Agentes de la Guardia Civil trasladan a uno de los detenidos en los juzgados.
Agentes de la Guardia Civil trasladan a uno de los detenidos en los juzgados. - Antonio Vázquez
SUCESOS

La jueza imputa homicidio a los detenidos por el ajuste de cuentas de Chipiona

Los sospechosos han sido enviados a prisión tras declarar durante toda la mañana en los juzgados de Sanlúcar

También se les atribuyen los delitos de homicidio en grado de tentativa, detención ilegal y tenencia ilícita de armas

M. Almagro
CádizActualizado:

Los sospechosos de haber participado en el supuesto ajuste de cuentas de Chipiona han sido enviados a prisión provisional, comunicada y sin fianza tras declarar durante toda la mañana de este miércoles ante la titular del juzgado de primera instancia e instrucción número uno de Sanlúcar, quien conduce el caso.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), inicialmente la jueza atribuye a los cinco arrestados un delito de homicidio, dos delitos de homicidio en grado de tentativa, tres delitos de detención ilegal y otro de tenencia ilícita de armas.

Los detenidos por arrojar tres cuerpos a la carretera con un fallecido y otros dos hombres en estado crítico con fracturas craneales y graves lesiones comenzaron a declarar en torno a las diez de la mañana.

Ante unas fuertes medidas de seguridad con un dispositivo especial, los investigados eran trasladados a primera hora desde los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil en Cádiz hasta los juzgados sanluqueños. Uno de ellos ya había declarado ayer por la tarde.

Ajuste de cuentas en Chipiona

Los detenidos han tenido que responder sobre los hechos de los que se le acusan, entre ellos, la muerte del chipionero M.J.R., de 39 años, y la supuesta tortura a la que le sometieron a él y a dos amigos suyos para luego arrojarlos desde una furgoneta a la carretera este pasado domingo.

Cuatro de los acusados son de origen francés de ascendencia africana, además de un marroquí que conducía la furgoneta que fue interceptada en el barrio sevillano de los Remedios. Los otros cuatro fueron arrestados en la carretera A-66 escapando en otro vehículo. La persecución y captura resultó un éxito. Un guardia civil fuera de servicio los vio huir y los siguió indicando en todo momento a la central por donde iban.

De momento, el caso sigue bajo secreto de sumario mientras continúan las pesquisas. La principal hipótesis que se maneja es que todo se haya tratado de un 'vuelco' de droga. Es decir, un robo de hachís entre clanes. Por ello se sospecha que los franceses, pudieron retener a sus víctimas y luego torturarlas con golpes y pinchazos para intentar que les dijeran dónde guardaban la droga.

En la furgoneta interceptada de Sevilla se encontraron abundantes rastros de sangre. «Parecía un matadero», llegó a decir una fuente policial. Además se halló una escopeta y 8.000 euros.