La búsqueda de Luis Morillo continúa por mar y aire.
DESAPARECIDO

Sin descanso en busca de Luis Morillo, el submarinista desaparecido en los Caños de Meca

Una decena de buzos profesionales voluntarios se sumergen mañana y tarde para encontrar al joven, a quien se le perdió la pista el pasado lunes

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«No vamos a decaer en la búsqueda y seguiremos hasta que lo encontremos». El teniente de la Guardia Civil Rafael Ríos, se muestra así de rotundo cuando se le pregunta por el dispositivo creado para encontrar a Luis Morillo, que desapareció el pasado lunes cuando fue a Caños de Meca para realizar una de sus actividades favoritas pesca de buceo a pulmón.

Las personas que integran el operativo son conscientes de que el tiempo juega en su contra pero las fuerzas no decaen. De hecho cada vez son más los buzos profesionales que llaman o se acercan al centro de coordinación del lugar, instalado en la oficina de turismo, para prestar su ayuda.

Actualmente son una decena, a los que hay que sumar los propios del GEAS (Grupo Especial de Actividades Subacuáticas) de la Guardia Civil, además de otras unidades del mismo cuerpo, personal de Salvamento Marítimo o Protección Civil.

Aunque la esperanza están puestas en los buzos, ya que se considera que el cuerpo podría haberse quedado atrapado en una de las múltiples cuevas o accidentes del terreno que existen en el lugar. La incertidumbre es otro de los problema ya que al no saber la hora exacta de la desaparición no se puede acotar zonas por el movimiento de las corrientes.

Por ello hacen falta buzos y más de los que hay, lanzándose de nuevo una llamada para que sean más las personas que s e incorporen al operativo puesto que la zona a inspeccionar es muy grande.

Precisamente los integrantes del GEAS (están desplegados equipos de Algeciras y Sevilla) están batiendo la zona de la Ensaimada y de la Aceitera, que es mucho más grande y en la que se precisa mayor personal.

La búsqueda del desaparecido, mañana y tarde

Por cuadrantes y zonas se distribuyen los buzos voluntarios que van partiendo en diferentes equipos para realizar inmersiones tanto por la mañana como por la tarde de entre una y dos horas.

Entres ellos se encuentran varios buzos de Go Dive Cádiz, que incluso a cedido material para agilizar la búsqueda. Luis Lagos es uno de los buzos que se encuentran de esta empresa y cuando se enteró de la necesidad de buzos «llamé de inmediato a la Guardia Civil y me pasaron con los GEAS para integrarnos en el dispositivo». Es la primera vez que participa en un operativo de búsqueda si bien cuenta con más de una década de experiencia.

«No conozco bien la zona, pero el mar es el mar. Lo que estamos es ofreciendo nuestra ayuda para encontrar a esta persona y esperemos que sea pronto». Luis se prepara a pie de playa, al igual que Ángel Rivas, que se enteró por compañeros y redes sociales de esta necesidad de buzos. «Estamos intentando movilizar a gente porque el trabajo es el trabajo y tampoco se puede dejar, pero que al menos siempre haya gente cada mañana y tarde para buscar».

Advierte del peligro del lugar puesto «que es cierto que existen corrientes muy fuerte que te arrastran hasta cuevas y huecos que no sabía que por aquí hubiera tantos».

Llega una embarcación de Protección Civil, recoge a tres buzos, entre ellos a Luis, y se va. Ángel espera a más compañeros, saldrá cuando regrese la embarcación. Hay también otros barcos desplegados por el lugar tanto oficiales como de voluntariado, lanchas y mostos de agua.

A ello se suman vecinos tanto de la zona como de Vejer que con prismáticos o a pie observa estas labores. Paco Gómez es pescador y también buzo pero por afición, conoce la zona y asegura que puede ser «muy traicionera. Siempre hay que meterse con otro porque nunca sabes lo que puede pasar».

También están pendientes familiares y amigos de estas labores de búsqueda desde un lugar acondicionado con bebidas y comidas, a la espera de noticias.

Ya han pasado cinco días desde que se denunció la desaparición y comenzó la búsqueda de Luis encontrándose la boya y el arpón que utilizaba para pescar pero sin más rastro por el momento.