CONTRATOS ARABIA

El contrato de las cinco corbetas sigue adelante

El Ministerio de Defensa ha autorizado este miércoles el envío de las 400 bombas de precisión a Arabia Saudí desbloqueando el pedido de Navantia

CádizActualizado:

Confirmado. Las corbetas de Navantia para la Armada de Arabia Saudí siguen adelante. Después de varios días de tensión e inquietud en la Bahía de Cádiz, el Ministerio de Defensa ha autorizado última hora de este miércoles el envío de las 400 bombas de precisión a Arabia Saudí bloqueado la semana pasada por la ministra Margarita Robles. Esta decisión garantiza el contrato de las cinco corbetas que Navantia construirá en el astillero gaditano de San Fernando y que supondrá una inversión de 1.813 millones de euros y la generación de unos 6.000 puestos de trabajos, entre empleos directos e indirectos.

En su anuncio, el Gobierno ha querido remarcar que el material armamentístico que va a proveer a Arabia Saudí pertenece al Ejército español pero es de manufactura estadounidense y se ha autorizado «tras exigir garantías al comprador de que no va a ser utilizado para ningún conflicto con civiles en riesgo», según confirmaron fuentes de la Moncloa.

El proceso de revisión de este tipo de contratos de material de Defensa y tecnología de doble uso destinado a países «sensibles» no es una excepcionalidad, ha argumentado el Gobierno para justificar la decisión de Robles. De hecho, cada año la Junta Interministerial que regula el comercio exterior de este tipo de material -y órgano que autoriza o rechaza las licencias de exportación del mismo- paraliza operaciones para reclamar más garantías al comprador. El año pasado, por ejemplo, rechazó cuatro licencias de exportación a tres países por pesar sobre ellos algún tipo de embargo.

Lo cierto es que desde que la semana pasada se congelara la venta de armamento, cerrada hace tres años por el Gobierno de Rajoy, por miedo a que fuese utilizado contra la población civil de Yemen, la Bahía de Cádiz ha vivido varias jornadas de incertidumbre y reivindicación laboral y también política. El comité de empresa de Navantia en San Fernando ha sido beligerante desde el principio defendiendo la carga de trabajo en peligro en una de las zonas de mayor desempleo de todo el país. Su presidente Jesús Peralta, se ha mostrado desconfiado de todos los llamamientos a la calma realizados desde el Gobierno de la Nación hasta la tarde de este miércoles, en el que ha decidido, en consenso con los trabajadores, dar «un voto de confianza» por las previsiones, ya confirmadas, del mantenimiento del contrato.

Todos los partidos políticos y administraciones públicas en la provincia gaditana se han posicionado a lo largo de la última semana, con mayor o menos rotundidad, del lado de los trabajadores de Navantia instando al Gobierno a dejar de dar «bandazos» y realizar las gestiones oportunas para el mantenimiento del contrato de las corbetas para la Armada de Arabia Saudí.

El PP fue el primero que mostró públicamente estar a favor de las corbetas y conminó al Gobierno de Sánchez a «rectificar» para «no perder el contrato de las corbetas». Le siguió Ciudadanos, PSOE, el alcalde de Cádiz, de Podemos, cuyo partido mayoritariamente no suscribe el pedido armamentístico a Arabia Saludí; la alcaldesa de San Fernando y un nutrido número de dirigentes de casi todo el arco político provincial. La Junta de Andalucía, la Subdelegación del Gobierno y Diputación también han manifestado públicamente su enérgico rechazo a perder el pedido. Los sindicatos -excepto AO- también se han solidarizado con los trabajadores. A esta petición por el empleo para la industria naval de la Bahía también se ha adherido el Clúster Marítimo Naval de Cádiz, cuyo secretario, José Muñoz, pedía este miércoles una respuesta «firme» del Gobierno con respecto al contrato de la venta de las corbetas a Arabia Saudí «para así tener la tranquilidad de que no se va a dilapidar esta gran oportunidad».

Esta decisión cierra un capítulo que ha tensado las relaciones del Estado español con las autoridades saudíes -en desacuerdo con la decisión de Defensa de 'congelar' el envío ya preparado en una base militar de Aragón-, ha puesto en la cuerda floja el contrato millonario vital para el empleo de la Bahía pero también ha forzado la equiparación obscena del derecho al empleo con un derecho humano como es el derecho a la vida, como han criticado muchas oenegés, especialmente las que lideran la campaña Stop Armas Ya.

Voto de confianza

El comité de empresa de Navantia en San Fernando inició sus movilizaciones la semana pasada y había previsto, en consenso con la plantilla, un calendario para continuarlas a partir de este jueves, pendientes de la confirmación oficial del Gobierno, que llegó a última hora de la jornada del miércoles.

Se dio el caso de que las movilizaciones fueron respaldadas incluso por la dirección de la empresa, un hecho inusual. El calendario de movilizaciones tenía previsto reanudarse mañana jueves con una manifestación que reuniera a los tres ayuntamientos de la Bahía de Cádiz que tienen plantas de los astilleros públicos: San Fernando, Cádiz y Puerto Real.

Las ONG's

En 2017, la Junta Interministerial -en la que está Defensa, Exteriores, Industria o Interior- y que preside la Secretaría de Estado de Comercio, prohibió el traslado de pedidos a Israel (diez cañones de rifles y 17 direcciones de tiro para carro de combate), Myanmar (20 pistolas deportivas) y China (seis sistemas de clasificación acústica). En el primer caso la razón fue «el mantenimiento de la paz y la seguridad regionales» y en los dos restantes, el cumplimiento de embargos de la UE.

Sin embargo, la presión de las ONG antibelicistas integradas en la campaña 'Armas bajo control' tuvo efecto en el Gobierno, que se comprometió la semana pasada a revisar el contrato con Arabia Saudí. Estas organizaciones recordaban que Riad llevaba tres años involucrado en una guerra que ha causado miles de civiles muertos en Yemen, como ocurrió en el ataque a un autobús con niños el 9 de agosto, que dejó 51 fallecidos. En agosto pasado Defensa anunció que revisaría las ventas en trámite pero finalmente este miércoles ha aceptado el envío del armamento.

Protección a civiles de Yemen

El posible desvío de las armas que se exportan a Arabia Saudí para su uso en la guerra de Yemen fue el motivo que dio pie la semana pasada al bloqueo de las 400 bombas. La ley española sobre el control del comercio exterior de material de defensa y de doble uso y el Tratado sobre el Comercio de Armas prohiben la exportación de armamento cuando existe el conocimiento de que las armas se pueden utilizar para cometer graves violaciones de los derechos humanos.

La legislación española exige la certificación de uso final de las armas, un documento que se debe tener una vez que se cumplimente la tramitación de autorización de exportación, en proceso aún en el caso del contrato de las corbetas. En relación a esto, este miércoles EEUU certificaba que Riad «toma medidas para proteger a los civiles de Yemen», según declaraciones del secretario de Estado, Mike Pompeo aludiendo al abastecimiento de aviones de combate que provee el país norteamericano a Arabia Saudí.