El cantante Raphael estará el domingo en La Línea. :: LA VOZ
CULTURA | ENTREVISTA

Raphael: «Mi público nunca me verá mal encima de un escenario»

El artista jienense regresa a Cádiz para presentar en el Falla 'Lo mejor de mi vida', un espectáculo que reúne sus grandes éxitos y temas nuevos de 'El reencuentro' Raphael Cantante

Actualizado:

Por eso de que apenas tiene diez años, aunque su carné de identidad chiva que le queda uno para alcanzar los setenta, el cantante Raphael tiene una resistencia física envidiable. Ayer en Latinoamérica, hoy en España, mañana en Rusia... Y sobre cada uno de esos escenarios, lo más excelso de su trayectoria profesional condensado en dos horas y media de encuentro con el público, «siempre cálido y entregado». 'Lo mejor de mi vida' reúne las canciones de siempre del artista de Linares, junto a otras nuevas firmadas por Manuel Alejandro y presentes en el disco de ambos, 'El reencuentro'. Mañana y pasado, con quien se vuelve a citar la voz de 'Escándalo', 'Yo soy aquel', 'Digan lo que digan' o 'Balada triste de trompeta', entre otros muchos, muchísimos éxitos, es con la gente del Gran Teatro Falla de Cádiz. Él avisa: su mejor noche, después de cinco décadas de entrega sobre las tablas, «está por venir».

-¿Qué va a ser 'Lo mejor de mi vida'?

-Traigo lo que yo considero lo mejor de mi repertorio, un repertorio consensuado con el público, que es quien ha hecho históricos a estos temas. También habrá algunas canciones del disco grabado con Manuel Alejandro, 'El reencuentro'. De esta manera la leyenda continúa.

-Son más de 50 años sobre los escenarios, ¿cuál es el secreto para aguantar física y mentalmente?

-Estoy muy bien de salud y se ve, se me nota. Estoy muy fuerte físicamente y también mantengo muy alta la ilusión, ha acrecentado incluso. Para mí cada concierto es un reto, es como la primera vez. Me siento un aprendiz de todo y maestro de nada. Al estar libre de vanidades salgo a cada escenario a matarme. Me gusta, además, que se me note, que he llevado mi vida como me gusta, que hago lo que me apasiona.

-¿Lo mejor de su vida ha sido su carrera profesional?

-Creo que he dado lo mejor en mi vida profesional, lo máximo que podía hacer. Tengo un repertorio extensísimo y muy aclamado, en ese terreno soy un suertudo.

-¿Cómo ha conseguido que se enganchen a sus canciones jóvenes y adultos?

-Es milagroso que eso se produzca diariamente. Mañana estoy en Cádiz, pero vengo de Latinoamérica y me voy a Rusia después... Creo, simplemente, que nací a tiempo, a tiempo con los tiempos, hay gente que no ha tenido esa suerte. El único secreto para conseguirlo es el trabajo, la dedicación, la experiencia y el saber cuidarse, tu público siempre te tiene que ver hecho un diez.

-¿Teme que pase lo contrario algún día?

-Mi público no verá nunca mal en el escenario, sería apoco inteligente por mi parte después de todo lo que me han dado. Antes de verme mal, me voy de vacaciones permanentes.

-Entonces, si no dispone de una fórmula mágica, al menos se considerará un tipo con muy buena suerte.

-Me encuentro en una plazoleta con dieciocho callejones y solo uno tiene salida, y yo tiro por ese. Tengo una intuición animal, siento que cogí la buena ola. Sin tener grandes estudios, he sabido elegir y explotar mi buen olfato. Yo no me meto en cosas que pueden salir mal.

-¿Que haya vendido más de 50 millones de copias ha sido fruto de una buena adaptación al medio, esto es, al mercado?

-Yo no me adapto a nada, mi sello es el mismo desde el principio y con él he funcionado. No lo hago a conciencia, pero siempre camino por el sitio adecuado. Simplemente, creo que el tiempo y yo nos llevamos bien.

-¿Le molesta que le llamen divo, clásico o vieja gloria?

-Me gusta que me llamen Raphael, simplemente. Me considero un artista muy cercano, que está muy metido en las casas. Soy el primo lejano de las familias a la que de vez en cuando vengo a visitar para cantarles. No solo soy un artista cercano para el público, sino también para los compañeros de profesión.

-¿Qué le ha dado el paso de los años a Raphael?

-Sensatez. Me he reafirmado en las cosas que he hecho, el tiempo me ha dado la certeza de que he tomado los caminos que tenía que tomar.

-Parece que no se arrepiente de nada, se le nota muy seguro ...

-He hecho cosas mal pero me di cuenta a tiempo y las pude subsanar. De todas maneras, las cosas buenas que uno ha hecho pesan más, las malas trato de borrarlas de mi mente.

-Usted, que asegura ha tenido dos vidas, ¿sabría decir lo que tiene que tener un artista para serlo?

-Tiene que nacer artista. Se puede perfeccionar con el tiempo, pero si uno no nace artista poco puede hacer. Eso el público lo capta inmediatamente. Imagino que pasa en todo en la vida, en todas las profesiones, uno nace para ser algo, nace con ese talento.

-Entonces, el joven Raphael de Linares nunca imaginó llegar donde está.

-Nunca he pensado en dónde voy a llegar. Tiro cada día según mi olfato, eso sí, voy cumpliendo metas, pero pequeñas. Mi sueño, desde pequeño, ha sido el mismo, estar en el escenario para que la gente sea feliz conmigo.

-Utilizando el título de la canción, ¿recuerda su mejor noche sobre el escenario?

-No, porque está aún por venir. Voy aprendiendo cada día y estoy seguro que lo mejor está por llegar.

-¿La peor?

-Esa la olvidé.

-A tenor de sus palabras, una mala noche es aquella en la que el público se muestra tibio...

-No he tenido público tibios ni indiferentes. Quien viene a mi concierto sabe a qué, yo no engaño a nadie y la gente responde con entrega.

-Como el de Cádiz...

-A esa ciudad la quiero con locura, el público siempre es muy generoso conmigo. 'Cai es Cai'...