Las Palmas-Real Madrid

Mosqueo de Cristiano al ser sustituido

Zidane no se casa con nadie. Quitó a la estrella y el luso le dio la mano pero no le miró a la cara

Mosqueo de Cristiano al ser sustituido
- Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Una de las cosas que más gustan del entrenador del Real Madrid es que es enemigo de las decisiones polìticamente correctas en el fútbol. Si un futbolista no esta bien, lo quita y ya está. James, Isco y Varane lo han vivido en sus propias carnes. Anoche lo sufrió la estrella de la entidad, Cristiano. El portugués dio el pase a Benzema del segundo gol madridista y Zidane le sustituyó por Lucas a los setenta minutos. Cuando el luso pasó al lado del técnico, admitió su saludo con la mano, pero no le miró a la cara. Se enfadó.

De las seis jornadas que tiene ya en la mochila esta temporada 2016-17, en tres Cristiano Ronaldo ha sido sustituido. Sin embargo, ninguna de las dos anteriores tuvo la carga ni la intensidad de este cambio, en el partido contra Las Palmas, que pareció no sentarle nada bien al portugués.

A Zidane le gusta que un profesional se enfade cuando le cambian. Es lógico. «Le quité a falta de veinte minutos porque pensaba en él ante el partido del martes en Champions». No le dio mayor relevancia. Le importaba más el cúmulo de errores en la retaguardia que le costaron de nuevo dos puntos. Su sempiterna sonrisa no escondía su enojo profesional por regalar otro empate por desfases el sistema defensivo.

«Hubo desconcentración»

«Nos han marcado dos goles por «desconcentración», argumentaba Zidane al explicar las razones del 2-2. Quería analizar las dos jugadas que le privaron de la victoria en Las Palmas después de dominar el partido. Había sumado dieciséis triunfos consecutivos en Liga y ahora se han añadido dos igualadas seguidas por un mismo problema. El técnico lamentó que se hayan perdido cuatro puntos en dos partidos tirados por la borda ante la pasividad de la retaguardia. Ramos y Varane fallaron en la jugada que permitió al Villarreal puntuar en el Bernabéu el miércoles. En Las Palmas hubo errores en serie. «Hemos empatado por falta de concentración en los momentos importantes», advertía el responsable del equipo. «Teníamos el encuentro controlado y se escaparon dos puntos. Lo positivo es que dominamos y creamos muchas ocasiones, pero no supimos rematarlas».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios