Real Madrid

Así fue la bronca de Zidane que despertó al Madrid

Tras el empate con el Éibar, «Zizou» expuso con crudeza a sus hombres que así no iban a ninguna parte. «O luchamos o no hay nada que hacer»

Así fue la bronca de Zidane que despertó al Madrid
TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Los jugadores hicieron por fin caso a Zidane y el Real Madrid regresó a la victoria con una goleada. Fue la reacción a cuatro semanas muy duras, con tres empates en Liga que pusieron en entredicho las aspiraciones blancas a ganar el campeonato español. La última igualada, frente al Éibar, recordó al punto de inflexión que el conjunto madrileño vivió cuando perdió ante el Atlético por 0-1 en las últimas horas de febrero. Entonces, el francés cortó por lo sano y dejó en el banquillo a James e Isco, para alinear a Lucas y Casemiro. Siete meses más tarde, Zinedine protagonizó, ante el Éibar, la misma bronca con sus pupilos que mantuvo cuando los rojiblancos vencieron por 0-1 en el Bernabéu luego de disputar 120 minutos y penaltis contra el PSV en la Champions. En aquella situación criticó a sus hombres por no correr más que los pupilos de Simeone. Ante el Éibar les dijo lo mismo con otras palabras. «Si no corremos más que el rival no hay nada que hacer».

«Hoy no se gana solo con la calidad», destaca el francés, «hay que entrar a los partidos con intensidad»

El editorial de Zidane ante la plantilla fue directo. «Hoy no se gana solo con la calidad. Si no luchamos no hay nada que hacer. Así no vamos a ninguna parte. Hay que entrar a los partidos con intensidad». Los futbolistas sabían que tenía razón, pero no todos comenzaban los encuentros enchufados.

El entrenador avisó de una revolución similar a la de febrero en la visita al Betis. Las lesiones le obligaron a presentar un once distinto al que deseaba, ante las ausencias de James, Ramos, Casemiro y Modric. Jugaron y brillaron Isco, Kovacic y Pepe. Cristiano regresó al gol y a la velocidad. Y el Real Madrid fue diferente con la energía del portugués, ya «confiante» en su estado físico, preludio del rendimiento futbolístico.

Un cuarto empate en Liga era muy peligroso

El conjunto madrileño entró fuerte al encuentro del Villamarín, dirigido por quien mejor lo hace, Kroos, y en cuatro minutos vencía por un gol. En el descanso ganaba 0-3. Todo fue sencillo cuando sus hombres comenzaron a tope, concentrados.

El técnico les advirtió a sus jugadores que un cuarto empate en Liga generaría una crisis y les exigió esa intensidad perdida hace un mes. Salieron por fin enchufados y golearon. Reconocen que su jefe tenía razón: «La intensidad hace ganar con facilidad», analiza «Zizou».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios