Atlético-Real Madrid Cristiano reivindica su poder

Los tres goles le situaron como Pichichi, con ocho tantos, dos semanas después de escuchar que estaba acabado

Atlético-Real Madrid: 
Cristiano reivindica su poder
TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Estaba enojado por las críticas que decían que estaba acabado. Su grave lesión dio semilla a sus enemigos para afirmar que se encontraba en el ocaso de su carrera. Hasta los tres goles marcados esta noche sumaba «solo» siete tantos y sus adversarios genéticos aseguraban que ya no volvería a anotar cincuenta dianas por temporada. Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro se sentía indignado por todas esas acusaciones, casi personales. Se le exigía que ofreciera un buen partido ante un rival importante, como si no lo hubiera hecho nunca. Y saltó al césped del Calderón con el objetivo de superar la plusmarca que Di Stéfano poseía en las visitas del Real Madrid al Atlético: diecisiete. El portugués, de «nueve», recordando a Hugo Sánchez en el periplo 1985-1992, firmó anoche un triplete y alcanzó los dieciocho en territorio comanche. «Marqué otro gol muy claro que me anularon», señaló el artillero a Zidane al enfilar los vestuarios en el intermedio. Cristiano Ronaldo se reivindicó en el estadio adverso que mejor se le ha dado en su vida.

«Y marqué otro gol que me anularon», comentaba Cristiano a Zidane y a sus compañeros en el descanso

El favorito a ganar el próximo Balón de Oro se aprovechó de un primer tiempo del líder que demostró que las estrellas también saben defender. Bale ayudó como nunca a Marcelo por la banda izquierda. Lucas fue un destructor por la derecha. Y el propio Ronaldo presionó sobre el jugador rojiblanco que tenía el balón. Jugó de delantero centro puro y demostró que lo hace todo bien en todos los pustos. Demasiado bien.

Fue un equipo

El «siete» solicitó primero ese «gol» que el juez de línea no concedió porque el poste le impidió discernir con claridad si la pelota entró en el toque cercano del portugués. Pudo serlo. Pocos minutos más tarde rubricó el tanto que abrió el marcador en un lanzamiento de golpe franco que tocó en el cuerpo de Gabi y engañó a Oblak. Y pasada la media hora realizó un bonito remate en un escorzo que mereció el gol, pero Oblak pudo detener el cuero.

El portugués supera la marca de Di Stéfano en campo rojiblanco, 17 goles con el Real Madrid, al anotar tres y colocarse líder de la historia del club, con 18 en territorio comanche

El dominio del Atlético en el segundo tiempo cambió la forma de atacar del luso, que buscó sus oportunidades al contragolpe. Colocado de «nueve», se pegó con Godín en los balones aéreos. Y casi se pegó de verdad con Koke después de otro centro por alto que provocó el choque de sus cabezas.

El mayor artillero de los ciento catorce años de historia del Real Madrid sentenció el último derbi en el Manzanares al ser víctima de un penalti, provocado por Savic, que él mismo ejecutó con un engaño al guardameta rojiblanco. Listo, el luso lanzó el balón de la pena máxima por su izquierda, raso. En la final de la Champions sentenció la undécima Copa de Europa para su club con un disparo por la derecha, casi a la escuadra.

Sus tres tantos silencian muchas críticas de sus enemigos biológicos

Ronaldo celebró el segundo tanto dirigiéndose hacia una televisión. Y sin respiro, rubricó la tercera diana al tocar con acierto el pase perfecto que Bale le dio tras protagonizar una bonita jugada. Con los tres «goals», el luso se situó como Pichichi provisional de la Liga en la jornada duodécima, con ocho. Durante once ha tenido que escuchar que estaba en el final de su trayectoria profesional.

Le exigían que marcara en los encuentros relevantes y endosó tres al eterno rival. Ya suma diez en la temporada. Zidane quiso que el futbolista que decidió el encuentro se despidiera de la afición madridista presente en el campo, y de la rojiblanca que le increpaba, al sustituirle para darle unos minutos a Marco Asensio. El Real Madrid dio un golpe a la Liga en el estadio que mejor se le ha dado siempre a domicilio. Cristiano se despidió para siempre de su estadio fetiche.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios