Neymar y NasserAl-Khelaifi - AFP / Vídeo: Emery pasa palabra sobre el 'Caso Neymar'
Real Madrid

El PSG tasará a Neymar en 322 millones

El padre del jugador se dirige al club para que valore a su hijo ante un posible traspaso al Madrid

Actualizado:

El padre de Neymar ya sabe lo que tiene que hacer. Si quiere que su hijo fiche por Real Madrid este verano, deberá jugar duro para conseguir el traspaso. Los apoderados del futbolista le han dicho al padre del brasileño que negocie en una postura de fuerza. Neymar no tiene claúsula de rescisión y no existe precio por él. Por ello, el padre, interlocutor de todas las negociaciones a lo largo de su carrera, debe hablar con rotundidad con Nasser Al-Khelaifi para que el presidente del club ponga un precio a la estrella. Tiene que hacerle entender que el futbolista tiene derecho a saber su precio para decidir su futuro.

El dirigente qatarí pagó hace un año 222 millones por el delantero porque ese era su precio estipulado. La familia Neymar solicitará al presidente del club que les exponga por escrito la cantidad que exigirá para tener un punto de partida y obrar en consecuencia, con la seguridad de que si se aporta ese dinero, Neymar podrá marcharse.

Un precio por escrito

Al-Khelaifi ha expuesto en los últimos días que Neymar no se irá del equipo parisino. Pero el propio dirigente sabe que si el futbolista no quiere continuar tendrá que actuar y admitir que, si llega una oferta que satisfaga el coste que el PSG tase, tendrá derecho a irse, sin que haya después una negativa amparada en la falta de cláusulas y de precios en la liga francesa. Lo que el padre de Neymar y los abogados desean es que no se juegue con ellos, para que se cumpla la palabra firmada.

El París Saint-Germain es consciente de la presión que existe por parte de la familia Neymar y de sus abogados y ha dejado entrever que el precio sería de 222 millones, los que abonó hace un año al Barcelona, más un plus extraordinario de 100 millones por los perjuicios que supondría perder a su jugador al cabo de un año de contrato, con otras cuatro temporadas firmadas que no cumpliría. Serían en total 322 millones. El Real Madrid, en esta hipótesis, intentaría reducir esa cifra hasta los 250 millones, que serían los 222 millones pagados por el PSG más la ficha abonada por la entidad parisina al brasileño en su primera campaña. El padre de Neymar argumenta que si ese es el precio, con la premisa de poder rebajarlo, lo quiere por escrito, con el anexo jurídico de que, sí aporta la cantidad fijada, su hijo podrá dejar Francia.

Al-Khelaifi sabe que la familia Neymar no quiere continuar en París. El futbolista no desea seguir en un equipo que solo tiene trascendencia internacional si rinde en la Champions. También sabe que la madre de Neymar anhela dejar Francia, molesta por el trato que su hijo ha recibido de la afición local, un disgusto al que se suma la división que existe en el vestuario del PSG respecto a Neymar. Por ello la existencia de un precio es fundamental. El Real Madrid ya sabe lo que es fichar futbolistas que no tienen cláusula de rescisión. Y en todos los casos solicitó un precio para poder negociar. Y lo consiguió. En 2012 fichó a Modric después de lograr que Daniel Levy, presidente del Tottenham, pusiera al croata un coste de 45 millones, que el Real Madrid satisfizo. Modric tuvo que tomar una postura de fuerza para obtener un precio y poder marcharse.

La situación se repitió al año siguiente, en 2013. El club madrileño pidió al propio Daniel Levy precio por Bale y pudo contratar al galés después de abonar 100 millones de euros. Bale también tuvo que ponerse duro y exigir su tasación para poder irse. El Real Madrid supo negociar y quedar bien con Daniel Levy, quien ha felicitado el Real Madrid por sus títulos de Copa de Europa diciendo con ironía que lo ha conseguido «gracias a la ayuda de mis futbolistas». En sentido contrario, Morata también solicitó al Real Madrid que le pusiera un precio para poder marcharse el año pasado y el club español lo hizo. El Chelsea pagó 75 millones directos y firmó otros 15 por pluses.

Posición de fuerza

Ahora debe ser Neymar quien protagonice otra posición de fuerza para exigir su tasación y lograr su fichaje por el Real Madrid. Bale y Modric son el ejemplo a seguir por el brasileño. Si no habla claro y con rotundidad ante Nasser Al-Khelaifi, no lo conseguirá.

Si el coste final fuera esos 322 millones, el Real Madrid estudiará el caso e intentará siempre reducir ese precio. Las relaciones con el presidente qatarí son buenas y todo se hará desde el máximo respeto, siempre con sinceridad y bajo la premisa del deseo de Neymar de marcharse del PSG.

En todo caso, sean 322 millones o sean 250, la hipoteca consecución de esta transferencia sería un nuevo récord de traspaso, como los que estableció Florentino Pérez al contratar a Cristiano por 96 millones en 2009 y a Bale por 100 cuatro años más tarde, cuando los precios habían subido ostensiblemente.