Real Madrid

El presidente de los árbitros: «El Real Madrid no cae bien en este estamento»

El momento fue histórico. El presidente de los árbitros aleccionó a los colegiados en una reunión privada con un mensaje que marcaba tendencia

Actualizado:

El Real Madrid analiza históricamente un perjuicio arbitral permanente desde que Ángel María Villar y Victoriano Sánchez Arminio aplicaron un lema hace trece años, cuando Gerardo González aspiró al cargo y casi les derrota : «Si no estás conmigo, estás contra mí». El club blanco no apoyó a Villar. Y lo ha pagado caro desde entonces. Es importante destacar la falta de sintonía de la Federación Española con la entidad madridista. Un antagonismo que el ya expresidente federativo, en pleno proceso judicial, llevó al extremo de la indignación del club cuando nombró a Ramón Calderón en 2009 presidente de la comisión del Centenario de la Federación Española de Fútbol. Esta provocación es mucho mayor que todas las designaciones arbitrales que pueda decretar Sánchez Arminio.

El expresidente del Real Madrid fue acusado judicialmente por tres delitos en el «robo de la asamblea del club de 2008». Y la reacción de Villar fue darle un cargo oficial, en una clara demostración de confrontación con el club.

Tebas conoce ese mensaje

En la entidad madrileña conocen bien el discurso que Sánchez Arminio dio a sus pupilos, los colegiados, hace dos temporadas en Santander. «El Real Madrid no cae bien en ese estamento». El jefe cántabro les explicó la oposición del Real Madrid a su gestión del estamento y la petición de un cambio de personas y de dirección. Todo lo contrario que el Barcelona. El mensaje velado era evidente, revelador, de lo que los jueces debían hacer en el campo. A buen entendedor pocas palabras bastan. Javier Tebas, presidente de la Liga Nacional de Fútbol Profesional, conoce el discurso del jefe arbitral. Y también persigue el cambio en la Federación desde hace tiempo.

La provocación más burda de la Federación contra el Real Madrid fue designar a Ramón Calderón, acusado de tres delitos por el «robo de la asamblea del Real Madrid en 2008», presidente de la comisión del Centenario de la FEF

Lo que nadie entiende es que Sánchez Arminio no haya dimitido desde que su mensaje sectario se ha hecho público. Es una prueba más de su anhelo por continuar al frente del comité técnico de árbitros hasta el final. Es lo que le pide el expresidente destituido, con el que ha compartido el poder desde 1998 hasta hoy.

La dimisión que presentó cuando Villar fue encarcelado fue un mero gesto fotogénico para que Juan Luis Larrea, 70 años, también eterno en la Federación, le pidiera que siguiera. Si Sánchez Arminio hubiera querido dimitir de verdad, lo habría hecho irrevocablemente. No vuelve al puesto, rechaza el salario y se acabó. Nada de esto hizo.

El «jefe santanderino», como le llama un opositor, cobró un promedio de 142.942 euros entre 2009 y 2015; Villar ganó 151.000 euros

El «jefe santanderino», como le llama un dirigente territorial opositor, ganó un promedio de 142.924 euros en el periodo 2009-2015. Solo nueve mil menos que el sueldo que la Federación afirma que tiene Villar. En ningún otro sitio cobrará Arminio tanto dinero. Pero lo más importante para el dirigente de los árbitros es que sabe que, una vez destituido, no volverá a tener poder en el fútbol. Su misión, como la de Juan Luis Larrea, es aguantar en esos puestos mientras puedan y retrasar el cambio imparable que comenzará en noviembre. Porque asume que, cuando se vaya, habrá colegiados que relatarán sus «mensajes».