Imagen de parte del dispositivo de búsqueda.
Imagen de parte del dispositivo de búsqueda. - L.V.
DESAPARECIDO EN LOS CAÑOS

Guardia Civil, buzos y amigos del submarinista desaparecido rastrean sin descanso

La familia pide que no se deje de buscar a Luis, de 35 años y natural de Vejer, del que no se tienen noticias desde el lunes

V. Sánchez
CádizActualizado:

Salió a practicar pesca submarina a pulmón el lunes por la tarde y desde entonces nada se sabe de él. Luis Morillo, 34 años (este miércoles cumple 35), ingeniero, padre de una niña y natural de Vejer de la Frontera estaba en su tierra de vacaciones, ya que reside en Birmingham. Había venido a pasar unos días para celebrar su cumpleaños junto a su familia.

Desde que la familia sospechó que algo había pasado, el mismo lunes, la Guardia Civil lo busca sin descanso (de hecho el dispositivo se acticó a las 19.00 horas del lunes). Este miércoles se han reanudado las tareas de búsqueda y un Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Benemérita ha estado rastreando y balizando la zona en la que se busca a Luis, que abarca aproximadamente desde La Laja, frente al restaurante El Pirata, a donde salió a bucear, hasta la playa de las Cortinas. Y es que, como explica Carlos Aparicio, amigo y portavoz de la familia del desaparecido, «ha soplado viento de poniente y por eso se busca en toda ese área».

Que continúe la búsqueda

Este primer equipo de GEAS ha estado trabajando hasta las 12.30 horas y el siguiente relevo ha llegado a las 17.00 horas. Junto a la Guardia Civil, que coordina las labores de búsqueda, grupos de buceos de Conil, a los que se ha unido otro grupo de buceo de Gibraltar, así como amigos, familiares y voluntarios con kayaks o barquitos. «La Guardia Civil se está partiendo la cara en la búsqueda, lo está danto todo y la solidaridad de los amigos y la gente que colabora está siendo enorme», afirma Carlos a este periódico.

Hasta el momento solo se han encontrado la boya y el arpón con los que Luis había salido a pescar. «Era un experto. Se había criado aquí, por eso pensamos que ha podido tener una lesión o que le haya dado un síncope», detalla Carlos.

La familia, que no pierde la esperanza, hace un llamamiento, «queremos que esto no se pare y que se siga buscando a Luis».