fútbol | liga europa

La fortuna da la espalda al Athletic

A pesar de su abrumador dominio, los rojiblancos no pueden pasar del empate ante el Hapoel de Kiryat Shmona, que se ha adelantado de rebote

Actualizado:

Cuando aún no se había cumplido el cuarto de hora de juego, el Athletic ya cayó en la cuenta de que la fortuna no le sonreiría. Los rojiblancos se han encontrado con un gol del Hapoel de Kiryat Shmona de rebote en su primer y único disparo a puerta en el primer encuentro de la fase de grupos de la Europa League. La ‘cenicienta’ se le había rebelado al equipo de Bielsa, que necesitaba una reacción urgente. Susaeta, el más incisivo de la primera mitad, personalizó el peligro con dos claras ocasiones. La primera, un disparo cruzado que se ha paseado entre el portero, ya batido, y la línea de gol. La segunda, con un disparo centrado que ha encontrado respuesta en el guardameta. El dominio del Athletic era abrumador, mientras que el conjunto israelí ha encontrado en su gol la excusa perfecta para dar dos nuevos pasos atrás en su ya conservador planteamiento inicial. Susaeta no ha fallado a la tercera.

El eibarrés ha aprovechado un buen pase de Isma López y el error de una endeble defensa para controlar la pelota en el área y devolver la igualada al marcador con un disparo cruzado. Empatar antes del descanso se antojaba crucial para los rojiblancos para encarar con tiempo la remontada. Era el minuto 40. Había margen. Pero el luminoso no se ha inmutado a pesar de las ocasiones de Aduriz y Llorente, que ha salido tras el descanso. Recibido en San Mamés con división de opiniones, aunque con aplausos mayoritarios, el riojano ha sustituido a Isma y se ha presentado como la pieza más necesaria para el Athletic. El ariete que terminaría de hacer posible el asedio.

Bielsa ha vuelto a probar a sus dos delanteros en el mismo sistema, aunque el movimiento apenas duró 14 minutos, cuando Ibai ha entrado por el atacante donostiarra. Llorente se ha convertido entonces en el centro de gravedad de su equipo. Ha terminado de encerrar a los hebreos, que apenas se creían el botín que se llevarían de vuelta. Pero al de Rincón de Soto le han traicionado la puntería y la suerte. Ha gozado de más de media docena de oportunidades, casi todas de cabeza. Iraola, Susaeta e Ibai le han surtido de balones, pero los remates finalizaban fuera, tocaban ligeramente el larguero o se topaban con Amos, el guardameta, convertido en héroe en la recta final del encuentro. Pese a su evidente superioridad, los rojiblancos han tenido que conformarse con un empate que supo a poco en un constante pero desafortunado asedio.