Sociedad

La pareja termina, la familia continúa

M. M.
MADRIDActualizado:

Frente a la «idea equivocada» de que «pareja es igual a familia» y romper aquélla es quebrar ésta, la guía '¿Conoces la mediación?' plantea la «idea acertada» de que «la pareja termina y la familia continúa» y añade que «la separación bien llevada mejora la relación entre la ex pareja y entre padres e hijos». A Bernal le parece muy importante el «derecho-necesidad de los menores a seguir disponiendo de un padre y una madre aunque dejen la convivencia», y remarca que «los hijos deben ser mantenidos al margen del conflicto». Aunque el manual reconoce que la continuidad parental «es difícil en una pareja que ha decidido rehacer su vida por separado y cuyo sistema de comunicación es nulo», los mediadores no deben renunciar a ofrecer a ambos progenitores «información tendente a un cambio de actitud que les prepare para el cuidado conjunto de los hijos».

Sobre la custodia compartida, Bernal aclara que «es seguir ejerciendo» como padre y madre igual que antes de separarse, «con la diferencia de que tienen distinto domicilio». La proximidad de ambas viviendas «propicia la complementariedad de funciones y hace más fácil la atención conjunta de los menores», añade la presidenta de la Asociación Estatal de Mediadores, quien subraya que «se trata de adaptarse a las necesidades de los hijos». Y para que no queden dudas, remacha: «La custodia conjunta no es sinónimo de repartirse a los menores al 50%, sino de cubrir sus necesidades entre ambos».

El problema, a su juicio, es que «los cambios legales no se corresponden con los del terreno emocional», donde la ruptura sigue «presidida por fuertes enfrentamientos» y las intensas emociones hacen difícil «vislumbrar el beneficio de su uso para los hijos».