Detención de uno de los sospechosos en Sevilla. - EMERGENCIAS SEVILLA
SUCESOS

Retenidos, maniatados y tirados a la carretera, ajuste de cuentas en Chipiona

La Guardia Civil investiga cuál fue el motivo para que tres hombres acabaran este domingo tirados en una cuneta, uno de ellos fallecido y otros dos heridos muy graves

Cádiz / Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un ajuste de cuentas por un asunto de drogas. Esa es la principal hipótesis que, en principio, se maneja en cuanto al truculento suceso ocurrido este pasado domingo en Chipiona en el que un ciudadano vio en la carretera como desde una furgoneta tiraban a la cuneta a tres personas. Tres hombres. Uno, ha fallecido y los otros dos han resultado heridos graves y están ingresados en dos hospitales de Cádiz. La Guardia Civil se encuentra investigando el caso.

El suceso ocurrió a las cinco y media de la tarde, pero, todo apunta a que las víctimas, al parecer todos naturales de Chipiona, fueron retenidos por sus supuestos captores horas antes. Aproximadamente en torno al mediodía.

Según ha podido saber este periódico, las víctimas fueron arrojadas desde la furgoneta con las manos atadas y presentan multitud de golpes. No parece que haya ningún herido de bala. Todo indica por tanto que pudieron recibir una paliza o ser torturados para que hablaran y posteriormente, fueron tirados en marcha a la calzada. Además, en este vehículo que se ha interceptado en Sevilla, tras la detención de unos de los sospechosos, se han encontrado numerosos rastros de sangre, que podrían corresponder a los retenidos.

Al arrestado en el barrio sevillano de los Remedios, un ciudadano marroquí, le constan multitud de antecedentes por delitos contra la salud pública. Junto al resto de detenidos, oriundos de Portugal, se encuentran en los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz, quien dirige las pesquisas.

De momento, no han trascendido muchos más datos sobre el suceso, aunque el arresto inmediato de todos los sospechosos y el hallazgo de los vehículos que utilizaron son ya bastante determinantes para esclarecer este caso que ha vuelto a llevar a la Costa Noroeste gaditana otro episodio de violencia, vuelcos y drogas.

Los servicios médicos atienden a los heridos, ayer en el lugar de los hechos.
Los servicios médicos atienden a los heridos, ayer en el lugar de los hechos. - La Voz

Persecución: Huelva y Sevilla

El éxito de la persecución y captura de los supuestos autores de los hechos ha sido también crucial. Tras el aviso de un ciudadano a la Policía Nacional se puso en marcha un importante despliegue para dar con ellos. Sucedía en la carretera A-480 a la altura del kilómetro 5, muy cerca de Chipiona, en una de las salidas hacia Rota.

Un guardia civil fuera de servicio iba en dirección al Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro, junto a su hijo que iba a hacer el examen de ingreso. En ese momento recibió la descripción de los vehículos e informó de que acababan de adelantarle a gran velocidad y en dirección a Sevilla los coches que estaban buscando. Una furgoneta y otro coche con matrícula extranjera.

Tras ello el guardia civil aceleró y alcanzó a la furgoneta y al turismo, comunicando la posición de los dos vehículos y, a partir de ese momento, se convirtió en «los ojos» de la central para organizar la interceptación de los presuntos delincuentes.

Fruto de esta acción se procedió a la intercepción del primer turismo. Habían cogido en dirección a la Ruta de la Plata. En la A-66, muy cerca de la localidad sevillana de San José de la Rinconada. En el interior viajaban cuatro hombres que fueron detenidos al momento.

Por otro lado, el otro vehículo, la furgoneta, cogió dirección Sevilla. Allí se dio aviso a la Policía Local de que lo interceptaran. Tras entrar en la capital hispalense por Blas Infante, se dirigió a República Argentina. Ahí ya estaba cercado por varios miembros de la Policía Local, Policía Nacional y la Guardia Civil, quienes pudieron detenerlo en la calle Naos.

Su detención no fue nada fácil y alarmó a todos los que a esa hora central de la tarde del domingo se encontraban por los Remedios y a sus vecinos que presenciaron esta escena de película. El individuo abandonó la furgoneta e intentó huir a pie. Sin embargo fue interceptado por cuatro agentes de la Policía Local de Sevilla que lo siguieron a la carrera y que tuvieron que dar incluso disparos al aire para que parara. Sintiéndose ya acorralado, el hombre intentó esconderse debajo de un coche y fue entonces cuando lo apresaron a pesar de su gran resistencia. Debido a su fuerza le tuvieron que poner dos grilletes.

Mucha sangre, 8.000 euros y una escopeta

Tras caer en manos de los municipales, los agentes comprobaron que el interior de la furgoneta estaba llena de sangre, «como si fuera un matadero», indican fuentes policiales. Había también una escopeta repetidora y unos 8.000 euros. Ese conjunto de indicios hace sospechar a los agentes de la Benemérita que las víctimas deberían dinero a los agresores o que podrían estar implicados en un vuelco de droga. Los robos a los traficantes está disparando la violencia entre clanes.

La principal dificultad que tiene la investigación de este tipo de casos es el silencio que guardan las víctimas. Al parecer no se había denunciado la desaparición ni amenazas a ninguna de las tres personas que fueron arrojadas a la cuneta.

TESTIMONIO DEL GUARDIA CIVIL QUE LES PERSIGUIÓ POR LA CARRETERA: «SIEMPRE ESTAMOS DE SERVICIO»