Real Madrid Isco, la cláusula prohibitiva

El malacitano renovará por cinco años con el Real Madrid, hasta 2022, y tendrá una rescisión tasada en 700 millones de euros

Real Madrid: 
Isco, la cláusula prohibitiva
TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Cuatrocientos. Es la nueva cifra clave del Real Madrid. El virus de la locura que el París Saint Germain y el Manchester City han inyectado en el fútbol mundial ha significado que todos los nuevos contratos que este Real Madrid ganador firme tendrán una cláusula mínima que rondará los 400 millones de euros. Será el nuevo campo base de protección del campeón de Europa.

Suscita la carcajada ese informe del Manchester sobre Isco, escrito en 2013. Le descartaron por tener «la cabeza demasiado grande para su cuerpo». En efecto, tiene demasiada cabeza para el United. Demasiado talento. Les destrozó en Skopje
Isco, sin embargo, es diferente. Dentro y fuera del terreno de juego. El malagueño supera el campo base y asciende a las cotas más altas. Renovará en los próximos días por cinco temporadas, con una cláusula de rescisión contra los «equipos de Estado», que son el PSG (Qatar) y el Manchester City (Emiratos Árabes). La nueva cifra para intentar ficharle será de 700 millones de euros.

El mago del balón se convertirá en el cuarto futbolista del Real Madrid en la clasificación de cláusulas más caras. Adelanta a Kroos, Modric y Ceballos, que poseen 500.

Francisco Alarcón tenía varias propuestas de la Premier desde hace tiempo y ha elegido continuar en el Real Madrid. Su progresión física le ha hecho mejorar en la faceta del sacrificio para el equipo. Defiende y presiona. Su creatividad ofensiva la tiene de serie. Ahora se ha hecho un futbolista mucho más completo.

Sí, una cabeza muy grande

Provoca risa ese informe «técnico» del Manchester sobre Isco, escrito en 2013, que descartaba su fichaje por tener «la cabeza demasiado grande para su cuerpo». En efecto, tiene demasiada cabeza para el United. Es todo un talento del fútbol. Destrozó al conjunto de Mourinho en Skopje.

Así está el Manchester, incapaz de realizar fichajes en el último día de mercado durante tres veranos, porque lo que sucedió con De Gea en 2015 les ocurrió también en años anteriores a Ander Herrera (llegó un año más tarde) y a Siqueira. Les sobra cabeza.

Francisco Alarcón solo es adelantado en el capítulo de precios de protección del Real Madrid por el escudo de mil millones que comparten Cristiano, Bale y Benzema. El francés rubricará un nuevo convenio con el club, hasta 2021, y mantendrá esa rescisión de los mil millones. Las otras cinco renovaciones planificadas por la casa blanca se enmarcarán en esa nueva política de los 400 millones como referencia. Son los casos de Marcelo, Varane, Carvajal, Ramos y Asensio, otra joya de la corona a sus 21 años, cuyo acuerdo tenía previsto una rescisión de 350.

El caso de Ramos es especial. Da igual que su cláusula suba o no, es una cuestión de confianza y de liderazgo. Ya rechazó marcharse por más dinero a la Premier. Y en el Real Madrid gana más de diez millones anuales. Las renovaciones en marcha supondrán también un aumento económico de las fichas.

Previsión con Ceballos

El París Saint Germain ha inflado el mercado con Neymar, pero la verdad es que la burbuja comenzó dos meses antes con el precio que el Mónaco solicitaba por Mbappé: 135 millones, un dinero que ahora ha crecido hasta los 180, a rebufo de los 220 que ha cobrado el Barcelona por el delantero brasileño. ¿Qué son ya 135 millones para el PSG? Un valor secundario.

El Real Madrid vislumbró este cambio en el fútbol hace varios meses. La adquisición de Dani Ceballos desveló el conocimiento de esta revolución. Se le impuso una cláusula de 500 millones. El joven centrocampista, todavía una promesa en la escala internacional de clubes, se ha colocado al nivel de Kroos y Modric en valoración monetaria, dos hombres consagrados mundialmente. Lo que antes se cubría con 150 milllones de euros de rescisión ahora se duplica.

Casemiro es un ejemplo de este salto hacia arriba. Tiene una rescisión de 200 millones y hoy parece poco. Casi nadie se da cuenta, menos los modestos, de la locura que vive el fútbol europeo. Esa cifra de Casemiro significa el presupuesto de seis clubes de Primera. Es el presupuesto de quince entidades de Segunda. Es el presupuesto de todo un grupo de Segunda B.

Un titular sin sitio fijo

La consideración económica de Isco hasta los 700 millones adquiere notoriedad porque es catalogado como una estrella y no tiene puesto asegurado en el campeón de Europa. Compite por entrar en el once cuando la BBC está al completo. Es un titular sin sitio fijo. Zidane ha generalizado esta situación con sus rotaciones. El malacitano no jugará completos los dos encuentros de la Supercopa de España. Asensio tendrá protagonismo. Lo que expresa el precio tasado para Francisco Alarcón es el reconocimiento a su clase. Setecientos millones. El presupuesto del Real Madrid 2016-17 fue de 620,1 millones. Si alguien los paga por un solo jugador, será una locura.

Toda la actualidad en portada

comentarios