DE SAN BERNARDO ABC
Real Madrid

Asensio: «Cristiano me ve Balón de Oro, es un honor, pero paso a paso»

Firma hasta 2023, su tercer contrato en tres años: «Todo ha ido muy rápido en un año, pero soy el mismo gracias a la ayuda de mi familia»

Actualizado:

Está dotado con todos los toque de magia para ser el mejor futbolista del mundo. Descolló ya a los doce años, en la cantera mallorquina. Cristiano afirma que es el futuro Balón de Oro, el futuro The Best, el que le quitará los galardones a él por cuestión de edad y de la calidad que atesora este centrocampista con aires de extremo izquierda que se coloca en la derecha. «Cristiano me daría el Balón de Oro en el futuro, es un honor, un gran elogio, pero yo ahora no pienso en eso. Voy paso a paso».

Es su forma de soltar su zurdazo la que le eleva a la gloria. Cada vez que coge un balón encara al contrario porque tiene que regatearle, le sale del alma. Renueva hasta 2023, su tercer contrato en tres años.

«Quiero ganarme cada vez más minutos con Zidane, fue duro llegar y es duro mantenerse arriba»

Es esa necesidad física, química, empírica, la que delata su maestría genial. Cuando recibe una pelota quiere superar al enemigo, no busca el fácil centrocuentismo de pasar el balón al lado y quitarse problemas. No señor, Asensio se los crea, porque tiene tanta calidad que le brota sola. El cuerpo le pide hacer lo más difícil, porque es un genio del fútbol y siempre busca el más difícil todavía, el más allá ¿Por qué? Porque su mente le dice que tiene tanto talento dentro que debe ponerse exámenes constantes para mejorar. Sale y dribla, de lo contrario no es feliz. Se llama Marco Asensio y será el líder de la próxima década prodigiosa del Real Madrid, encabezada por él, por Isco, por Ceballos y por Theo. El mallorquín señala a Cristiano como espejo: «Es de admirar que tenga la máxima ambición con todo lo que ha ganado, es nuestro ejemplo a seguir».

«Mi ejemplo a seguir es Cristiano, es de admirar que tenga la máxima ambición con todo lo que ya ha ganado»»

Desde niño destacó por su técnica, por ese tren de control bajo que convierte su zurda en su mano. Decían los ojeadores que era un joya. Y era verdad. Firmó por el Real Madrid en diciembre de 2014 y se quedó cedido en el Mallorca. Acabada aquella temporada, el mallorquín jugó cedido en el Español para adquirir la experiencia de Primera. En julio de 2017, Zidane le abordó en la concentración de Estados Unidos y le expuso que sería futbolista de la primera plantilla. Pocos días después, el niño de Palma se estrenó oficialmente con un golazo al Sevilla en la Supercopa de Europa disputada en Trondheim (3-2). Desde entonces, su ascensión ha sido meteórica. Imposible de superar. En un año lo ha ganado todo.

«Mi mejor recuerdo es el gol de la final de la Champions, por su trascendencia. Era un sueño» Vive muchos sueños, los provoca con su clase. Cristiano, como decimos, le sitúa como un próximo Balón de Oro. Y el portugués busca el quinto.

Su técnica de regate es analizada en vídeo; lleva el balón pegado al pie y arranca con potencia para desbordar al contrario por velocidad. Su clase le permite controlar la pelota sin que el rival vislumbre si le superará por un lado u otro. Está tocado con la varita de los dioses

El centrocampista ha levantado un Champions, una Liga, dos Supercopas de Europa, una Supercopa de España y un Mundial de Clubes. Seis títulos, uno menos que Zidane, que celebró también la Copa de Europa anterior.

El chico solo tiene 21 años. El balear quiere escribir una de las mejores historias del Real Madrid. Es un mago del balón para una década prodigiosa. Dotado de una enorme técnica, se fijó desde niño en los grandes para mejorar y progresar: «Mi ídolo de la niñez era Zidane y tengo la suerte de tenerle hoy como mi entrenador. Y mi ídolo en el equipo es Cristiano, por sus ganas de trabajar para ser el mejor».

Está destinado a ser un líder del Real Madrid, es una estrella ya formada a los 21 años que cada vez brillará más

Su técnica de regate es estudiada en vídeo. Lleva el balón pegado al pie y arranca con potencia para desbordar con velocidad. Su clase le permite controlar la pelota sin que el adversario sepa si se puede escapar por un lado u otro en el dribling. Está tocado con la varita de los dioses. «He evolucionado mucho en un año, he aprendido bastantes cosas, pero me queda mucho margen de mejora».

«Mi ídolo de la niñéz era Zidane y tengo la suerte de tenerlo hoy como entrenador; y mi ídolo actual es Cristiano, por esas ganas de trabajar para ser el mejor»

El Real Madrid lo sabe. Por eso le siguió y le fichó en 2014. El mediocampista y la entidad han acordado la ampliación de su contrato hasta el 30 de junio de 2023. El jugador firmará hoy su nuevo convenio. En un año, la vida le ha dado un vuelco a este muchacho. Hoy hablará de su presente y su futuro. Es una estrella hecha que cada vez brillará más. Será un líder del Real Madrid muy pronto. «Ahora los galones los llevan los veteranos, paso a paso».