Real Madrid ¿Por qué James tiene dos caras?

Suplente y discutido en el Real Madrid, vuelve a mostrar su mejor versión con Colombia

Real Madrid: 
¿Por qué James tiene dos caras?

¿Por qué James es un claro aspirante al Balón de Oro cuando se enfunda la camiseta de Colombia y con la elástica del Real Madrid deja en muy mal lugar los ochenta millones que pagó el club blanco por él? La respuesta puede parecer sencilla: en su selección es el líder y el alma del equipo, y en el conjunto español es uno más y apenas cuenta con oportunidades, pero quedarse en lo superficial no parece la postura más adecuada para entrar en profundidad en este rol de Dr. Jekyll y Mr. Hyde que tanto debate genera alrededor de su figura.

James llegó al Real Madrid en el verano de 2014, tras confirmar en Brasil un talento que había comenzado a explotar en Oporto y Mónaco. Condujo a su país a los cuartos de final de un Mundial por primera vez en su historia, además de lograr el mejor gol del torneo (en el duelo de octavos jugado contra Uruguay en Maracaná) y del año (Premio Puskas). Aquel zurdazo «enamoró» a Florentino: James sería el elegido para sustituir a Di María, ya con pie y medio fuera del club.

El colombiano alcanzó su mejor versión en la primera temporada en el Real Madrid. 17 goles y 18 asistencias en 48 partidos. La polémica inicial sobre si debía jugar Isco o él quedó rápidamente en el olvido gracias al elevado rendimiento de James. Decisivo de medio campo en adelante y generoso en tareas defensivas. Era indiscutible su presencia en el once, pero todo se torció tras la Copa América del pasado verano.

James no quiso acortar sus vacaciones, como le pidió Benítez, y, desde entonces hasta hoy, su papel en el Madrid ha ido menguando hasta convertirse en irrelevante. Con el técnico madrileño nunca hubo «feeling» y acabó siendo carne de banquillo. Y el traspaso de poderes hacia Zidane tampoco le aupó de nuevo a la titularidad. De hecho, ni siquiera jugó un solo minuto en la final de la Champions.

Benítez acusaba a James de falta de compromiso con el colectivo, desgana, mala condición física y una vida nocturna demasiado agitada. En cambio, el entrenador francés jamás, ni en privado ni en público, ha recriminado nada al colombiano, pero considera que sus prestaciones no mejoran las de sus competidores y hasta dos jóvenes, como Lucas y Asensio, le han adelantado en su escala de prioridades.

Decisivo en la selección

Su situación en el Real Madrid choca de bruces con la que vive en Colombia. Al otro lado del charco, James honra el brazalete de su selección partido tras partido: «Es uno de los grandes futbolistas del mundo. Tiene talento para generar el fútbol y para hacer el gol», aseguró José Pekerman tras el triunfo del jueves de la «cafetera» ante Venezuela (2-0) en partido clasificatorio para el Mundial de Rusia.

Fue otra brillante actuación de James con Colombia. Hizo el primero y dio el segundo, aupando a su país a la segunda plaza de la Conmebol, con 13 puntos, a uno de Argentina, líder con 14. «Con todo nuestro amor para ti, Zidane», soltó con cierto despecho Faustino Asprilla en su cuenta de Twitter tras el gran partido de su compatriota. En Colombia consideran que el Real Madrid tiene «secuestrado» el talento de James. Exfutbolistas y aficionados no comprenden su ostracismo y de ahí sus radicales mensajes.

Cierto es que en este inicio de temporada, los pocos minutos que ha tenido James ha mostrado otra actitud, como ocurrió ante el Celta el pasado sábado. Zidane así lo ha reconocido y por eso ha apostado por su continuidad en el club. Ahora llega la parte más complicada. Recuperar la mejor versión de James, aquella de la temporada 2014-2015. En sus manos está.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios