente de entendimiento entre todas las facciones políticas, que se produjo en Múnich. Los asistentes al acto, olvidamos el calor, aliviado por una brisa maravillosa, y, embriagados por la novedad del momento, esperamos con notable ansiedad la respuesta del presidente socialista andaluz.

El responsable socialista aseguró que, en su condición de presidente del PSOE, recogía el guante y manifestó su disposición total a lograr un gran pacto para afrontar la grave situación que vive España. Apretón de manos entre los dos políticos bajo la atenta mirada de un público esperanzado en que la escena cordobesa pudiera fructificar a nivel nacional. El término Contubernio de Viana lo acuñó Mario Fernández, presidente de Kutxabank, patrocinadora del evento, acción a ensalzar en esta crisis asfixiante.